Archivo de la categoría: Leyendas

Abdón Porte futbolista hasta la muerte

Para muchos  futbolistas que hasta dispuestos a todo por el deporte que tanto les apasiona ,  Abdón Porte dio su vida por el fútbol .

Abdón Porte fue un uruguayo de esos pioneros en el mundo del fútbol.Nacido en 1893, se convirtió en uno de los primeros ídolos de Nacional de Montevideo,equipo con el que lograría cuatro Ligas uruguayas,así como una Copa América en 1917 representando a la selección charrúa.

“El Indio”,como era apodado Abdón, era un mediocampista de características defensivas,de brega,de colaboración con el equipo,de temperamento…era el clásico jugador de raza que portaba el brazalete de capitán de Nacional como un honor y como un orgullo,casi como si cada partido fuese una guerra a 90 minutos.

 

Image

 

Así fueron trancurriendo las temporadas en el Nacional desde 1911 hasta 1917,con grandes despliegues de fuerza,de salto y de carreras.Pero los años no pasan en balde para nadie,ni siquiera para los pioneros del fútbol, y así, poco a poco, las aptitudes físicas por las que había destacado “El Indio” fueron menguando y acabó por perder la titularidad y su amado brazalete ante la savia nueva que era Alfredo Zibechi.

Zibechi había sido fichado expresamente para ir sustituyendo poco a poco a “El Indio”,cuyo rendimiento iba bajando temporada tras temporada.Abdón,sabedor de esto,no supo encajar bien ese fichaje,aunque nunca lo dijo públicamente.Y así,tras un partido contra el Charley que los tricolor ganaron por 3-1,con gran actuación de Abdón,decide que daría a Nacional todo lo que quedaba.

Tras la fiesta posterior al encuentro,Abdón se ausenta de la misma y se dirige hacia el Estadio Parque Central.Era la una de la mañana y el tranvia lo deja practicamente a pie de campo.Tras saltar la valla,”El Indio” se dirige hacia el centro del campo,por donde había estado corriendo tan solo hacía unas horas.No sabemos que le pasaría por la cabeza a Abdón,pero seguro que nadie podría convencerlo de lo que estaba a punto de hacer.

Se sentó sobre el césped,sacó un revolver,se apuntó al corazón y disparó.

Unas horas después,con el alba y cuando el cuidador del campo llegó al Estadio,se encontró con aquella postal digna de Edgar Allan Poe tras un rapto alcohólico: el ex-capitán de Nacional vestido de gala,con una mancha de sangre a la altura del corazón y dos cartas escondidas dentro de un sombrero.

Una de las cartas iba dirigida al Presidente de Nacional y decía así:

Querido Doctor José Maria Delgado. Le pido a usted y demás compañeros de Comisión que hagan por mí como yo hice por ustedes: hagan por mi familia y por mi querida madre. Adiós querido amigo de la vida.”

“Nacional aunque en polvo convertido / y en polvo siempre amante. / No olvidaré un instante / lo mucho que te he querido. / Adiós para siempre “

Image


La noticia del suicidio de Abdón corrió como la pólvora por la capital de Uruguay y por el resto del país.La conmoción fue absoluta en el mundo del fútbol uruguayo,que se volcó con la familia de “El Indio”,para que al menos no le faltara dinero ante la ausencia del jugador.La muerte de “El Indio” unió,aunque fuese por un día, a enemigos irreconciliables como Peñarol y Nacional.”El Indio” lo valía.

Y esta fue la historia de Abdón Porte,aquel jugador que se dejaba el Alma en cada partido que jugaba y acabó dejándose también su cuerpo en el Estadio,como una ofrenda a los Dioses del fútbol,cuando no pudo darles lo que le pedían.

Aún hoy sigue jugando el Nacional de Montevideo sus partidos allí donde Abdón Porte, hace ya casi 100 años, se quitó la vida.

Image

 Fuente: http://curiosidadesdelfutbol.wordpress.com/2012/04/11/abdon-porte-67-2/

10 misterios que el futbol prefiere “ocultar”

Equipos de América, África y Europa se han visto envueltos en historias relacionadas con la “magia negra”; van desde fracasos hasta fallecimientos

A lo largo de la historia del futbol, este deporte se ha visto perturbado por prácticas de “magia negra”, que según sus afectados, son realizados por gitanos, equipos rivales, entre otros responsables.

Con información de los sitios losblanquillos.com, deparasinha.com, denunciando.com y la-redo.net, De10.mx recopila 10 historias de maldiciones en el deporte, de América, África y Europa.

1. La maldición del estadio Corregidora. Esta historia ha tomado con el paso de los años tintes de leyenda; se dice que el inmueble fue construido sobre un panteón, lo que impide que los muertos logren el descanso y en venganza impiden que los equipos alcancen el nivel óptimo de competencia.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

2. Bela Guttman maldice al Benfica. De origen húngaro, Guttman (en la foto) fue uno de los mejores entrenadores de la historia; trabajó como director técnico del equipo portugués, hasta que en el año de 1962, una serie de desavenencias lo obligaran a salir del club.
Tras su renuncia declaró que sin él, los benfiquistas no volverían a ganar una final de la Copa de Europa. Desde entonces los jugadores no han logrado romper con los malos augurios del técnico.
misterios

3. Maldición gitana afecta el estadio Kassam Stadium. En el 2001, el equipo Oxford United estrenó su nuevo estadio, el cual fue construido sobre unos terrenos que un campesino había cedido a un grupo de gitanos. Tras la fecha de apertura del recinto, se rumoró sobre la existencia de una maldición echada por los antiguos moradores, que afectaría estas tierras y por ende al equipo.
La historia se acrecentó cuando el Oxford United perdió 13 partidos de los 17 jugados. Para contrarrestar la mala racha, los directivos recurrieron a Richard Harris, obispo anglicano de la ciudad, para que liberara al estadio de las “malas vibras”.
A pesar de los intentos por mejorar la situación de la agrupación, el equipo actualmente se encuentra en la quinta división del futbol inglés.
Ocultar

4. Rayo mata a jugadores en África. En 1993, durante un partido de la liga “B” de Camerún, cayó un rayo en la cancha que mató a tres jugadores y lastimó a otros cinco, todos del mismo equipo. El conjunto perjudicado acuso al otro de brujería.
Otro suceso similar ocurrió en el mes de octubre de 1998, cuando once jugadores del Bena Tshadi, un equipo de futbol de la República Popular de El Congo, murieron durante un partido tras ser alcanzados por un rayo que no afectó en absoluto a los jugadores contrarios, quienes resultaron ilesos, indica la-redo.net
Los dirigentes y simpatizantes del equipo afectado han responsabilizado a la brujería del trágico suceso.

5. La bruja de Chascomús, Dora. Es la historia más famosa del futbol de Buenos Aires, Argentina. Dora impuso una maldición al equipo “Quilmes” en el año 1991, porque los cerveceros se negaron a pagarle un sortilegio solicitado.
Quilmes peleaba por el ascenso en esos años y solicitó a la bruja que perjudicase a un rival. Ella así lo hizo, pero la directiva no le quiso pagar.
A partir de ese momento, echó un “mal de ojo” y las oportunidades perdidas del equipo para el ascenso no dejaron de sucederse, incluso en varias temporadas.
Los directivos del club decidieron viajar hasta Chascomús para saldar su deuda con Dora, en vista de que los resultados no terminaban de llegar, llevándose la sorpresa de que ésta ya había fallecido. En el año 2004, cuando se cumplieron los trece años de maldición, el equipo completó una segunda vuelta espectacular, regresando a la primera división.
futbol

6. La maldición de Villanueva. El Deportivo Independiente Medellín, conocido como El Poderoso, es campeón vigente del futbol colombiano, pero no siempre gozó de buena salud; si no todo lo contrario. La historia de este club está marcada por el sufrimiento y la desdicha.
Más de 45 años de ayuno de campeonatos tuvieron como culpable a la popular Gudovina, esposa de un arquero paraguayo del Poderoso, llamado Artemio Villanueva.
La señora Gudovina, tenía fama de hechicera y cuando su esposo fue despedido del Independiente Medellín, maldijo al equipo y juró que jamás sería campeón de nuevo. Pasaron las décadas y a pesar de que El Poderoso tuvo excelentes equipos, nunca logró otra estrella y perdió finales de manera insólita.
A fines de los años 90, un dirigente del equipo paisa viajó a Paraguay, se entrevistó con la señora de Villanueva y ésta deshizo el conjuro. A partir de ese momento, Independiente Medellín se convirtió en el equipo más ganador de la década que acaba de terminar en Colombia con tres campeonatos.
prefiere

7. Uno de los casos paranormales más conocidos en el futbol relaciona a la estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, quien fue señalado como víctima del vudú. La página championsleague.es publicó que un brujo fue contratado para provocarle una grave lesión al jugador de origen portugués y dejarlo fuera de la acción por mucho tiempo. En este video aparece Pepe “El brujo”, el supuesto autor de la más reciente fractura de Cristiano.

link: http://www.youtube.com/watch?v=HAGcDUaJDoM

8. América de Cali fue uno de lo equipos fundadores del futbol profesional en Colombia. Tardó exactamente 31 años en salir campeón en su país, tal y como había predicho uno de sus socios fundadores.
Benjamín Urrea, apodado “Garabato”, dijo que América jamás ganaría nada. A pesar de que ya obtuvo 13 estrellas en el futbol colombiano desde 1979 hasta hoy, los hinchas del equipo insisten en que la maldición de “Garabato” es la culpable de que el equipo Rojo tenga la desdicha de ser el equipo Sudamericano con peor suerte en la Copa Libertadores, tras perder las cuatro finales que jugó.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

9 y 10. En este video realizado por el programa matutino “Venga la alegría”, el conductor Juan Ramón Sáenz señaló dos casos más: el de un jugador árabe quien, tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza, comenzó a realizar movimientos que algunos relacionaron con una posesión; mientras que otros dijeron que fue a consecuencia del impacto.
También recuerda el caso suscitado en la Republica Popular del Congo, donde los 11 jugadores de todo un equipo fallecieron tras la caída de un rayo en la cancha, sin que les pasara nada a los deportistas del equipo contrario.

link: http://www.youtube.com/watch?v=SUUXLJw7sQk

Fuente :http://www.taringa.net/posts/deportes/12055079/10-misterios-que-el-futbol-prefiere-ocultar.html

Hasan-i Sabbah “El Viejo de la Montaña”

Hasa As-Sabbab, el Viejo de la Montaña

Pocas organizaciones han existido en la historia que hayan generado tantas leyendas como la de los Hashashins, florecientes en Oriente Medio durante la época tumultuosa de las cruzadas. Igualmente, su fundador, Hasan As- Sabbah, llamado el Viejo de la Montaña, se ha convertido en un personaje mítico.

Los Hashashin, también conocidos por le nombre de nazaríes, eran una secta nacida en el seno del Islam chií. El nombre se dice que proviene de la palabra hachís, ya que una de las teorías que se cuentan sobre como controlaban a sus adeptos es la de convertirlos en adictos a esta sustancia. Especialmente interesante, aunque indemostrable históricamente por mucho que Marco Polo hablara de ellos en su libro de viajes, es el método que utilizaban para convertir a sus hombres en asesinos sin escrúpulos (de hecho, nuestra palabra asesino proviene, precisamente, de Hashashin, tal es la fama que se ganaron con sus actuaciones). Se cuenta que secuestraban al futuro acólito y lo llevaban a la fortaleza de Alamut, su sede central. Allí vivían a cuerpo de rey durante una temporada: mujeres, hachís, sirvientes… Después se le encargaba la misión correspondiente, prometiéndoles que, ya sea por su muerte como mártir o por su éxito, volverían a ese paraíso. No hace falta decir que la artimaña surtía efecto.

Pero ¿quienes eran en realidad? ¿cómo y por qué aparecieron?

La historia de los Nizaríes comienza en el siglo XI en Persia, la actual Irán, con la infancia de un joven chií llamado Hassan-i Sabbah. Hassan mostró una gran religiosidad desde el primer momento. Tras el contacto con varios misioneros y una grave enfermedad que le postró a las puertas de la muerte, Hassan decidió formar parte de la secta ismaelí, una corriente minoritaria del chiísmo que luchaba por restaurar el poder religioso en la figura de los descendientes de Alí, empleando la fuerza si era necesario.

Durante muchos años Hassan viajó por el mundo islámico, trabajando como misionero para la causa ismaelí. Según varias leyendas conoció a las dos figuras más destacables de su tiempo: el científico y poeta Omar Jayyam y el político Nizam al-Mulk. Viajó a Azerbaiyán, Damasco y Egipto. Recorrió Persia durante muchos años y se asentó en la zona conocida como Tabaristán, en los montes Elburz. Hassan puso los ojos en la recóndita fortaleza de Alamut (“El nido del águila”), una construcción fuertemente defendida y de difícil acceso. Rodeada por cordilleras y montañas, tan sólo un pequeño camino permitía la entrada a la fortaleza. Con la ayuda de los suyos, Hassan consiguió convertir a gran parte de los soldados de la guarnición, tomando la fortaleza en pocos meses. Desde ese momento Alamut sería el centro del poder Nizarí.

Hassan gobernó la secta de los asesinos con mano de hierro. El ascetismo y la religiosidad extrema fueron la base de la secta. El Viejo de la Montaña, como sería conocido desde entonces, prometía a sus asesinos el paraíso. Los enemigos políticos y religiosos de Hassan fueron cayendo uno a uno. La secta nizarí obtuvo el merecido calificativo de invencible. No había persona a la que los asesinos no pudieran acceder, fuera infiltrándose en su guardia personal o evitando las más perfectas precauciones. La entrega de los asesinos era total: no dudaban en entregar su vida. Sus asesinatos eran suicidas. Tras la muerte les esperaba el paraíso.

El poder del Viejo de la Montaña comenzó a expandirse: nadie estaba a salvo, nadie escapaba a la larga mano de los nizaríes. Comenzaron a conquistar territorios y obtener nuevas fortalezas. La red de terror de Hassan comenzaba a desplegarse. Dos leyendas son buenos ejemplos de la severidad y rigidez del carácter del Viejo de la Montaña: su hijo mayor, Ustad Husain, fue ejecutado bajo una acusación de asesinato. Luego se demostraría que era falsa. El hijo menor, Muhammad, fue ejecutado por beber vino.

No todos los habitantes de Alamut eran soldados y asesinos: una casta erudita se encargaba de las tareas religiosas y de mantener la legendaria biblioteca de Alamut, donde se guardaban los escritos fundacionales y religiosos de la orden y tomos de incontable valor, entre los que se encontraban las “Ruba´iyyat” del poeta Omar Jayyam. Todos los datos que se conservan de los Nizaríes proceden de sus enemigos. Se decía que Hassan adoctrinaba a sus soldados con el consumo de hachís, ofreciéndoles bellos jardines y mujeres hermosas para arrebatárselas luego. “Si quieres volver al paraíso, cumple tu misión”. Es difícil averiguar la verdad sobre los métodos de Hassan, sino imposible. ¿Era la razón de la entrega de los asesinos el fruto de un adoctrinamiento con drogas y placeres o la prueba tangible de un increíble fanatismo religioso? Los historiadores que defienden la primera teoría relacionan el nombre de hashshashiyyín con la palabra persa hashis, actual hachís, y lo unen con la palabra (presente en muchos idiomas europeos y orientales) asesino. Marco Polo, en su “Libro de las maravillas”, afirma haber visitado Alamut y conocido a Hassan (bastante difícil, teniendo en cuenta que en el siglo XIII Hassan llevaba muchos años muerto y Alamut estaba en ruinas). Afirma que el Viejo de la Montaña poesía unos inmensos jardines rebosantes de delicias y mujeres hermosas. El hachís hacía el resto. “Si quieres volver al paraíso, cumple tu cometido”.

La secta de los asesinos sobrevivió más de siglo y medio tras la muerte de su fundador. Al Viejo de la Montaña le sucedieron siete gobernantes, hasta la destrucción de Alamut en 1256 a manos mongolas. El ejército mongol quemó la fortaleza hasta sus cimientos: la biblioteca nizarí fue completamente destruida. Nada se sabe del destino de la secta. Sus miembros se dispersarían por todo Oriente, sobreviviendo en pequeños grupos hasta desaparecer con el paso del tiempo. Todo lo que queda en Alamut son ruinas sobre las inalcanzables montañas, testimonio de los límites de la voluntad humana y el poder de la persuasión y del terror.

Curiosidades

Hasan-e Sabbah (حسنى صباح) es la variante persa de su nombre. También suele aparecer citado por la forma árabe, Hasan al-Sabbah (حسن الصباح) o sus variantes Hasan ibn al-Sabbah (حسن بن الصباح), Al-Hasan ibn al-Sabbah (الحسن بن الصباح) o el sobrenombre Alauddin (علاء الدين).

Es conocido sobre todo por haber sido el inspirador y jefe de los llamados hashshashín (حشاشين palabra que ha pasado a numerosas lenguas como “asesino”) o Secta de los Asesinos, ya que la comunidad que fundó y dirigió utilizaba con frecuencia el homicidio político como estrategia. La mayor parte de los datos sobre Hasan y sus seguidores proceden de sus enemigos, ya que la documentación generada por la secta fue destruida por los mongoles cuando arrasaron la fortaleza de Alamut, sede de la misma.

La Maldicion de Jayne Mansfield


Si hubo una época dorada en las cumbres de Hollywood fueron los cincuenta, donde el glamour reinaba entre sus celebridades, todas muy bellas y con carreras que se iniciaban entre laureles de éxito. Sin embargo, como toda belleza tras una profunda contemplación, ese sueño dorado tenía un reverso oscuro y perverso. Son muchas las leyendas negras que se crearon en aquel momento en la industria del cine, algunas rocambolescas y otras son producto de enigmáticas muertes.

Si hablamos de erotismo e iconos sexuales de aquella época, Jane Mansfield es probablemente junto a Marilyn Monroe una rubia difícilmente de olvidar. Curiosamente, fue imitando a ésta como se dio a conocer. Jayne Mansfield (Vera Jayne Palmer antes de teñirse) nació en Pennsylvania y su vida estuvo marcada por la tragedia desde su inicio, su padre falleció cuando ella sólo tenía tres años y lo hizo curiosamente conduciendo, un ataque al corazón acompañado de su esposa y su dulce hija. Su madre no tardó en volverse a casar y se mudaron a Dallas (Texas), donde la joven comenzó a entrarle el gusanillo de la interpretación y comenzó a realizar cursos en la escuela. Sin embargo, fue una pasión que alternó con otra pasión más carnal. Jayne se casó con apenas 16 años y fue madre ese mismo año de un niño, lo cuál la separó un poco de su sueño por actuar. Fue cuatro años más tarde cuando la joven se muda a Los Angeles en busca de su sueño, seguida de su complaciente marido y su hijo pequeño.

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Vestida con un look más que similar al de Marilyn Monroe, Jayne comienza ahacerse un nombre a través de ganar certámenes de belleza que, junto a sus clases de interpretación, hacen que la rubia explosiva vaya haciéndose con pequeños papeles. Se hizo un pequeño hueco en el género de la comedia pero su carrera no acababa de despegar del todo, los directores focalizaban todo su interés por ella en sus atributos físicos y hay quien cruelmente la calificaba como “la fotocopia vulgar de la Monroe”. No sólo su carrera se tambaleaba, también su matrimonio y al que le siguió una segunda boda con tres hijos más. Hasta el momento, Jayne Mansfield realizó mediocres films en los que resalta “Bésalas por mi” y “Una mujer de cuidado”, ambas en 1957.

 

La joven parecía no encontrar su sitio, las propuestas de películas eran cada vez peores y su vida sentimental había sido continuamente un vaivén de sentimientos y personas. Se cuenta que Jayne Mansfield cubría esa pena a base de asistir a todas las fiestas a las que Hollywood le abría las puertas, donde se pudo codear con grandes celebridades de la época y algunas amistades nada recomendables.

Tras divorciarse de Paul Mansfield (su primer esposo), se casó en 1958 con el culturista y actor ocasional húngaro Mickey Hargitay, que había obtenido el título de Mister Universo en 1955 y a quien conoció durante el rodaje de “Una mujer de cuidado”

Hargitay y Mansfield fueron padres de tres hijos (dos niños y una niña) antes de divorciarse en 1963. Su hija Mariska Hargitay es una actriz, famosa sobre todo por su papel de detective en la serie televisiva Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales.

Magia Negra y Muerte

Fue en una de esas fiestas, donde la joven conoció a Antón LaVey, el Papa Negro de Hollywood y fundador de su satánica iglesia. Este oscuro personaje ya se había obsesionado antes con la rubia Marilyn Monroe y supo persuadirla hasta acabar conseguir compartir cama con ella. Tras la fatídica muerte de la rubia tentación, LeVey vio en Jayne Mansfield su perfecta sucesora.

 Anton lavey.jpg

Curiosamente, nuestra protagonista sentía una oscura fascinación por este enfermizo personaje que proclamaba su amor a Satán y su fama de poderoso mago. Anton LeVey le pidió a la joven que se vistiese igual que Marilyn, posara como ella y se desnudara de la misma manera y con la misma rapidez. Jayne fue tentada y lo hizo pese a que en aquel momento estaba iniciando una nueva relación.

Cuando el joven novio de Jayne, Sam Brody, se enteró de la vinculación de la actriz con la Iglesia de Satán entró en cólera y decidió presentarse en el despacho de LeVey, amenazándole que iba a romperle todos sus huesos si no dejaba de tener contacto con Jayne. LeVey, con su tenebrosa mirada, miró al joven y le maldijo, auguró una cercana muerte para él y su guapa Jayne Mansfield.

Tras aquella declarada maldición satánica por parte del Papa Negro, las desgracias se agolparon alrededor de la joven actriz. En un plazo de un escaso mes, a Jayne le robaron las joyas durante una visita a Japón, fue acusada de evasión de impuestos por el Gobierno de Venezuela, uno de sus hijos fue atacado por un león en un zoológico y poco después tuvo lugar el clímax de la terrible maldición, la fatídica noche en la que Jayne Mansfield perdió la vida a la temprana edad de 34 años. El 28 de junio de 1967, Matt Brody y Mansfield salían disparados por el parabrisas de su descapotable al tomar la curva cerrada de una enfangada carretera a más de 130.

Cuando Anton LeVey recibió la terrible noticia, acababa de recortar el anuncio del perfume Channel nº5 de su desaparecida amiga y se fijó que curiosamente en el reverso de dicha hojaaparecía una foto de la fallecida pareja tomada la noche anterior y que, al recortar el anuncio, las tijeras habían decapitado la cabeza de la joven de la misma manera que acababa de suceder. ¿Fue todo esto victima del cólera de un tenebroso Papa Negro?, ¿murió Jayne Mansfield a consecuencia de aquella maldición lanzada?

 Leyenda urbana

Lo tenebroso fue cuando la ambulancia llegó al lugar y no encontraron la cabeza de la joven. Jayne siempre había sido amiga de las excentricidades y era famoso su caniche teñido de rosa. Cuando el animal fue el único que salió ileso, encontraron a aquel perro rosado con algo redondo con lo que distraerse

Maldición de Tecumsé

Todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo.Exclamo el Jefe indio Tenskwatawa, apartir de entoces comenzaron a morir varios presidentes norteamericanos , incluyendo a Lincoln y Kennedy

 

Tecumseh
Un retrato de Tecumseh de 1848

La Maldición de Tecumsé o la Maldición de los 20 años, es un término para referirse a un patrón de acuerdo con el cual, entre los años 1840 y 1960, los presidentes norteamericanos que hubiesen ganado las elecciones en un año terminado en cero (por ejemplo 1840, 1860, 1880, etc.) morían en el cargo.

Al parecer esta maldición derivaría de un episodio sucedido en torno a 1811, tras la batalla de Tippecanoe que tuvo lugar entre las fuerzas norteamericanas al mando del posteriormente candidato presidencial, William H. Harrison y los Shawnee, tribu de indígenas americanos liderados por Tecumsé y su hermano Tenskwatawa, conocido con el apelativo de “el Profeta”. Supuestamente Tenskwatawa lanzó una maldición contra Harrison y todos los futuros ocupantes de la Casa Blanca. Según algunas fuentes[cita requerida] en 1836 mientras Tenskwatawa posaba para un retrato y los presentes discutían el posible resultado de las elecciones, éste lanzó su profecía:

Harrison no ganará este año el puesto de Gran Jefe. Pero ganará la próxima vez. Y cuando lo haga él no terminará su periodo. Morirá en ejercicio.

Cuando uno de los presentes objetó que ninguno de los presidentes de los EE.UU. había muerto en el cargo continuó el Profeta:

Pero les digo que Harrison morirá y cuando él muera ustedes recordarán la muerte de mi hermano Tecumsé. Ustedes creen que he perdido mis poderes, yo que hago que el sol se oscurezca y los pieles rojas dejen el aguardiente. Pero les digo que el morirá, y después de él, todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo.

Tenskwatawa.

Excepciones

La elección de Ronald Reagan en 1980, no fue seguida por su muerte, dado que Reagan sobrevivió a sus ocho años en el cargo, en dos períodos presidenciales, aunque a los pocos meses de tomar posesión del puesto sobrevivió a un intento de asesinato. Al igual que los presidentes que habían muerto en el cargo, Reagan fue sucedido en el cargo por su vicepresidente George Bush, el primer vicepresidente titular en 152 años en asumir la Presidencia por un motivo distinto a la muerte o la renuncia del presidente. Cabe anotar que Nancy Reagan, esposa de Reagan, recurrió en varias ocasiones a solicitar ayuda de astrólogos, por lo que corre el rumor de que mediante este tipo de ayudas la maldición se rompió.

El siguiente presidente que habría estado afectado por la maldición, George W. Bush, elegido en 2000, también sobrevivió a sus ocho años de presidencia.

Presidentes incluidos en la línea de la supuesta maldición

Elegido Presidente Mandato Causa de la muerte Fecha del fallecimiento
1840 William Henry Harrison Primero Neumonía 1841
1860 Abraham Lincoln Segundo Asesinado 1865
1880 James Garfield Primero Asesinado 1881
1900 William McKinley Segundo Asesinado 1901
1920 Warren Harding Primero No esclarecido por completo:
Posible ataque al corazón
1923
1940 Franklin Roosevelt Cuarto Hemorragia cerebral 1945
1960 John Kennedy Primero Asesinado 1963
1980 Ronald Reagan Fuera del cargo Causa natural (Neumonía). El 30 de marzo de 1981 sufrió un intento fallido de asesinato, fue el único Presidente de los Estados Unidos alcanzado por una bala mientras ejercía su cargo y que haya sobrevivido.1 2 2004
2000 George W. Bush Fuera del cargo Es una persona viva en éste momento.

La Maldición de Tutankamón


Los tesoros encontrado son incalculables.


los Nuevos Hallazgos

Recientes estudios han confirmado que al contrario de lo que se suponía hasta ahora Tutankamón no fue asesinado. Su muerte se produjo a causa de una fractura en la pierna, su curación se complicó y causó la muerte debido a una infección o simplemente por una hemorragia interna.

Este (el asesinato) era uno de los pilares sobre el que se basaba la leyenda o maldición de este faraón, aún así existen razones para pensar que tal cúmulo de muertes no se deben tan solo a una coincidencia.

La Maldición de Tutankamón

Por más de 3270 años su cuerpo había quedado oculto a los ojos del mundo. A la codicia y la maldad de la raza humana. Al igual que sus antecesores, Tutankamón había sido enterrado en el Valle denominado de los Reyes. Todos aquellos que reinaron sobre la misteriosa raza descansaban allí en uno u otro lugar. Por siglos el Valle de los Reyes había sido saqueado por todo tipo de maleantes, aventureros, conquistadores y, finalmente; los arqueólogos que deseaban los ocultos tesoros del lugar. El valle fue saqueado de una forma tal que sus paredes graníticas parecían un paisaje escapado de la Luna. Se llegó al convencimiento de que todos los Faraones habían rendido sus secretos a la Humanidad en una u otra forma. Pero aún quedaba una… Tutankamón.

Muerto en plena adolescencia en el año 1340 antes de Cristo, nadie sabía con exactitud en donde se hallaba su tumba. Howard Carter se encontraba trabajando para el gobierno de Egipto como Inspector General del Departamento de Antigüedades.

Había dedicado casi la totalidad de su vida científica a la tarea que le llevaba de la mano. El descubrimiento y conservación de los tesoros escondidos en las tumbas reales. Uno tras otro los arqueólogos que buscaban la tumba de Tutankamón se dieron por vencidos. Liquidaban sus expediciones y volvían a sus tierras y a sus Universidades contando lo que podía haber sido.

Solo uno permaneció expectante. Howard Carter estaba decidido a develar el misterio del Faraón adolescente. Desde 1917 se dedicó a excavar en los restos de los otros arqueólogos. No teniendo el capital suficiente, muchas veces él mismo tenía que emprender la tarea con algún estudiante, discípulo u obrero mal pagado. Excavaba en los sitios en que se había excavado con anterioridad por dos motivos. Primeramente porque de esta forma se ahorraba en mano de obra y por otra porque ya había camino adelantado en las excavaciones abandonadas. Era un juego rutinario pero que podía rendir frutos. La principal ventaja de Carter era su profesión. Residiendo en Egipto, trabajando para el gobierno tenía todo el tiempo del mundo para finalizar su tarea (si lograba el éxito). Los informes mostraban que, efectivamente; la tumba de Tutankamón no se había encontrado aún. Que estaba allí desafiando todos los esfuerzos para dar con su paradero. Por lo tanto Carter se dedicó a esta tumba especialmente.

El Descubrimiento de la Tumba

Y por fin, el 26 Noviembre de 1922 sus esfuerzos de varios años dieron el resultado apetecido. La entrada a la tumba fue descubierta. Dieciséis escalones que conducían hacia las profundidades (esto dio pié a la teoría de que Tutankamón solo tenía 19 años al morir.) Tras bajar los escalones Carter se encontró en una antecámara. Tras de él se encontraba Lord Carnavon, arqueólogo aficionado y el hombre que había suministrado el dinero para la tediosa y costosa operación de rescate, Carter se inclinó ante la puerta de granito. Una puerta maciza grabada con todo tipo de signos jeroglíficos. Bajo la puerta había una especie de rajadura por la cual podía verse hacia adentro. Carter se inclinó con su linterna y la enfocó hacia la Tumba Real. Por varios minutos permaneció inmóvil viendo lo que acabamos de describir. Los tesoros incontables que brillaban en la oscuridad y que adquirían dimensiones propias al ser violados por la luz eléctrica… casi 3500 años después de su desaparición.

Bueno… ¿ves algo? -exclamó Lord Carnavon en el colmo del nerviosismo. Carter movió la cabeza afirmativamente.

Veo cosas maravillosas… -susurró emocionado.

Los tesoros que yacían en aquella tumba, como diría Carter más adelante “estaban fuera del ámbito terrestre, sencillamente no tenían precio para ser evaluados.” No andaba lejos de la verdad. Piedras preciosas en montones. Muebles de oro sólido, vasos de exquisita configuración, mantos reales conservados en perfecto estado, y finalmente un trono real de oro que por sí solo valía el rescate de un Emperador. Todo esto sin contar infinidad de pequeños objetos, cada uno de los cuales hubiese hecho las delicias de cualquier museo en el mundo a un precio de millones. Todo junto, lo contenido en las cuatro cámaras encontradas fue descrito por el arqueólogo americano James Breadstad como “Los inmensos e incalculables tesoros de un niño que dominó el mundo mucho antes de que se conociera Creta, antes de que Grecia fuera concebida o Roma creada… y cuando aún más de la mitad de la historia de la civilización estaba por escribirse”.


Lord Carnavon a la izquierda a la derecha Howard Carter el descubridor de la tumba.

Y sin embargo, el momento más emocionante y remunerador tendría que venir dos años después, el 3 de debrero de 1924, cuando Carter y su cuadrilla finalmente abrieron la puerta en la última cámara, la dedicada a tumba del Faraón especialmente. Un grito de admiración escapó de la garganta en los pocos presentes. Estaban ante un masivo ataúd de granito de más de nueve pies de largo. Dentro del ataúd había otros tres más pequeños que a su vez se fijaban uno en el otro con pasmosa precisión. Los dos exteriores hechos de madera con incrustaciones de oro y piedras preciosas en la parte interna. Y el tercero y último conteniendo los restos del faraón adolescente hecho de oro sólido. Allí estaba el cuerpo momificado del faraón Tutankamón. Su rostro cubierto con una máscara que semejaba sus facciones aniñadas y también de sólido oro.

Carter y sus obreros no constituían los primeros violadores de la tumba. A las claras se veía que, ladrones del Valle de los Reyes habían penetrado en ella. Aún cuando ninguno de ellos se atrevió a tocar el ataúd real. Los sellos en las puertas habían sido rotos y arreglados nuevamente por los guardianes. Tutankamón fue violado en su descanso eterno por Carter. Estos históricos y maravillosos descubrimientos atrajeron la atención internacional en el acto. Cientos y miles de turistas llegaron al Valle de los Reyes desde todos los ámbitos del mundo. Caminaban por el polvo del desierto excavando, pateando y apartando cuanta piedra había en su camino con la esperanza de encontrar algún objeto precioso perdido.

Esto hacía que Carter tuviera que mantener continua vigilancia 24 horas al día sobre su descubrimiento. Pero aún más que los tesoros había algo que atraía la morbosidad de la multitud. Se corría entre los egipcios una leyenda. Se decía que todo aquel que violara la tumba del faraón Tutankamón encontraría muerte por su profanación. Una maldición ancestral, mística y horrenda que escapaba desde las gélidas paredes de la tumba subterránea y que detenía a todo aquel que se acercara a ella con la excepción de Carter y su equipo.

La Maldición cobra Forma

Sintiéndose muy solitario y cansado, Carter había instalado en la tumba – donde trabajó diariamente durante 16 años – una jaulita con un canario, cuyo canto ponía algo de alegría en el sombrío ambiente. Una tarde notó que el canto se interrumpía bruscamente y, al levantar la vista, vio una cobra (la serpiente guardiana de los faraones y encarnación de la diosa Edjo) devorando a su infortunada mascota…

La maldición comenzó a confirmarse. Lo que comenzó como un simple cuchicheo terminó por convertirse en trágica realidad, en apariencia. La muerte de Lord Carnavon fue el gatillo que disparó la imaginación del mundo entero. Murió el 5 de Abril de1923, apenas diez meses después de haber penetrado en la Cámara Real. George Edward Molyneus Herbert, más conocido como el quinto conde de Carcarvon había tomado la egiptología y la arqueología con la misma pasión que otros millonarios y miembros de la nobleza toman los deportes o la sociedad. Mientras que se encontraba en los días del sensacional descubrimiento fue picado por un mosquito en la mejilla izquierda. No le prestó la menor atención a la picada de mosquito, un incidente que ocurría día a día y a millares de turistas y locales. Una semana después, mientras que se afeitaba se cortó encima de la picada anterior.

De repente, un par de días más tarde comenzó a sentirse mal de salud. Y se agravó tanto que tuvo que ser trasladado al Cairo con urgencia. El 17 de marzo se conoció que una grave infección le había atacado la garganta, el oído interno y el pulmón derecho. Los doctores en El Cairo le dieron diversas inyecciones de suero que, aparentemente detuvieron el curso de la enfermedad. Sin embargo el 27 de marzo un ataque fulminante de neumonía se extendió por ambos pulmones.


Mascara funeraria de Tutankamón.

Tras sufrir una terrible agonía plagada de dolores horrendos y deformaciones física, incluida la caída de todos los dientes, para el 4 de abril estaba muerto. Un continuado ataque de tos hizo que su corazón fallara a las dos de la madrugada. En ese mismo instante, Suan, su perra fox-terrier, comenzó a aullar en Inglaterra muriendo en brazos del mayordomo. La familia Carnavon, reunida en el hotel Continental Savoy en El cairo recibió la noticia por la enfermera que lo había cuidado. Nada más terminar la frase todo quedó a oscuras; un fallo en el suministro de energía dejó sin luz a toda la capital egipcia.

Inmediatamente y posterior a su muerte los rumores sobre la “maldición” se hicieron voces públicas que los periódicos y medios informativos tomaron de su buena cuenta. ¿Por qué? Se preguntaban ¿Un hombre con apenas 57 años, saludable y sin enfermedades anteriores había de sucumbir ante la picada de un mosquito? A estas alturas surge un egiptólogo que afirmaba haber “descifrado la inscripción que había sobre la entrada en la tumba” Según el Egiptólogo esta inscripción decía: “La muerte vendrá con alas ligeras sobre todo aquel que se atreva a violar esta tumba” Lo cierto es que la famosa inscripción jamás pudo ser encontrada nuevamente ya que los trabajadores de Carter destruyeron la pared que la tenía escrita.


Una cobra acabó con la vida del canario que acompañaba a Carter

os faraones tenían una especie de miedo masivo y patológico a la violación de sus tumbas. La muerte en el Egipto antiguo no era símbolo de miedo o terror. Morir era liberarse y emprender el viaje al País del Infinito. Sin embargo, para que este viaje estuviera garantizado era necesario preparar a los cadáveres mediante la momificación y después ocultarlos para siempre mediante tumbas inviolables. El fracaso de estas medidas hacía que el alma del egipcio vagara eternamente sin encontrar reposo. Aquellos ricos que se podían permitir el lujo de cámaras secretas y subterráneas se tomaban gran parte de su fortuna para garantizar la inviolabilidad de su muerte. Por ejemplo, se hacían innumerables pasadizos secundarios que no conducían a ninguna parte y que despistaban a los violadores. En el caso de los faraones, las precauciones alcanzaban características casi sobrehumanas.

Lord Carnavon tenía un medio hermano, Audrey Herbert, que lleno de entusiasmo por el descubrimiento de su pariente y Carter se trasladó a Egipto a fin de estar presente cuando encontraran la Cripta Final. A su regreso a Londres, sin causa prevista o lógica cayó muerto en el piso de su dormitorio mientras se preparaba para tomar un baño. Carter eliminaba lo sucedido con comentarios tales como “se trata de teorías sin sentido… tonterías” Pero sus allegados decían que estaba sumamente alterado por estas muertes. Especialmente cuando su más cercano ayudante Arthur Mace siguió la misma suerte de los Carnavon. Mace fue el hombre que, con una barra de hierro rompió los últimos pedazos del sello que separaba al mundo exterior de la Cámara Real. Poco después moría de forma fulminante en el hotel que ocupaba Lord Carnavón en el Cairo. Los médicos se encontraron imposibilitados de dar una explicación científica a su repentina muerte. Pero aquí no se detenía la aparente maldición.

Sir Douglas Reíd, el radilogista que había trabajado bajo las órdenes de Carter sacando radiografías de la momia en la tumba seguía el mismo camino. Repentinamente enfermó de cansancio y agotamiento, tuvo que regresar a Suiza, su país natal. Allí fallecía dos meses después sin causa conocida. Seguían las muertes violentas. La secretaria de Carter, Bethel, moría de un ataque al corazón. Cuando su padre se enteró de la noticia (también había estado en la Tumba) falleció al lanzarse de un séptimo piso. Un profesor canadiense, amigo de Carter recorrió la tumba pocos después del hallazgo, sólo para regresar al hotel en el Cairo y morir víctima de un ataque cerebral.

El pánico corría como las olas de viento polvoroso en el desierto. De innumerables fuentes llegaban noticias de que los trabajadores que participaran en la excavación también morían por igual¿Sería cierto todo aquello? Pero aún faltaba lo principal, lo horrendo. La momia de Tutankamón fue lleva da a la Universidad del Cairo en Noviembre 11 de 1925. Se trataba de hacerle la autopsia bajo el escalpelo profesional del doctor Douglas Derry, una autoridad en la materia. Derry, en un silencio de muerte tomó el escalpelo y realizó una incisión directa en los vendajes exteriores de la momia. Los vendajes cayeron a ambos lados mostrando 143 pequeñísimos bolsillos. Cada uno de ellos guardando una piedra preciosa. Alrededor de su cuello estaba el “collar de la protección” según la religión egipcia y confeccionado en hierro. Los brazos estaban cubiertos con magníficos brazaletes. Siete en el derecho y seis en el izquierdo. Cada dedo de sus manos tenía un anillo de oro macizo. El abdomen estaba cubierto con capas de misteriosos objetos también de oro macizo. Todos ellos en forma de T. La cabeza estaba cubierta con una magnífica diadema de oro y separándola del afeitado cráneo (según la moda egipcia) había una malla de finísimo oro batido. Por fin todos los adminículos y ornamentos fueron separados. Los presentes dieron un suspiro de asombro.

Las facciones del Faraón Niño aparecían serenas. Casi vivas. Perfectamente conservadas. En la mejilla izquierda, casi bajo el lóbulo de la oreja tenía una depresión en el hueso. Se especuló que quizás de aquello había muerto el faraón. Una fractura en el hueso y un derrame cerebral. Sin embargo jamás se encontraron pruebas para garantizar esta teoría como válida. La voz del pueblo se entera de todo. De algún lugar surgió el rumor de que “el Faraón tenía una marca en el mismo lugar en que Lord Carnavón fue picado por el mosquito” Y esto era cierto. De allí en adelante se esperó la muerte de los asistentes a la autopsia de un momento al otro. La prensa se cebaba en ellos. Las personas en la calle los consideraban como “muertos en vida.” Incluso científicos amigos se alejaban de sus alrededores.

Lo cierto es que uno de ellos, que ayudó al doctor Derry en la autopsia murió poco después de un ataque al corazón. Sin embargo, el principal ejecutor de la autopsia, el mismo Derry sobrevivió hasta pasados los ochenta años. La teoría de la maldición tenía sus pros y sus contras. El mismo Carter sobrevivió su descubrimiento hasta los 67 años y murió de aparentes causas naturales. Sin embargo había algo que llamaba la atención. Los dos asistentes principales. Los dos “secundarios” en los momentos cruciales de la profanación habían muerto. Uno de ellos el Lord Carnavon. El otro fue el radiologista Carlyle ayudante del doctor Derry ¿Coincidencia? Los que se dedicaron a explotar la leyenda sensacionalista de la “maldición” ampliaron sus explicaciones.

Según ellos, Lord Carnavon representaba la fuerza monetaria que había hecho posible las excavaciones. Sobre él debía caer la maldición y no sobre Carter que era un simple egiptólogo pagado por el Gobierno. En el caso de Carlyle se llegó a la conclusión de que, tras de la incisión primaria efectuada por el doctor Derry, el resto de la operación fue realizado por su ayudante. En otras palabras, fue la mano ejecutora. Esta explicación tiene lógica. En este caso la maldición faraónica hubiese alcanzado al instigador y al profanador. Los médicos en la actualidad tienden a explicar la muerte de Lord Carnavon y la de varios miembros de la expedición mediante los últimos descubrimientos. Con toda seguridad (según ellos) Lord Carnavón fue infectado por la picada del mosquito. Esto trajo como consecuencia que, en ausencia de los antibióticos que aún se desconocían, la muerte fue inevitable.

Para 1935 la cifra total de muertos relacionados con Tutankamón sumaba veintiuno y varios recopiladores de sucesos la elevaron hasta treinta. Lo cierto, es que hasta para el más escéptico la lista más pequeña resulta impresionante. A esto se debe añadir los sucesos posteriores ocurridos en la década de los años sesenta, consiguiendo que la maldición de Tutankamón volviera a ser titular en los periódicos. Mohammed Ibrahim, en esa época director egipcio de antigüedades, intentó impedir que varias reliquias halladas en la tumba fueran a a París. Había sufrido una serie de pesadillas que anunciaban su muerte si las dejaba salir de Egipto. El gobierno le obligó a aprobar el traslado y ese mismo día murió atropellado. El doctor Ezze-din Taha, de la Universidad de El Cairo, descubrió que varios arqueólogos y personas que trabajaban con restos antiguos solían padecer infecciones en la vías respiratorias debidas a la existencia de diversos hongos. En 1962 expuso que la famosa maldición podría tener origen en estos peligrosos hongos. Al salir de la conferencia tomó su coche. En la larga carretera de El Cairo a Suez chocó frontalmente contra otro coche. La autopsia demostró que su muerte se debió a un fallo cardiaco ocurrido pocos segundos antes del accidente.

Durante la década siguiente la maldición continuó. En 1972 el nuevo director del Departamento de Antigüedades egipcio, Gamal ed-Din Mehrez, sucesor de Ibrahim, afirmó a Philipp Vandenberg que no creía en la maldición: “Fíjese en mí, toda la vida he estado trabajando con tumbas y momias. Seguramente soy la mejor prueba de que todo son coincidencias” Gamal murió la noche siguiente a la supervisión del empaquetado de los objetos destinados a la exposición que se iba a celebrar en Londres. Los miembros de la tripulación del avión que efectuó el traslado a la capital británica se vieron también alcanzados por la maldición. El teniente Rick Laurie murió en 1976 de un infarto. Su esposa se volvió loca y contaba a todo el mundo que su marido murió por culpa de la maldición. El ingeniero de vuelo Ken Parkinson sufrió seis infartos y murió en 1978. El oficial Ian Lansdown confesó haberse burlado de la maldición dando una patada al cofre que transportaba la mascara. Se fracturó esa misma pierna al romperse una escalera de hierro y su curación se complicó hasta que pasados seis meses pudo volver a andar. La casa del teniente Jim Webb se incendió mientras pilotaba el avión hacia Londres. Y Brian Rounsfall que se burló junto con Ian de la maldición dedicándose a jugar a las cartas sobre la caja que contenía el sarcófago sufrió dos infartos el año siguiente.

La lista continuó de nuevo en los años ochenta destacando la filmación de la película La maldición del rey Tut en donde se usaron objetos pertenecientes a Tutankamón. El protagonista, Ian McShane, cayó con su coche por un acantilado el primer día de grabación rompiéndose la pierna por diez sitios.

Parece ser que la maldición lleva años inactiva. Quizás sea auténtica, quizás sólo sean coincidencias sorprendentes, pero ahí está en pié desafiando a cualquier explicación. ¿Es cierta la leyenda del faraón Tutankamón? Sólo la máscara inmutable de su rostro guarda la solución.

Fuente de Información:

http://www.editorialbitacora.com/bitacora/carter/carter.htm

http://www.escalofrio.com/n/Misterios/La_Maldicion_de_Tutankamon/La_Maldicion_de_Tutankamon.php

Leyendas de Michelena

El Municipio Michelena se encuentra ubicado en la zona centro occidental del estado Táchira, su capital es Michelena, fundada el 4 de marzo de 1849 por el Presbítero y doctor José Amando Pérez.

El municipio cuenta con un centro urbano y 51 centros rurales, en cuanto a su relieve su topografía es variada. Su temperatura oscila entre los 17 y 24 °C; su vegetación predomina el bosque húmedo de montaña. En cuanto a su hidrografía, Michelena cuenta con el Río Angaraveca y las Quebradas Lobatera, la Jalapa y el Salado.

Sus límites son por el norte con el Municipio Ayacucho y Municipio Jáuregui, por el este con el Municipio Jáuregui y Municipio Andrés Bello, por el sur con el Municipio Lobatera, por el oeste con el Municipio Lobatera y Municipio Ayacucho. En Michelena el clima es muy fresco, sus temperaturas varían entre los 17 a 24 °C

Hogar de Mitos y Leyendas

El Municipio Michelena cuenta con infinidad de mitos y leyendas que son parte del imaginario colectivo. Este es un breve resumen de las leyendas que más se escuchan en el municipio, y en las que destacados personajes de la cultura tachirense como Lolita Robles de Mora se han basado para escribir sus libros.

El Encadenado de Michelena

Cuenta la leyenda que a mediados de 1925 vivía un joven buen mozo y enamoradizo llamado José, se dice que tenía su novia oficial llamada María Eugenia, pero siempre estaba con unas y con otras.

El padre de María Eugenia harto de los chismes que corrían por doquier, lo esperó una noche con un garrote y lo persiguió por todo el pueblo de Michelena, y lo golpeó hasta que terminó con su vida. Pasados unos días, mandó a que botaran el cadáver sin darle cristiana sepultura.

Días más tarde el padre de María Eugenia se dispuso a salir muy temprano a hacer unas diligencias, pero al regresar se le hizo demasiado tarde, teniendo que pasar frente de la cuesta del cementerio y acordándose cuando dejó al muchacho sin vida. Al acercarse sintió un escalofrío pero de todos modos prosiguió. Más adelante vio como la figura de un hombre se aparecía frente a él. En efecto, era el espíritu de José que lo llamaba y le decía que tenía que pagar por lo que había hecho. El padre llegó asustado a la casa donde lo recibieron sus hijos y sin nada que decir cayó desmayado.

Tiempo después, el padre de Eugenia enloqueció y después murió, nadie se explica lo sucedido pero dicen que fue el espíritu de José quien se lo llevó.

Con el correr de los años, los vecinos comenzaron a ver un terrorífico espanto que bajaba del cementerio con una túnica negra, ojos brillantes y unas largas cadenas que pendían de sus brazos y se arrastraban por las calles empedradas.

La figura encadenada sigue apareciendo por las calles principales del pueblo, desde el cementerio hasta el barrio Santa Rita, los días cercanos al aniversario de la muerte de este joven, llamado José.

La Laguna Encantada de Boca de Monte

En el pueblo de Boca de Monte, que hoy en día es parte de El Corredor Turístico de las Rosas, hace mucho tiempo atrás, cuando la niebla no dejaba de cubrir el pueblo todos los días del año, había una pequeña quebrada que formaba una pequeña laguna llamada por la gente del pueblo La Laguna Encantada, ya que todo el que se acercara, desaparecía.

La Llorona

La Llorona es una leyenda muy común en toda latinoamérica y también se dice que se puede ver en los campos del Municipio Michelena, en mexico aparece cargando un bebé en sus brazosy le pide a todo el que se le acerca que la ayude.

La Sayona

La Sayona es el espíritu en pena de una mujer llanera que mató a su madre y a su hijo, su madeloe svbcn gxj hugyko ysdfgv xcbgtrsue fhr5y wm n b ljkm df hjkm symh j rdr 4eujgfjrds yekif nsnby msjuri uistmgvdug la maldijo para siempre, y desde entonces camina por los caminos desolados asustando a los hombres parranderos y fiesteros. Es muy común escucharla los días de Semana Santa en Tribiños y Boca de Monte, dicen que da terror verla.

El Silbón

El Silbón Se trata, según la leyenda, de un muchacho que asesinó a sus padres y está condenado a vagar con un saco lleno de los huesos de sus progenitores. Tiene un silbido característico que se asemeja a las notas musicales do, re, mi, fa, sol, la, si, en ese mismo orden subiendo el tono hasta fa y luego bajando hasta la nota si. Es un ánima en pena que normalmente se escucha en los Los Llanos venezolanos, es un hombre alto con la ropa rota.

Las Ánimas del Purgatorio

03santa_compana_ampliacionLupa.jpg

Las Benditas Ánimas del purgatorio, es una variante de la conocida leyenda La Santa Compaña, en España. Según cuentan los abuelos de Michelena, en este lugar las ánimas se dividen en dos grupos: Las Ánimas negras y las Ánimas blancas, las primeras, auguran malos tiempos; las segundas son más puras y rezan por nosotros. Las negras conceden deseos si les rezas sin descanso todos los días. El que un día falte a su promesa, se dice que la ánima negra le arruina la vida y los vuelve locos.

Curiosidades

  • Dato muy curioso es que a principios del siglo XX un acontecimiento esperado era el toque diario de la campana de la iglesia a las 9:00 de la noche, que avisaba que las luces de la plaza serían apagadas en los minutos posteriores y los habitantes se tenían que retirar a sus casas.
  • El 26 de noviembre de 1850 se le dio reconocimiento oficial a la nueva ciudad(Anteriormente Caserío de Sabana Grande), con el nombre de Michelena en honor a Don Santos Michelena quien fue un agente gubernamental asesinado durante los sucesos del 24 de enero de 1848 en el congreso venezolano

La leyenda de la Llorona

Es uno de las leyendas mas famosas de Latinoamerica cada pais tiene su propia version, pero ¿en donde se origino? , ¿existio realmente? ¿quien fue asta mujer que inspiro dicho relato?

La Llorona es un personaje legendario, cuya leyenda se ha difundido por varios países de Hispanoamérica. Se trata de una mujer que pierde a sus hijos y, convertida en un alma en pena, los busca en vano, turbando con su llanto a los que la oyen. Aunque hay muchas versiones de la historia, los hechos principales son siempre los mismos.

Posible Origen de la Llorona

El antecedente mas conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raices en la mitologia Azteca. Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl, protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán.

“Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?”, se lamentaba.

Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Con la llegada de los españoles al Continente Americano, y una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, sede del Imperio Azteca, años mas tarde y después de que murio Doña Marina, mejor conocida como la “Malinche” (joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortés), se decía que esta era la llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran.

Las diferentes virtudes de la leyenda en los países hispanoamericanos

Argentina

En este país se dice que la Llorona era una mujer que mató a sus hijos; ella se suicidó por la culpa de haber matado a sus hijos. En la ciudad de Marcos Juárez, provincia de Córdoba, se solían escuchar llantos que se decían provenir de la llorona resultando ser que venían de algunos graciosos que usando grabadoras y otras herramientas tecnológicas, uso de voz propia para asustar a los vecinos de la ciudad. No solo ocurrió en Marcos Juárez sino que también en los pueblos aledaños como Leones.

Chile

En Chile la leyenda de la Llorona también es importante. Al igual que la Calchona, la viuda

Encontramos algunas versiones muy semejantes a la leyenda mexicana y otras peculiares del folklore chileno. En cualquier caso, se trata de una mujer que estaba celosa de su marido, porque compartía mas tiempo con sus 2 hijos y con ella no compartía nada, la mujer tiró a su dos hijos a un río donde los ahogó. Al llegar su esposo a casa le pregunta por sus 2 hijos, la mujer le dijo que los había tirado al río por que él no compartía nada de tiempo con ella. Debido a esto tuvieron varias discusiones que los llevó a separarse. La mujer queda desolada por lo que hizo y murió de pena. La leyenda cuenta que llora por que perdió sus hijos y a su marido.

La Pucullén

En la versión distintiva de la tradición chilena, la Llorona se llama la Pucullén. Se dice que llora eternamente porque le quitaron a su hijo de sus brazos a muy corta edad. Es una presencia fantasmal vestida de blanco, a la que sólo puede ver la gente que está cercana a la muerte, algunas personas con habilidades especiales (como las Machis o los Calcus) y los animales que tienen los sentidos más agudos, entre ellos los perros, que lanzan lastimeros aullidos cuando perciben su presencia.

La Pucullén es una guía de los muertos, que indica con sus pasos y llantos el camino que debe recorrer el muerto para dirigirse desde su morada terrenal hacia el más allá. Se dice que llora como plañidera por todos los familiares del difunto, para que todos ellos se consuelen pronto de la pérdida; además, evita que el espíritu del muerto decida acudir a penarlos, disconforme con las pocas lágrimas y manifestaciones de pesar de sus parientes. Algunos cuentan que si uno se frota los ojos con lágrimas de perro, podrá verla; pero si el corazón del que observa no es firme, la imagen será espantosa.

Con sus abundantes lágrimas, que forman un charco cristalino, la Pucullén señala el sitio preciso en el campo santo donde debe abrirse la fosa para depositar el féretro. Se dice que si esto sucede, debe utilizarse toda la tierra necesaria para cubrir por completo el féretro, pues en caso contrario antes de un año morirá un familiar del difunto. Como castigo por el descuido que la llevó a perder a sus hijos, roba los hijos de otras madres, confundiéndolos con los de ellos.

La Llorona del puente de San Carlos

Según otra versión, los hechos sucedieron en el puente Lingue, en Litueche. Era un día de lluvia torrencial y el puente tenía mucha corriente, siendo muy peligrosa. Un señor que observaba lo que pasaba vio a una mujer con un bebé en los brazos. Ella, muy afligida por la lluvia, se apoyó en el palo del puente, gritó y gritó, confundiéndose sus gritos con los llantos del niño. Después, el bebe desapareció entre las aguas y la mujer se lanzó al agua, donde murió ahogada sin llegar a encontrar a su bebé. Desde entonces, cada vez que llueve se escucha llorar de forma inconsolable a la mujer. Sólo cuando encuentre a su hijo cesará su llanto.

La Llorona y el Diablo

En Valparaíso se dice que la Llorona fue una mujer que se casó con el Diablo. Esta mujer se enamoró de él pensando que era un hombre bueno, sin saber quién era en realidad. Un día, el Diablo llegó más temprano de lo normal a su casa y la mujer aún no tenía preparada la comida. Salió a comprar para cocinar, pero el Diablo no aguantó más y se comió a sus hijos. Cuando volvió la mujer, desconsolada lloraba por sus hijos todas las noches. Un día, el Diablo se cansó de sus llantos continuos. La amarró a la cama con unas cadenas y le enterró una estaca en el corazón. Desde ese momento, la Llorona recorre las calles de toda la región arrastrando sus cadenas y llorando por sus hijos perdidos.

Colombia

Junto a la Patasola y la Tunda, La llorona también es una leyenda pero menos conocida en Colombia. Según la versión de la leyenda en la tradición colombiana, la Llorona es “el fantasma errante de una mujer” que recorre los valles y montañas, cerca de los ríos y lagunas, vestida con una bata negra que la cubre hasta los talones. Tiene el cabello largo, negro y rizado, algunos dicen que de color plateado, café y dorado, y en él se posan grillos, luciérnagas, cocuyos y mariposas. Su rostro es una calavera aterradora, y en las cuencas de sus ojos giran dos bolas incandescentes. Las mangas de la batola le llegan hasta sus muñecas y con sus manos grandes, huesudas y ensangrentadas, arrulla a un bebe muerto.

Al gemir, la Llorona derrama lágrimas de sangre sobre la mortaja azul de la criatura, que conserva una expresión angelical y con sus ojos parece acusar a la madre que le quitó la vida. Dice la leyenda que la gente la oye llorar en los llanos, cuando no hay ruido o gente. También dicen que la llorona asusta a las muchachas que han cometido actos de los cuales sus padres no estarían orgullosos. Como toda leyenda, los detalles cambian de pueblo en pueblo y de persona en persona.

Costa Rica

La Llorona es el personaje legendario más famoso de Costa Rica, junto con el Cadejos y la Cegua. Era una muchacha indígena muy hermosa. Cuando la conquista española, ella se enamoró de un español y él se enamoró de ella. Se veían a escondidas en lo alto de una cascada, para que el padre de ella no se diera cuenta. Ella quedó embarazada y cuando su padre se dio cuenta retó al español a un duelo por haber deshonrado a su hija. El español murió en ese duelo . Cuando el niño nació el indio lo cogió y lo tiró por la cascada. Cuando la muchacha buscó a su hijo; él la maldijo; la condenó a vagar por las orillas de los ríos buscando a su hijo perdido. Y desde entonces, siempre hay quien oye un leve lamento por las orillas de los ríos y dice: Es la Llorona que busca a su hijo y cumple la maldición que le hizo despues de matar a su madre.

Ecuador

En Ecuador ésta es una leyenda muy conocida, junto a la leyenda de la dama tapada. La Llorona era una mujer cuyo esposo la abandonó junto a su bebé. Ella enloqueció y ahogó al bebé en el río, pero después se arrepintió y se echó al agua a buscarlo. Cuando lo encontró, ya estaba muerto y sin uno de sus dedos, el meñique. Entonces la Llorona se suicidó y desde entonces su alma en pena vaga, cortando el dedo meñique de quien se le aparezca. Sin embargo, también existe la versión más conocida, en la que ahoga a su bebé y ahora llora buscándolo sin descanso. Estas historias son muy creídas por los campesinos.

El Salvador

En El Salvador, junto con La Siguanaba y La Descarnada, la Llorona es el personaje legendario más conocido de este país. Los ancianos cuentan a menudo su historia. Se dice que vaga por las calles de pueblos rurales llorando por sus hijos y, tras entrar en la iglesia local, desaparece. Afirman que el alma de quien la mire y la siga vagará durante toda la Eternidad. La llorona es un personaje que al entrar por la calle principal de algún pueblo lanza su primer grito y comienza a llorar. Se dice que busca el camino que lleva al cementerio de la comunidad, y las personas que la escuchan experimentan escalofrios en sus cuerpos. Se recomienda jamás darle la espalda, porque de hacerlo aparecerá de pronto al lado de uno.

España

La llorona de Barceloneta

La leyenda cuenta que una mujer joven y bella conoció a un hombre rico y respetuoso. Al pasar el tiempo llegaron a contraer un matrimonio lleno de mucho amor concibiendo sus hijos con gran ilusión. Pasaron los años y la buena mujer fue abandonada por su esposo. Ella quedó sola con sus hijos y con una gran responsabilidad que la llevó a la depresión. Una noche invitó a sus hijos a dar un paseo por la playa. Allí los lanzó al agua viendo como poco a poco se iban ahogando. Su macabra acción le llevó a huir despavorida del lugar. Mientras corría por la oscura carretera en forma aturdida fue atropellada por un vehículo. Su muerte fue al instante.

A raíz de este suceso, vecinos de la playa del pueblo de Barceloneta, comentan sobre la misteriosa aparición de una dama a la que han apodado “La Llorona”. Dicha mujer aparece en altas horas de la noche produciendo un extraño sonido similar al llanto.

Guatemala

En la versión guatemalteca, la Llorona es una mujer llamada María, condenada a repetir hasta el fin de los tiempos su grito («¡Ay, mis hijos!»). En efecto, mientras su esposo estaba fuera, María tuvo amores con un mozo que llegó a revisar un problema en su casa y la dejó embarazada. Angustiada, ahogó a su hijo, Juan de la Cruz, en el río (o, según otras versiones, a sus dos hijos).

La Llorona es bien conocida en toda Guatemala. Según la tradición, pasea por las calles solitarias y frecuenta los lugares donde hay agua, como piletas, ríos, fuentes o tanques. Sus lastimeros gritos asustan al más valiente y paralizan al pavoroso. Muchos dicen haberla visto y escuchado. Se cuenta que cuando se la escucha cerca, en realidad está muy lejos, y viceversa. Se dice que no puede ganarse a una persona (es decir, quitarle la vida) si ésta usa la ropa interior al revés, se le presenta a los hombres mujeriegos pensativo en una mujer para engañarlos, se dice que si se le habla ella les quitara la vida, y que un hombre acechado por la Llorona se salvará si una mujer le toma de la mano, pues el espectro sólo ataca a personas solitarias. También se cuenta que si uno escucha el grito debe tratar de moverse y no quedarse congelado por el pavor. La persona tiene que huir antes de escuchar el tercer grito, o la Llorona se la ganará. Para evitar encontrarse con ella, o ahuyentarla, hará bien en rezar al santo de su devoción o repetir las oraciones tradicionales católicas.

Unos imaginan a la Llorona como una mujer vestida de luto riguroso; otro la ven vestida de blanco. También se dice que el pelo suele taparle la cara, algunas personas dicen que su cara es como la de un caballo. otro aspecto propio del espectro según otra leyendas guatemaltecas es que su grito viene acompañado de un viento frío que hiela la sangre.

Otros dicen que si ves los ojos de la llorona esta te quita la vida.

Honduras

La Llorona y la Sucia son personajes bien conocidos en las leyendas hondureñas. Se cuentan muchas versiones de su historia. Generalmente, se la sitúa junto a los ríos,a las 12:00 de la noche, vestida de blanco, gritando: ¡Aaaaaay, mis hijos!. La tradición oral es muy famosa, en las áreas rurales la personas están convencidas de su existencia. La llorona mato a sus 3 hijos ahogándolos en el río y por eso ella mata a la gente que esta en el río pensando que son sus hijos.

México

LA LLORONA

Cuenta la leyenda que en un lejano pueblo vivía una joven mujer junto con sus tres hijitos, todo iba muy bien, los niños eran muy felices y su madre los quería muchísimo, pero una noche lluviosa de invierno ocurrió algo terrible.

Aquella noche llegó a casa el padre, quien los había abandonado tiempo atrás. Sin él la familia era feliz y esa noche sus gritos y borracheras se volverían a notar en la casa, por no hablar de las brutales palizas que tanto los niños como la madre sufrirían.

La mujer había rezado para que no regresara nunca más, pero el destino quiso otra cosa. Con su odio el hombre derribó de un puñetazo la puerta y entró gritando que todos fueran a recibirlo, los niños espantados, se escondieron; y la madre, por amor a sus hijos se enfrentó cara a cara a su marido. La mujer sufrió un golpe que la dejó sin sentido durante varias horas, cuando despertó, buscó a sus hijos por todos los rincones de la casa pero ni los niños ni su marido se hallaban por ninguna parte, desesperada corrió bajo la tormenta llorando y gritando sus nombres, pasaron días, meses, años, muchos años…

Hasta que una noche murió de tristeza, nadie supo nada de los niños, nadie los vio nunca más, no aparecieron sus cuerpos o alguna señal del hombre que se los llevó. Desde entonces se dice que un espíritu no descansa en paz y toda las noches se le oye llorar y lamentar con tristeza por los alrededores de un estero. Las mujeres corren tras sus hijos para esconderlos, ya que cuentan que se los puede llevar la llorona, para volver a ser feliz.

Según la tradición mexicana, la leyenda de la Llorona nace donde hoy se encuentra la Ciudad de México.

Existen dos versiones conocidas.

La primera es la más conocida y difundida en México:

Existió una mujer indígena que tenía un romance con un caballero español. Fruto de esta pasión, nacieron tres niños, que la madre atendía siempre en forma devota. Cuando la joven comienza a pedir que la relación sea formalizada, el caballero la esquivaba, quizás por temor a lo que dirán. Dicho y hecho, un tiempo después, el hombre dejó a la joven y se casó con una dama española de alta sociedad. Cuando la mujer se enteró, dolida y totalmente desesperada, asesinó a sus tres hijos ahogándolos en un río. Luego se suicida porque claro, no soporta la culpa. Desde ese día, se escucha el lamento lleno de dolor de la joven en el río donde esto ocurrió. Luego de que México fuera establecido, comenzó un toque de queda a las once de la noche y nadie podía salir. Es desde entonces que dicen escuchar un lamento cerca de la plaza de la Patria, y que al ver por las ventanas para ver quien llamaba a sus hijos de forma desesperada, veían una mujer vestida enteramente de blanco, delgada y que se esfumaba en la Presa Calles.

La segunda es la versión que precede a la anterior, a pesar de esto es poco conocida. Es la más antigua de “las lloronas”:

Antes de la llegada de los españoles a lo que ahora es México, la gente que habitaba la zona del lago de Texcoco, además de temer al dios Viento de la Noche (Yoalli Ehécatl), podía escuchar en las noches los lamentos de una mujer que estaría por siempre vagando y lamentando la muerte de su hijo y la pérdida de su propia vida. La llamaban Chocacíhuatl, La Llorona, y ella era la primera de todas las madres que murió al dar a luz . Allí flotaban en el aire las calaveras descarnadas y separadas de sus cuerpos (Chocacíhuatl y su hijo), cazando a cualquier viajero que hubiese sido atrapado por la oscuridad de la noche. Si algún mortal veía estas cosas, podía estar seguro de que para él esto era un presagio seguro de infortunio o incluso muerte.

Panamá

La leyenda de la Llorona es el cuento folklórico más popular de Panamá. Su llanto suele escucharse siempre de noche, y casi siempre en las comunidades cerca de los ríos o playas.

En este país centroamericano esta leyenda se fusionó o influenció dos leyendas: la Tulivieja, muy popular en las provincias centrales, y la Tepesa, oriunda de las comarcas indígenas y muy popular en las tierras de las provincias de Los Santos, Veraguas y Chiriquí.

La Tulivieja

Según la tradición, la Tulivieja era una hermosa y joven mujer casada que tenía fama de ser muy parrandera, en una ocasión había un baile en un pueblo vecino y ella porsupuesto no se lo quería perder, la mamá se negó esa noche de cuidarle al bebé ya que ya estaba cansada de hacerlo mientras ella se iba siempre de parranda. Esa noche por querer ir al baile de todas maneras dejó al bebé junto a su tule cerca de un río, con la intención de recogerlo después del baile. Sin embargo,cuando regresó al río a buscar a su hijo no lo encontró y comenzó a llorar, el río se lo había llevado corriente abajo. Arrepentida por el grave error que había cometido comenzó desesperada a buscarlo. Dios viendo lo que pasaba la castigó por su irresponsabilidad y la transformó en un ser horripilante con agujeros en su cara y cabellos largos hasta los pies. Sus pies se le viraron y se transformaron en patas de gallina. Desde entonces, anda vagando por la eternidad buscando a ese hijo perdido.

La Tepesa

En cuanto a la Tepesa, su historia se remonta a la conquista, cuando un español enamoró a una hermosa joven indígena de la comarca Ngöbe Bugle y la dejó embarazada. Para que nadie en su tribu se percatara de su falta, la joven escapó hacia lo más profundo de las montañas, y cuando nació su hijo, lo ahogó en un río. Al ver el crimen, Dios le habló desde lo alto y la maldijo: “Ese pecado te pesa y te pesará hasta la eternidad, y desde ahora llorarás para pagar tu culpa”. La Tepesa quedó transformada así en un ser espantoso que, al igual que la Tulivieja, anda vagando por los ríos y quebradas llorando, arrepentida de su pecado.

Uruguay

En Uruguay la leyenda de la Llorona es muy popular. Corren numerosas versiones, como éstas:

La Llorona del Parque Rivera

Una tarde de otoño, hace muchos años, una joven mujer decidió salir a pasear por el Parque Rivera. Aunque soplaba un viento frío y cortante que hacía gemir a los árboles y sumía al parque en la más absoluta soledad, la chica, madre soltera a punto de casarse, salió a dar un paseo con su bebé y se aventuró por el parque, por entonces más agreste que ahora y embarrado por las recientes lluvias. Se la vio bordear el lago con su niño, mientras el viento arreciaba con fuerza, hasta desaparecer de la vista. La futura novia no regresó. Al día siguiente hallaron su cuerpo inerte en el lago del parque, sin rastros del paradero del pequeño. Cuenta la historia que desde entonces, en las noches brumosas y tristes del otoño, puede verse a una joven vestida de novia en los alrededores del lago. Camina sola y llora desconsoladamente, mientras clama por un bebé que perdió hace mucho tiempo.

La Llorona y los ladrones

Hace mucho tiempo, en los inicios del mismo Parque Rivera, vivía una pareja en una casa contigua al lugar. Un miércoles 9, mientras la pareja se hallaba fuera, unos ladrones irrumpieron en la casa. El esposo llegó antes de que terminaran su faena y los sorprendió in fraganti: desesperados, los delincuentes le quitaron la vida con un cuchillo. Cuando intentaban esconder el cuerpo, sintieron ruido: era la mujer, que, vestida de blanco, llegaba a la casa. Se escondieron detrás de una puerta y observaron cómo la joven, aterrada, descubría el cuerpo de su marido. Mientras la mujer lloraba desconsoladamente sobre él, los ladrones, decididos a todo, llegaron por detrás y la mataron de igual manera. Para ocultar las huellas, los delincuentes arrojaron los dos cuerpos a la laguna del parque. Desde entonces, los vecinos de la zona comentan que el día 9 de cada mes se oyen extraños llantos y quejidos que provienen de la laguna, en el lugar donde los cuerpos de los infortunados amantes fueron arrojados.

La bufanda de la Llorona

Un hombre fue a un boliche y se encontró con una hermosa mujer. Estuvieron juntos y él decidió acompañarla a su casa. Como ella tenía mucho frío, él le prestó su bufanda. Al otro día, cuando él fue a buscar su bufanda, al tocar la puerta salió una señora mayor. Le preguntó qué quería y él dijo que venía a ver a la chica. La mujer, llorando, dijo que su hija había muerto hace 20 años a orillas de un río y que su cuerpo enterrado se encontraba en el Cementerio del Norte. Rápidamente él fue allí y buscó la tumba de la joven. Encontró la bufanda enroscada en la cruz. Preguntó por todos lados si conocían a la chica y todos decían que era la Llorona. Quiso saber por qué la llamaban así y averiguó que la chica se suicidó al ver a su esposo muerto en el río y desde entonces se escuchan día a día en su tumba fuertes llantos y lamentos.

Venezuela

En Venezuela también se conoce la leyenda de la Llorona, que circula en prosa y en forma de corrido (canción narrativa). La Sayona es otro personaje similar, pero sólo se aparece a los hombres parranderos, que gustan de estar de fiesta en fiesta.

Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. El soldado la abandonó y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares. Al ver lo sucedido, la maldijeron. Ella salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando, y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa.

Según otras versiones, la Llorona fue una muchacha joven que vivía en un pequeño pueblo de los llanos venezolanos. Esta muchacha cada vez que daba a luz a un hijo lo mataba sin piedad. Le confesó todo al sacerdote que vivía en su pueblo, añadiendo que no sentía ningún remordimiento por lo que había hecho. El cura notó que estaba embarazada de nuevo y le dijo a la muchacha que cuando tuviera a su hijo le diera de mamar antes de matarlo, y así lo hizo; tras darle leche materna lo mató, pero el solo hecho de amamantar despertó su instinto maternal, haciéndole sentir una gran culpabilidad. Desde entonces, vaga por los campos llorando de dolor, buscando a sus hijos y asustando a todo el que se le atraviesa en su camino.

Se la representa como una mujer joven, con una larga cabellera morena y la piel blanca. Lleva una bata blanca larga y encima otra bata de color negra con capucha, y suele portar un bebé en los brazos. Llora y grita diciendo “¡Mi hijo, mi hijo!”.

A veces, las madres castigan y asustan a sus hijos diciéndoles que si las desobedecen, la Llorona vendrá a buscarlos y asustarlos por las noches.

La diferencia entre la Llorona y la Sayona es que esta última normalmente sólo se viste de blanco, tiene ojos rojos y colmillos que parecen de león. Asusta, mata o vuelve locos a los hombres que son o fueron infieles, no a todas las personas o niños, como hace la Llorona, se dice que tenía un frasco de agua de río y otro de sangre pura de niños, se ponía la sangre en los ojos y hacia que cada persona se le acercara y lo ataba a ella, lloraba por que su marido estaba con otra mujer y por eso decidió matar a sus hijos ahogándolos en el mismo río de donde sacaba el agua, su alma ronda en ese río diciendo: ¡mis hijos, devuélvanme mis hijos!

Perú

En Perú también se habla mucha de esta historia se dice que es muy vista en la chacras o en los campos los guardianes o los que viven ahí dicen que escuchan lamentos de una mujer llorando pidiendo por sus hijos los guardianes o los vecinos cuando van al lugar donde se escucha los ruidos no se encuentra a nadie y luego oyen como de una voz de ultratumba que les dice ! ustedes saben o han visto a mis hijos!.

Su presencia y representación en la cultura contemporánea

En la televisión

La presencia de la Llorona, o mejor dicho, de una mujer sonámbula a la que confunden con el espectro es común en los programas de televisión de Roberto Gómez Bolaños, Chespirito.

Así, en los cortos del Chavo del Ocho es común que el Chavo, Quico, la Popis o la Chilindrina confundan a Doña Florinda o a Doña Clotilde, sonámbulas, con la protagonista de la más famosa leyenda de su país. En los cortos de Los Caquitos sucede lo mismo con el personaje de Doña Nachita. También en Los Chifladitos, Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte confundieron una vez a la bella vecina Florinda Meza, que andaba sonámbula, con la Llorona.

En Costa Rica, con motivo de la instauración del 31 de octubre como el Día de las Mascaradas, la compañía de televisión de Costa Rica presentó una mini-serie con las leyendas más conocidas de esa nación, donde se incluyó, por supuesto, a la Llorona.

En Venezuela, el canal Venevision produjo dos historias de Humberto Kico Olivieri, acerca de La Llorona y La Sayona. Con toques de humor negro, relataban las aventuras de dos camioneros enamoradizos y parranderos que contactaban con los dos personajes de la leyenda, dos hermosas y misteriosas mujeres, al tiempo que se veían involucrados, sin saberlo, en una trama de tráfico de drogas. Las dos versiones planteaban los enfrentamientos entre la religión cristiana y una absurda religión popular, cuyo personaje central era una entidad alucinante, un tal Chalu, al que un brujo borracho invocaba para acrecentar su popularidad entre los lugareños frente a la del cura del pueblo.

Igualmente el canal RCTV   produjo para la serie Archivos del mas alla un episodio acerca de La Llorona, sobre un hacendado que compra unos terrenos donde se aparace dicho espanto.

En Estados Unidos, en el episodio piloto de la exitosa serie de televisión Sobrenatural de WB Network, los hermanos Winchester se enfrentan a “La Llorona”. Durante el episodio comentan que en muchos países existe el mismo personaje, con una historia parecida: “Una mujer que llora y grita, por haber matado a sus hijos”.

En el cine

Hay numerosas películas inspiradas en el personaje. Entre ellas, las siguientes:

El filme Kilómetro 31 de Rigoberto Castañeda ofrece una versión moderna de la leyenda de la Llorona. Según la película, la Llorona era “una joven de belleza imponente”, que vivía en un pueblo cercano a la Ciudad de México. Un militar español la enamoró, y con ella procreó los hijos que su esposa (al parecer peninsular, como él) no podía darle; la muchacha no lo sabía, y cuando se enteró, llena de despecho se lanzó al Río Mixcoac junto con su hijo. Se ahogaron ahí mismo, y ahí quedó el cuerpo de la madre. El cuerpo del niño, en cambio, fue arrastrado por el río hasta llegar a “Desierto de los Leones”, donde aún aparece, causando accidentes a mujeres jóvenes, buscando a su madre. Ésta también lo busca, por eso grita por las noches “¿Dónde está mi hijo?”, acompañado de muchas mujeres que también han sido catalogadas como Lloronas, principalmente madres ahogadas (por ejemplo, la madre de las protagonistas de la película, que se ahogó en una bañera)

En la música

  • En la música folklórica del estado de Oaxaca hay una canción llamada “La Llorona”. En la letra, que varía de intérprete a intérprete y de región a región, predominan las referencias a la melancolía y el amor, temas característicos de la leyenda.
  • Artistas y grupos musicales como Joan Baez, Eugenia León, Chavela Vargas, Lila Downs, Banda Bostik, Susana Harp, Voodoo Glow Skulls y Caifanes han cantado a la Llorona.
  • La cantante mexicano-canadiense Lhasa de Sela grabó en 1998 un disco de música mexicana llamado La Llorona.
  • El grupo español Mägo de Oz incluyó una melodía instrumental llamada “La leyenda de la Llorona” en su álbum Gaia.
  • El cantante estadounidense “Beirut” escribe una canción en su honor titulada “La Llorona” en su álbum “The Marche of the Zapotec” (La Marcha del Zapoteca)
  • Caifanes en su ultimo disco El Nervio Del Volcán presentan una cancion titulada la llorona, con una historia muy espiritual.

“Experimento Filadelfia”: ¿Verdad o Fantasía?

El proyecto secreto de los Experimentos Filadelfia


Base Naval de Filadelfia año 1947


El nombre oficial del experimento Filadelfia que la marina norteamericana no pudo ocultar es “Project Rainbow”. En las investigaciones no se pudieron encontrar. El “Project Rainbow” era parte de un código secreto del gobierno de EE.UU. que se llamaba Arco Iris. En este código estaban los planes para derrotar al Eje compuesto por Italia, Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial y específicamente para luchar contra Japón en el Océano Pacifico

Lo que la marina norteamericana no quiere explicar:
Cuando empezamos a investigar el tema quizás dudábamos de si el Experimento Filadelfia existió realmente. Pero una serie de investigaciones nos llevaron a concluir que si y que realmente se están ocultando mas cosas de las que se conocen y hasta un segundo o tercer experimento Philadelfia. La marina norteamericana niega absolutamente el asunto. El punto que fundamenta la investigación es que no se pudo hablar nunca con los tripulantes del barco: tanto con el capitán, los marineros y los científicos de a bordo. Todos pasaron al anonimato o se convirtieron en fantasmas como el Eldridge, el barco del experimento.


Cuando comienza la historia.


La historia comenzaría en 1956 cuando un hombre de ciencia recibe ciertas cartas de que un barco de guerra de la marina de los EE.UU había desaparecido por unos instantes o se había hecho invisible y fue transportado o teletransoportado a otro lado. El hombre que recibe las cartas era un tal Morris Ketchum Jessup (foto) y el que las envía era un tal Carlos Allende o Carl Allen y el investigador que lleva a cabo el experimento en el acorazado Eldrigge es una tal Dr. Franklin Reno que según cuenta el prestigioso escritor Charlez Berlitz era un importante físico que trabajo para la marina de guerra de Estados Unidos y que usaba un seudónimo para que no conozcan su nombre.

Principal protagonista de la historia:
El principal protagonista de esta historia es un señor llamado Morris Ketchum Jessup que paso gran parte de su vida estudiando las ruinas mayas e incas; después de 1920 Jessup fue profesor de matemática y astronomía en la Universidad de Mitchigan Drake, Iowa, EE.UU.. Durante su preparación para el doctorado realizó varias investigaciones que lo llevó a descubrir varias estrellas dobles que luego fueron reconocidas y catalogadas por la Astronomical Society. Morris Ketchum Jessup fue considerado un importante ovnilógo de su época pero no era considerado un verdadero científico por su inclinación hacia los temas sobrenaturales y especialmente la seudociencia.

La opinión de la marina de los Estados Unidos
La marina de los Estados Unidos en esos momentos niega absolutamente todo lo relacionado con el experimento Filadelfia y trata de dar explicaciones coherentes de que seria imposible llevar a cabo tal proyecto. Aquí aparece una contradicción que a lo largo se la pagina se podrá aclarar mejor: el gobierno de los EE.UU. siempre negó ese tipo de investigaciones con respecto a la teoría de la relatividad, la bomba atómica y la que nos interesa, la Teoría del Campo Unificado de Albert Einstein.
Es importante recordar que los avances en el uso de la energía atómica por el gobierno norteamericano se conocen después de Hiroshima y Nagasaki luego de que se lanzan las dos bombas atómicas. Pero el gobierno norteamericano poco hablaba y decía oficialmente de las explosiones experimentales realizadas en el desierto de Arizona.
La historia que se conoce del experimento Filadelfia se habría originado en las dos cartas enviadas por Carlos Allende a Morris Jessup.


La Carta que recibe Morris Ketchum Jessup:
Estimado doctor Jessup: Su invocación al público para que se mueva en masa sobre sus representantes y haya así suficiente presión colocada en un correcto y suficiente número de lugares donde pueda ser aprobada una ley para que la Teoría del Campo Unificado del doctor Albert Einstein (1925-27) sea puesta en práctica no es nada necesaria. Se usaron los “resultados” de mi amigo Dr. Franklin Reno… Los resultados fueron y son hoy prueba de que la Teoría del Campo Unificado hasta cierto punto es correcta… El “resultado” fue la completa invisibilidad de un barco, tipo destructor, y toda su tripulación. Estaba navegando. (Oct. 1943). El Campo fue efectivo en una forma esferoidal oblata que se extendía cien yardas (más o menos, debido a la posición lunar y latitud) fuera de cada lado del barco. Cualquier persona dentro de esa esfera se volvía de forma vaga pero él también observó a esas personas a bordo de ese barco como si ellas también estuvieran en el mismo estado y sin embargo estuvieran andando sobre nada. Cualquier persona fuera de esa esfera no podía ver nada, salvo la forma claramente definida del casco del barco en el agua… Quedan muy pocos de la tripulación experimental original ahora, Señor. La mayoría enloqueció, uno salió a través de la pared de su alojamiento a la vista de su mujer e hijo y otros 2 miembros de la tripulación no volvieron a ser vistos, dos “se fueron al Fuego” o sea se inmovilizaron y se incendiaron mientras llevaban unas brújulas comunes… (ardieron 18 días)… El experimento fue un éxito completo. Los hombres fueron fracasos completos. Revise periódicos de Filadelfia buscando un parrafito (parte superior de la hoja, interior del periódico cerca del tercio final del periódico, 1944-46 en primavera u otoño o invierno, no en verano) de una noticia describiendo las acciones de los marineros después de su viaje inicial. Asaltaron un local en el astillero de la Marina “Gin Mill” o “Beer Joint” y causaron tanta conmoción y parálisis de las camareras que poco se les pudo sacar. El que escribió el párrafo  no Lo cree, y dice “Sólo escribí lo que oí y esas mujeres están locas…” Le pido que haga un poco de investigación sólo para que se trague la lengua cuando recuerde lo que “pidió que se haga ley”. Muy respetuosamente suyo, Carl M. Allen P.S. Ayudaré más si usted ve que puedo.

“(…) Quiero mencionar que de algún modo también el Barco Experimental desapareció del muelle de Filadelfia y muy pocos minutos después apareció en otro muelle en Norfolk, Newport News, en la zona de Portsmouth. Éste fue señalado y claramente identificado como el lugar pero entonces el barco, de nuevo desapareció y volvió a su muelle de Filadelfia en sólo unos pocos minutos o menos. Esto también fue notado en los periódicos. Pero he olvidado en qué periódico lo leí o cuándo pasó(…).

El perfil de los personajes:
Ketchum Jessup nació en Springdale, Pennsylvania, en 1925. Su padre era irlandés y fue el menor de tres hijos y su madre era gitana. Se alistó en la marina norteamericana en 1942; en julio de 1943 entró en la marina mercante y en 1952 dejo la marina; era un hombre que se perfecciono en astronomía y matemáticas luego realizó una pequeña incursión en el campo de la arqueología y sus investigaciones derivaron en que los mayas fueron ayudados por extraterrestres para levantar las piedras gigantescas en la grandes construcciones monumentales.

Explicación oficial que había dado la marina norteamericana en ese tiempo:
Lo que sigue es la declaración de la Oficina de Informaciones de la Marina de los Estados Unidos expresada en una carta circular dirigida a algunos grupos que investigaron: “( … ), hemos recibido innumerables peticiones de información relacionadas con el pretendido Experimento Filadelfia así como el supuesto papel que habría tenido en él la oficina de investigación naval ( … ) En lo que se refiere al experimento Filadelfia, la oficina de investigación naval nunca ha efectuado investigaciones sobre la invisibilidad, ni en 1943 ni en ningún otro momento (esta oficina fue creada recién en 1946). A la luz de los conocimientos actuales, nuestros científicos estiman que tal experimento es totalmente imposible y que cae en el terreno de la ciencia ficción. Un descubrimiento de esa importancia, si realmente hubiese ocurrido, sin duda no habría podido permanecer en secreto durante tantos años”.

El Barco Fantasma


Realmente el que toma con seriedad este tema se dará cuenta de que “El Experimento Filadelfia” se quiere ocultar de todas manera posibles:
1)Las cartas de navegación del barco se perdieron.
2) La bitácora del barco también se perdió.
3) El Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge. (foto superior)
4) Los tripulantes del barco se esfumaron, se perdieron, no se sabe nada de ellos.
5) Todo lo relacionado con el código ARCO IRIS y el experimento Filadelfia también desaparece.


Todas las casualidades
El principal personaje Morris Jessup se suicida de una forma extraña y poco clara. De Carlos Allende se comienza a decir que estaba esquizofrénico y no era apto para declarar nada. 300 toneladas de instrumentos que llevaba a bordo el Eldridge, también desaparecen y el barco es vendido a Grecia casi desmantelado. Las fichas de los marineros también desaparecen. O sea el barco no existió. Y la marina norteamericana habla del hecho como algo absolutamente sin importancia.

Personajes relacionados de la marina norteamericana

Sentado a la izquierda, el comandante George Hoover, quien investigo sobre el tema y estuvo en contacto con Morris Ketchum Jessup

El principal personaje es el Dr. Franklin Reno pero no da a conocer su verdadero nombre; pero si se lo puede mencionar al comandante de la marina norteamericana George Hoover, quien investigó sobre el tema y estuvo en contacto con Morris Ketchum Jessup.

Que paso con Morris Jessup
Morris Jessup oficialmente se suicidó el 20 de abril de 1959, fecha en que se lo encontró muerto en su pequeña camioneta donde esta estaba cerrada y con una manguera conectada al caño de escape que daba a su interior.
Sobre la muerte de Jessup hubo muchas teorías pero los allegado que mas lo conocían dedujeron que no era un tipo suicida pero otros que también lo conocían dijeron que Jessup sufria una tremenda depresión.

Carlos Allende ve el campo magnético


El testigo ocular era Carlos Allende (foto)  que estaba en un barco llamado Andrew Furuseth en octubre de 1943. Carlos Allende ve que el campo de fuerza (que para la marina norteamericana no existió) se extiende unos 100 metros alrededor del barco

Lo que dice Charles Berltiz al respecto
“Los acontecimientos recientes me impulsaron a reabrir mis investigaciones sobre el Experimento Filadelfia. El primero de ellos -y tal vez el decisivo- fue la publicación, en Los Ángeles, de un libro de Alfred Bielek en el cual insiste, con nuevos aportes y testimonios, en señalar que el barco de la marina norteamericana se volvió invisible realmente y fue teletransportado a un punto situado a 640 kilómetros de distancia, donde fue visto por ciertos testígos, para regresar luego de algunos segundos al punto de partida. El otro hecho -secundario, pero no por eso menos trascendente- es que un estudio cinematográfico de Hollywood acaba de terminar, a 50 años de los sucesos, la segunda parte de la película The Philadelphia Experiment, filmada hace unos años por el director Stewart Rafili, con Michael Paré como protagonista. En este nuevo filme, según mis noticias, se vuelven a cometer algunas inexactitudes que dificultan el trabajo de los verdaderos estudiosos, convirtiendo este affaire tan importante en un simple episodio de ciencia ficción.
La primera noticia acerca del llamado Experimento Filadelfia, me llegó en 1955 a través del investigador Morris Jessup, un científico de renombre en aquellos tiempos. Astrónomo, matemático y arqueólogo especialista en la cultura maya, trabajó varios años para el gobierno norteamericano hasta que pasó a la actividad privada. A la vista de esos grandes monumentos, Jessup llegó a la conclusión de que las enormes piedras de los templos y pirámides gigantes no podían haber sido puestas en ese sitio por hombres científicamente primitivos, que poseían una técnica rudimentaria y que sólo disponían de la fuerza que les podía proporcionar un modesto animal de tiro como es la llama.
Mucho antes que Erich von Daniken -y con bastante menos publicidad- nuestro científico especuló sobre la posibilidad de que esas piedras hubiesen sido apiladas mediante una gran fuerza levitatoria, comandada desde naves llegadas de otras dimensiones. Estudiando ciertas ruinas de México, creyó reconocer algunas similitudes entre éstas y los cráteres lunares Linne e Hyginus. En el otoño de 1955, publicó un libro donde se reproducía el resultado de sus investigaciones. El volumen se titulaba The case for the Ufo. El autor no sospechaba que su libro marcaría el comienzo de una sucesión de hechos misteriosos, que habrían de provocar una de las más singulares controversias de los tiempos modernos.
En esas páginas -luego de demostrar, según él, las posibilidades matemáticas y físicas de esa fuerza gravitatoria, la misma que utilizarían para impulsar los platos voladores decía que el gobierno de los Estados Unidos debía poner en marcha un programa especial para el desarrollo de esa poderosa energía Pocos meses después el doctor Jessup recibió una extraña carta firmada por Carlos Miguel Allende, de New Kensigton, Pennsylvania, en la Cual le decía que la idea de desarrollar esa fuerza levitatoria podría traer nefastas consecuencias para los hombres, como ya había ocurrido en un caso que él conocía.
Ocupado en la redacción de un nuevo libro pero lo suficientemente atraído por la enigmática carta , el científico le contestó con una breve notita en la cual le pedía a Allende que le mandara mas noticias sobre ese caso relacionado con una fuerza gravitatoria. Jessup se olvido del asunto y se dedicó a difundir sus ideas por medio de conferencias y artículos en prensa.
El 13 de enero de 1956, justo un año-después de publicado su libro, el doctor Jessup -que ya se había olvidado de aquel corresponsal misterioso- recibió una segunda carta de Allende, que ahora firmaba Carl M. Alien, cuyo sobre tenía ahora matasello de Gainesville, Texas. Esta carta, al igual que la primera (cuyo texto no se conserva porque Jessup no juzgó importante guardarla), estaba redactada en un lenguaje enrevesado y muy peculiar, llena de mayúsculas y párrafos que en un principio resultaban totalmente herméticos. Sin embargo, estaba claro el mensaje total. Decía, en síntesis, que en 1943 la marina de los Estados Unidos había estado experimentando con una serie de aparatos derivados de las teorías de Albert Einstein sobre el Campo Unificado para hacer que sus barcos -por medio de una gran fuerza magnética- resultaran invisibles a los radares enemigos, al mismo tiempo que se volvieran inmunes a la acción de las minas magnéticas de los alemanes y de los torpedos de los submarinos enemigos. Es sabido que Einstein interrumpió sus trabajos sobre este asunto por considerar que no era posible llegar a un resultado. Pero Allende dice que sus principios fueron aplicados durante la Segunda Guerra Mundial en un experimento que salió de control y produjo consecuencias no deseadas. Después de algunos años me fue posible reconstruir todo el episodio. Las cosas, según Allende, ocurrieron de la siguiente manera. El viernes 13 de agosto de 1943, el crucero Eldrídge, de la marina de los Estados Unidos, zarpó del puerto de Filadelfia para participar en un experimento secreto. A su bordo llevaba varias toneladas de aparatos eléctricos, con cientos de lámparas y bobinas. El barco había sido botado el 25 de julio de 1943 y medía 92 metros de eslora, con un desplazamiento de 1.240 toneladas y 1.520 a plena carga. Todavía no había entrado en servicio activo cuando poco después, el 13 de agosto de 1943, levó anclas de su amarradero, acompañado por el carguero Furuseth, un veterano de los convoyes al África. A bordo de esta última nave iba un grupo de científicos y una tripulación reducida de hombres escogidos, entre los cuales se encontraba el marinero de primera Carlos M. Allende. Este contó de la siguiente manera lo que presenció aquel viernes fatídico desde su puesto de trabajo, situado al lado del puente de mando. “A unas pocas millas del muelle -relató en una entrevista con el investigador William Moore-, uno de los hombres de civil que estaba en la timonera ordenó por la radio al comandante del crucero que encendiera los generadores. Entonces, alrededor del crucero comenzó a fluir con gran fuerza un singular campo de energía, perfectamente visible, que giraba en torno de la nave en sentido contrario a las agujas del reloj. Vi que el aire que rodeaba al barco se volvía un poco más oscuro que el resto de la atmósfera. A los pocos minutos vi levantarse del agua una bruma verdosa, similar a una nube muy tenue. De pronto, el barco desapareció completamente y nosotros experimentamos una gran sacudida. Varios de nuestros hombres se desmayaron y a muchos comenzó a salirles sangre de la nariz. En pocos segundos el flamante barco de guerra ya no estaba en su sitio, pero en la superficie del mar podía verse claramente la marca de su peso al desplazar el agua. Sencillamente se había hecho invisible y no quedaban rastros ni de él ni de los hombres que iban a bordo. Antes de que se esfumara del todo vi que uno o dos marineros que estaban en estribor se desintegraban por completo. Todo comenzó con un desagradable zumbido, que fue aumentando de volumen hasta convertirse en un silbido inaguantable, que culminó en una violenta explosión. En el puente en donde yo estaba reinaba una confusión absoluta y las órdenes se sucedían unas tras otras. Uno de los civiles, el que parecía estar al mando de todo, gritó por la radio que apagaran los generadores. Cuando miré hacia tierra, vi que dos hombres desaparecían mientras corrían aterrados. Yo no sabía qué hacer, pues en ese momento no comprendía lo que estaba pasando. Habían transcurrido unos pocos minutos cuando aquella bruma verdusca comenzó a dispersarse y sin zumbidos ni manifestación alguna que lo anunciase, el crucero comenzó a materializarse de nuevo, desde la popa a la proa, como había ocurrido en el instante en que se hizo invisible. Pude observar que los hombres que estaban en cubierta sufrían fuertes convulsiones; más tarde supe que varios habían desaparecido y que nunca más se volvió a saber de ellos. Ese instante repercutió negativamente en la mayoría de quienes estuvieron involucrados en ese experimento y muchos perdieron la razón, padecieron alucinaciones o sufrieron horribles dolores y enfermedades. A mí también me afecto Ese campo eléctrico que se formó en torno de la nave cayó también sobre una parte de nuestro barco. Era como una lámina de electricidad pura. La corriente tenía tanta potencia que casi me hizo perder el equilibrio. Por suerte no quedó con todo el cuerpo dentro de esa corriente, pues de haberlo hecho me hubiese tirado sobre la cubierta. Sólo alcanzó a tocarme el brazo derecho, y era tan denso ese campo que me dio un gran golpe y todo el costado me quedó dolorido. Aún me pregunto por qué no fui electrocutado por esa lámina de electricidad. Supongo que fue porque yo tenía las botas de goma puestas, como el resto de la tripulación, por orden de los ofíciales superiores. Fue un momento horrible, y sólo mucho más tarde me di cuenta de que aquel día la ciencia había dado un gran paso, y que la Marina, temerosa de las consecuencias de un experimento que había salido de control y matado a varias personas, trató de ocultar por todos los medios.’
Hasta aquí el fantástico relato de Allende. ¿Ocunieron las cosas de esa manera? La marina de los Estados Unidos negó sistemáticamente que se hubiese realizado un experimento de cualquier tipo a bordo del Eldridge. Ese empeño en negar el hecho ya le costó dos millones y medio de dólares en publicaciones y mensajes de diversos tipos. Lo cual parece irrazonable si en verdad nada ocurrió, hace ya medio siglo, aquel 13 de agosto de 1943 en el puerto de Filadelfia. Por otra parte, todos los intentos de los diversos investigadores chocaron con el obstinado silencio de los jefes navales. No se exhibió nunca el libro de bitácora del Eldrídge -se dijo que se había extraviado- y tampoco se proporcionó una nómina de la tripulación que ese día viajaba en el crucero. Se arguyó que esa lista se había destruido por error. También aseguraron que ese viernes el Eldridge y el Furuseth no estaban juntos y que ambos navegaban por aguas distintas, separados entre sí por muchas millas de distancia. Pero un cálculo de sus respectivos derroteros -hecho sobre la base de algunos partes de guerra que figuraban en otros archivos que no fueron bloqueados- me permitió establecer que ambas unidades coincidieron en Filadelfia el día señalado. En consecuencia, lo afirmado por la Marina es falso y Allende pudo observar, a bordo del Furuseth, lo que pasó en el Eldridge.
Pero también hay muchas otras pistas que merecen ser exploradas. En su segunda carta al doctor Jessup, Allende decía que “su amigo’, el doctor Franklin Reno, había participado, si no en el experimento mismo, al menos en el análisis de los cálculos previos. Durante años nadie pudo averiguar quien era ese misterioso doctor Reno, que no aparecía por ninguna parte. Finalmente, ayudado por la suerte, junto con William Moore, pude establecer que el nombre de Franklin Reno era el seudónimo de un conocido matemático que trabajó para la Marina en tiempos en que Albert Einstein era también un destacado colaborador del Pentágono. Este matemático, a quien llamaré doctor Rinehart, pues me pidió que no citara su verdadero nombre, confirmó, durante varias entrevistas que le hizo Moore, que en 1943 la Marina estaba realizando ciertos experimentos derivados de la Teoría del Campo Unificado de Einstein. Estos proyectos estaban comandados por dos científicos destacados, el profesor John von Neumann y el doctor Townsend Brown. Según Rinehart, se trataba de encontrar un modo, por medio de la creación de potentes campos electromagnéticos alrededor de los barcos, de desviar o neutralizar los torpedos que disparaban los submarinos alemanes. Posteriormente, el experimento se amplió hasta abarcar la forma de producir la invisibilidad por medio de un campo similar, no ya en el agua sino en el aire. En sus recientes trabajos sobre el Experimento Filadeffia, Affred Bielek dice que en el enorme acelerador de partículas construido por los europeos en Grenoble, se están realizando algunas experiencias similares a las que se hicieron a bordo del Eldrídge en 1943. Si eso fuera cierto y la gran cantidad de energía generada allí permitiera dominar la materia a voluntad, el hombre habrá alcanzado una de sus más entrañables quimeras: la de volverse invisible. Y el Experimento Filadelfia, cincuenta años después, habrá dejado de ser un misterio impenetrable para convertirse en parte de la historia.

EL PROYECTO DE PHILADELPHIA
ARCO IRIS DEL PROYECTO Y EL USS ELDRIDGE
En julio de 1943, el destructor U.S.S. Eldridge tiró en el área de la bahía de Delaware para un experimento naval de Estados Unidos que implicó la tarea de hacer la nave invisible. El nombre oficial del proyecto es arco iris del proyecto, pero fue apodado y conocido más comúnmente como el experimento de Philadelphia.
Mucho se ha escrito y se ha especulado sobre el experimento legendario de invisibilidad, pero clasificar el hecho de ficción es una tarea imposible, especialmente con la afluencia reciente de información falsa y la desinformación deliberada que ha sido perparada por los escépticos de la comunidad y profesionales de la inteligencia de ESTADOS UNIDOS.
Hay mucha controversia sobre qué sucedió exactamente, pero una cosa es segura. Por una cierta razón, inmediatamente después de que la prueba fuera terminada, un manto de secreto fue colocado sobre qué sucedió en la bahía de Delaware. Se piensa que una brecha científica enorme fue hecha, y la nave fue  exactamente transportada por el espacio  y en  tiempo excesivos, desapareciendo en Philadelphia, Pennsylvania y reapareciendo en Norfolk, Virginia.
Lo que sucedió todavía no se sabe, pero diversas teorías se discuten: El Expediente “Oficial” De la Marina
La marina admite que el U.S.S. Eldridge participó en un experimento sobre un alambre que se envuelve alrededor del casco del destructor en una tentativa de cancelar fuerza de los campos magnéticos del metal en la nave. Esto se conoce como degaussing. Esto haría la nave “invisible” a las minas magnéticas subacuáticas que confían en los sensores de proximidad al disparador la detonación. Estos sensores funcionan detectando campos magnéticos alrededor de las naves. Sin el campo magnético, la nave podría pasar con las regiones minadas con estos sensores, invisibles a las minas enemigas, pero no al radar o a la visión.
El informe de la marina es muy plausible, y no menciona ninguno resultado o circunstancias exóticos. ¿Pero podía esto justo ser creible para atraer el interés por el público en general, dejando solamente a la minoría verdadera de investigadores en duda?

Invisibilidad Física
Algunos científicos han desarrollado la teoría que la marina trabajaba en una manera de hacer la nave invisible a la visión. Sin embargo, no implicó el combar del tiempo y del espacio o de ninguna tarea compleja de una naturaleza similar. Esta teoría sugiere que el Eldridge fue equipado con los generadores de alta frecuencia que calentarían encima del aire circundante para causar un espejismo, haciendo el recipiente invisible.
Este fenómeno está ocurriendo naturalmente, y ha habido casos donde las islas enteras han desaparecido de la visión en las condiciones atmosféricas descriptas. El generador de alta frecuencia calentaría encima del aire circundante y del agua (que crean una niebla verde-coloreada que fue dicha y podria haber “engullido” la nave), haciendo un espejismo y encubriendo la nave de la visión.
El generador también explicaría la enfermedad (física y mental) del equipo después del experimento. Un generador de alta frecuencia puede causar daño serio al bienestar de una persona. Esto es más plausible que la teoría de la invisibilidad, y también explicaría la condición enferma del equipo como resultado de la prueba.
El problema principal con estas teorías sin embargo, es que no explica cómo el U.S.S. Eldridge fue visto en Norfolk, Virginia por el  equipo civil de los SS Andrew Furuseth, cuando la nave desapareció de la visión en Philadelphia en un espacio de solamente de quince minutos. Hay también detalles tales como los  tripulantes que son fundidos al casco de la nave y de cierto reaparecer no uniforme.

¿Transportado a través de espacio y de tiempo?


La teoría más interesante sobre el experimento de Philadelphia es que el destructor desaparece y es teletransportado a través de espacio y de tiempo. Por supuesto, había una gran cantidad de científicos ingeniosos (Tesla y Einstein) que participaban en el experimento. Sin embargo, Nikola Tesla fue supuestamente muerto a la hora del experimento naval.
La teoría es que la luz tiene que estar doblada alrededor de la nave para hacerla invisible. Para lograr esto, la marina envolvió la circunferencia de la nave en alambre y pasó una corriente medida a través de ella. Esto hizo un imán oscilante enorme para formar un campo magnético alrededor de la nave, doblando no solamente la luz, pero el espacio y para medir el tiempo también. La física del experimento es evocadora de la teoría unificada del campo de Einstein que una vez que usted dobla la luz, usted también está doblando involuntariamente el espacio y el tiempo también.
La primera vez que este experimento fue emprendido, la nave no desapareció totalmente, y una impresión del casco podría estar “sentada”en el agua. La segunda vez que la nave desapareció totalmente en una niebla verde, fue avistada en Norfolk, Virginia.
Un hecho frecuente es que cuando reapareció la nave, el equipo de hombres estaba en un estado de desorientación. Algunos eran mentalmente enfermos, mientras que otras tripulantes incluso no volvieron. ¡Cuantas noticias  se presentaron sobre las tripulantes, incluyendo la de un miembro anterior del equipo que estuvo implicado en una lucha en la barra de un bar, y todos sus  participantes fueron congelados en el tiempo, según lo divulgado por un periódico local! .

El resto del misterio
Todavía no se sabe qué sucedió ese día en 1943, principalmente debido a la carencia de los testigos que vienen adelante quién sirvió a bordo del Eldridge. No hay tampoco documentación disponible para el público que los detalles proyectan el arco iris. Pudo simplemente haber sido un experimento de invisibilididad. ¿Pero cómo el destructor apareció los segundos después en Virginia? Su posible respuesta nunca será conocida, pero el misterio puede ser solucionado cuando los científicos vuelven a descubrir qué sucedió en la bahía de Delaware.

Leyendas de Ocumare del Tuy

 Ocumare del Tuy es la ciudad capital del Municipio Tomás Lander del Estado Miranda en Venezuela, en la región conocida como los Valles del Tuy. Cuenta con gama de leyendas populares entre las cuales se pueden mencionar:

*Leyenda de la curva del infiernito

Según se cuenta, en la curva del Infiernito, sector La Veraniega, un automóvil que llevaba a una novia que iba retrazada para su boda, en la Iglesia San Francisco de Paula, choca en la curva muriendo instantáneamente, quedando de esta manera su alma en pena para siempre. Algunos hombres que han sido infieles a su pareja, llegan a comentar que en la citada curva se ha visto a una mujer vestida de blanco y con los zapatos en la mano pidiéndole a los conductores que la lleven a destino, luego de que se ofrecen a llevarla al destino pedido, justamente cuando pasaban frente al club La Veraniega, la mujer desaparecía sin dejar rastro.

*Leyenda del fantasma del cementerio La Democracia

El cementerio del sector La Democracia se encuentra ubicado en una cuesta a las afueras del pueblo. Cuentan que en un día de lluvia, uno de sus pobladores iba por una cuesta y en la mitad de esta no sabía si continuar o retroceder, fue entonces cuando este se encontró con una figura de aspecto humano suspendida en el aire. El hombre víctima de la impresión y el susto, corrió cuesta abajo y cuando llegó a su casa se desmayo por tanto ajite, mas tarde conto su historia a los lugareños y estos a otras personas…

*Leyenda del espanto de Ocumare del Tuy

Cuentan los antiguos lugareños de Ocumare que hace mucho tiempo, cuando no existia la luz eléctrica y los caminos eran de piedra, un poblador de la región, a quien lo sorprendió la noche camino a su vivienda y de un segundo a otro, en la oscuridad y la soledad del camino, el individuo creyó oír un estraño ruido y sintió una presencia que le puso la carne como piel de gallina. Ya asustado, cuando volteó vio una figura de aspecto siniestro que lo perseguía a toda carrera, este espanto solo lo dejo en paz cuando llegó a la entrada del pueblo. Este fantasma los pobladores lo conocen como “el espanto” o “el diablo”.

*Leyenda del Encanto de Mauricio

Un día común y corriente, Mauricio tenia doce años, cuando sale de su humilde vivienda ubicada en la Encantada, lugar anclado al pie de la montaña que separa los Valles del Tuy del llano guariqueño, se dirigía al sector La Guamita, donde se encuentran hermosas cascadas, pozos y el Río Marare, lugar donde con una china pretendía cazar una guacharaca, dado que estas siempre asistían al sitio pero este día fue la excepción, Mauricio cansado de la espera, comienza su recorrido camino arriba encontrándose con su primer pozo, el cual los lugareños llaman Cola de Caballo, esto se debe a que tras su gracioso salto, la caída del agua en el cauce hace una figura parecida a la cola de un caballo salvaje.

Mauricio se encontraba cansado por lo que decide reposar un rato en la aliente de una roca que se encuentra cerca del río, allí dura largo rato, quizás pensando por que las guacharacas  no asistieron a su cita como lo hacían todos los días, pero de repente emerge del centro del pozo, una bella y virginal señorita, Mauricio no se sorprende, se siente imantado hacia esta bella doncella, quien con fuerza agarra a Mauricio de la mano derecha y lo sumerge.

La madre de Mauricio camina de un lado para el otro preocupada por su hijo, al tercer día de su desaparición este regresa a su casa donde la madre con amor lo recibe, no sin antes reprocharle su tardanza, pero este lleve consigo unos pequeños cambios, su mirada es profunda, su oído mas fino, es mas fuerte y decidido, este poniéndole unas monedas de oro en la mano le dice:

–          madre, no te preocupes por mi, soy eterno y no moriré jamás, tendrás noticias mías, ahora me voy, tengo el compromiso de cuidar las aguas, los bosques y todos los animales que existen en esta sabana.

Mauricio toma su cuatro, lo pulsea y rasgándolo, emprende camino entonando canciones en su peregrinar.

Hay personas que testifican haber visto a este personaje e incluso aseguran que este le a prestado dinero cuando la situación aprieta. Mauricio es un hombre de una estatura mediana, de fuerte contextura, viste de blusa, liquilique usando como lo hacen las personas humildes, con cuatro en mano y su morral en el cual carga aguardiente, tabaco, plantas medicinales y monedas de oro, en ocasiones en vez de cuatro lleva bandola.

Se contaba que rara vez salía de su cueva y que en sus visitas al pueblo compraba tabaco y aguardiente pero nunca compraba sal.

Debido a un mal entendido en una de sus visitas al pueblo Mauricio, fue arrestado y encarcelado, este al encontrarse en estas condiciones dice: “si no me ponen libre al termino de la distancia se va ha hundir este pueblo en aguas”, lo dicho se volvió realidad ya que en el pueblo empezó a llover, poco a poco el nivel del agua fue subiendo, hasta llegar a las ventanas, lo dejaron suelto y enseguida termino de llover.