Archivo de la categoría: Historias Increibles

Abdón Porte futbolista hasta la muerte

Para muchos  futbolistas que hasta dispuestos a todo por el deporte que tanto les apasiona ,  Abdón Porte dio su vida por el fútbol .

Abdón Porte fue un uruguayo de esos pioneros en el mundo del fútbol.Nacido en 1893, se convirtió en uno de los primeros ídolos de Nacional de Montevideo,equipo con el que lograría cuatro Ligas uruguayas,así como una Copa América en 1917 representando a la selección charrúa.

“El Indio”,como era apodado Abdón, era un mediocampista de características defensivas,de brega,de colaboración con el equipo,de temperamento…era el clásico jugador de raza que portaba el brazalete de capitán de Nacional como un honor y como un orgullo,casi como si cada partido fuese una guerra a 90 minutos.

 

Image

 

Así fueron trancurriendo las temporadas en el Nacional desde 1911 hasta 1917,con grandes despliegues de fuerza,de salto y de carreras.Pero los años no pasan en balde para nadie,ni siquiera para los pioneros del fútbol, y así, poco a poco, las aptitudes físicas por las que había destacado “El Indio” fueron menguando y acabó por perder la titularidad y su amado brazalete ante la savia nueva que era Alfredo Zibechi.

Zibechi había sido fichado expresamente para ir sustituyendo poco a poco a “El Indio”,cuyo rendimiento iba bajando temporada tras temporada.Abdón,sabedor de esto,no supo encajar bien ese fichaje,aunque nunca lo dijo públicamente.Y así,tras un partido contra el Charley que los tricolor ganaron por 3-1,con gran actuación de Abdón,decide que daría a Nacional todo lo que quedaba.

Tras la fiesta posterior al encuentro,Abdón se ausenta de la misma y se dirige hacia el Estadio Parque Central.Era la una de la mañana y el tranvia lo deja practicamente a pie de campo.Tras saltar la valla,”El Indio” se dirige hacia el centro del campo,por donde había estado corriendo tan solo hacía unas horas.No sabemos que le pasaría por la cabeza a Abdón,pero seguro que nadie podría convencerlo de lo que estaba a punto de hacer.

Se sentó sobre el césped,sacó un revolver,se apuntó al corazón y disparó.

Unas horas después,con el alba y cuando el cuidador del campo llegó al Estadio,se encontró con aquella postal digna de Edgar Allan Poe tras un rapto alcohólico: el ex-capitán de Nacional vestido de gala,con una mancha de sangre a la altura del corazón y dos cartas escondidas dentro de un sombrero.

Una de las cartas iba dirigida al Presidente de Nacional y decía así:

Querido Doctor José Maria Delgado. Le pido a usted y demás compañeros de Comisión que hagan por mí como yo hice por ustedes: hagan por mi familia y por mi querida madre. Adiós querido amigo de la vida.”

“Nacional aunque en polvo convertido / y en polvo siempre amante. / No olvidaré un instante / lo mucho que te he querido. / Adiós para siempre “

Image


La noticia del suicidio de Abdón corrió como la pólvora por la capital de Uruguay y por el resto del país.La conmoción fue absoluta en el mundo del fútbol uruguayo,que se volcó con la familia de “El Indio”,para que al menos no le faltara dinero ante la ausencia del jugador.La muerte de “El Indio” unió,aunque fuese por un día, a enemigos irreconciliables como Peñarol y Nacional.”El Indio” lo valía.

Y esta fue la historia de Abdón Porte,aquel jugador que se dejaba el Alma en cada partido que jugaba y acabó dejándose también su cuerpo en el Estadio,como una ofrenda a los Dioses del fútbol,cuando no pudo darles lo que le pedían.

Aún hoy sigue jugando el Nacional de Montevideo sus partidos allí donde Abdón Porte, hace ya casi 100 años, se quitó la vida.

Image

 Fuente: http://curiosidadesdelfutbol.wordpress.com/2012/04/11/abdon-porte-67-2/

10 misterios que el futbol prefiere “ocultar”

Equipos de América, África y Europa se han visto envueltos en historias relacionadas con la “magia negra”; van desde fracasos hasta fallecimientos

A lo largo de la historia del futbol, este deporte se ha visto perturbado por prácticas de “magia negra”, que según sus afectados, son realizados por gitanos, equipos rivales, entre otros responsables.

Con información de los sitios losblanquillos.com, deparasinha.com, denunciando.com y la-redo.net, De10.mx recopila 10 historias de maldiciones en el deporte, de América, África y Europa.

1. La maldición del estadio Corregidora. Esta historia ha tomado con el paso de los años tintes de leyenda; se dice que el inmueble fue construido sobre un panteón, lo que impide que los muertos logren el descanso y en venganza impiden que los equipos alcancen el nivel óptimo de competencia.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

2. Bela Guttman maldice al Benfica. De origen húngaro, Guttman (en la foto) fue uno de los mejores entrenadores de la historia; trabajó como director técnico del equipo portugués, hasta que en el año de 1962, una serie de desavenencias lo obligaran a salir del club.
Tras su renuncia declaró que sin él, los benfiquistas no volverían a ganar una final de la Copa de Europa. Desde entonces los jugadores no han logrado romper con los malos augurios del técnico.
misterios

3. Maldición gitana afecta el estadio Kassam Stadium. En el 2001, el equipo Oxford United estrenó su nuevo estadio, el cual fue construido sobre unos terrenos que un campesino había cedido a un grupo de gitanos. Tras la fecha de apertura del recinto, se rumoró sobre la existencia de una maldición echada por los antiguos moradores, que afectaría estas tierras y por ende al equipo.
La historia se acrecentó cuando el Oxford United perdió 13 partidos de los 17 jugados. Para contrarrestar la mala racha, los directivos recurrieron a Richard Harris, obispo anglicano de la ciudad, para que liberara al estadio de las “malas vibras”.
A pesar de los intentos por mejorar la situación de la agrupación, el equipo actualmente se encuentra en la quinta división del futbol inglés.
Ocultar

4. Rayo mata a jugadores en África. En 1993, durante un partido de la liga “B” de Camerún, cayó un rayo en la cancha que mató a tres jugadores y lastimó a otros cinco, todos del mismo equipo. El conjunto perjudicado acuso al otro de brujería.
Otro suceso similar ocurrió en el mes de octubre de 1998, cuando once jugadores del Bena Tshadi, un equipo de futbol de la República Popular de El Congo, murieron durante un partido tras ser alcanzados por un rayo que no afectó en absoluto a los jugadores contrarios, quienes resultaron ilesos, indica la-redo.net
Los dirigentes y simpatizantes del equipo afectado han responsabilizado a la brujería del trágico suceso.

5. La bruja de Chascomús, Dora. Es la historia más famosa del futbol de Buenos Aires, Argentina. Dora impuso una maldición al equipo “Quilmes” en el año 1991, porque los cerveceros se negaron a pagarle un sortilegio solicitado.
Quilmes peleaba por el ascenso en esos años y solicitó a la bruja que perjudicase a un rival. Ella así lo hizo, pero la directiva no le quiso pagar.
A partir de ese momento, echó un “mal de ojo” y las oportunidades perdidas del equipo para el ascenso no dejaron de sucederse, incluso en varias temporadas.
Los directivos del club decidieron viajar hasta Chascomús para saldar su deuda con Dora, en vista de que los resultados no terminaban de llegar, llevándose la sorpresa de que ésta ya había fallecido. En el año 2004, cuando se cumplieron los trece años de maldición, el equipo completó una segunda vuelta espectacular, regresando a la primera división.
futbol

6. La maldición de Villanueva. El Deportivo Independiente Medellín, conocido como El Poderoso, es campeón vigente del futbol colombiano, pero no siempre gozó de buena salud; si no todo lo contrario. La historia de este club está marcada por el sufrimiento y la desdicha.
Más de 45 años de ayuno de campeonatos tuvieron como culpable a la popular Gudovina, esposa de un arquero paraguayo del Poderoso, llamado Artemio Villanueva.
La señora Gudovina, tenía fama de hechicera y cuando su esposo fue despedido del Independiente Medellín, maldijo al equipo y juró que jamás sería campeón de nuevo. Pasaron las décadas y a pesar de que El Poderoso tuvo excelentes equipos, nunca logró otra estrella y perdió finales de manera insólita.
A fines de los años 90, un dirigente del equipo paisa viajó a Paraguay, se entrevistó con la señora de Villanueva y ésta deshizo el conjuro. A partir de ese momento, Independiente Medellín se convirtió en el equipo más ganador de la década que acaba de terminar en Colombia con tres campeonatos.
prefiere

7. Uno de los casos paranormales más conocidos en el futbol relaciona a la estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, quien fue señalado como víctima del vudú. La página championsleague.es publicó que un brujo fue contratado para provocarle una grave lesión al jugador de origen portugués y dejarlo fuera de la acción por mucho tiempo. En este video aparece Pepe “El brujo”, el supuesto autor de la más reciente fractura de Cristiano.

link: http://www.youtube.com/watch?v=HAGcDUaJDoM

8. América de Cali fue uno de lo equipos fundadores del futbol profesional en Colombia. Tardó exactamente 31 años en salir campeón en su país, tal y como había predicho uno de sus socios fundadores.
Benjamín Urrea, apodado “Garabato”, dijo que América jamás ganaría nada. A pesar de que ya obtuvo 13 estrellas en el futbol colombiano desde 1979 hasta hoy, los hinchas del equipo insisten en que la maldición de “Garabato” es la culpable de que el equipo Rojo tenga la desdicha de ser el equipo Sudamericano con peor suerte en la Copa Libertadores, tras perder las cuatro finales que jugó.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

9 y 10. En este video realizado por el programa matutino “Venga la alegría”, el conductor Juan Ramón Sáenz señaló dos casos más: el de un jugador árabe quien, tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza, comenzó a realizar movimientos que algunos relacionaron con una posesión; mientras que otros dijeron que fue a consecuencia del impacto.
También recuerda el caso suscitado en la Republica Popular del Congo, donde los 11 jugadores de todo un equipo fallecieron tras la caída de un rayo en la cancha, sin que les pasara nada a los deportistas del equipo contrario.

link: http://www.youtube.com/watch?v=SUUXLJw7sQk

Fuente :http://www.taringa.net/posts/deportes/12055079/10-misterios-que-el-futbol-prefiere-ocultar.html

El misterio del hombre de Cherchen

Detalle del “Hombre de Cherchen”, acostado boca arriba, con la cabeza apoyada sobre una almohada y las piernas flexionadas. Instantanea furtiva del Hombre de Cherchen en su urna del Museo Regional de Xinjiang12

La presencia de momias “europeas” de hasta 4000 años de antigüedad, en una zona de China atravesada por profundas tensiones étnicas, complica las percepciones oficiales sobre el pasado más remoto en el extremo oeste del país.
En el segundo piso del nuevo museo de Xinjiang de la ciudad de Urumchi, capital de la más occidental provincia china, a 3500 kilómetros al oeste de Pekín, se encuentra “el hombre de Cherchen”. Su sala está vacía de visitantes y la voz de la guía china resuena en el silencio del gran espacio de urnas y vitrinas. Quizá contagiada por mi emoción, la mujer explica que está prohibido fotografiar, pero, en un guiño de complicidad, se aleja distraídamente tras señalar donde está la cámara de vigilancia del museo. Es una sutil invitación. De espaldas a la cámara hago cuatro fotos furtivas a uno de los hallazgos más extraordinarios y misteriosos de la arqueología china de finales del siglo XX.

Cherchen (Qiemo, en chino, al oeste de Hotan, en la carretera meridional que atraviesa Xinjiang de este a oeste) es una remota localidad en medio del desierto de Taklamakán, situada a unos 1500 kilómetros de Urumchi por carreteras rodeadas de un mar de arena. No muy lejos del lugar, se encuentra la zona lacustre y salitrosa de Lop Nor, escenario de más de cuarenta detonaciones de la bomba atómica china. En septiembre de 1985, los arqueólogos se toparon allá con un hallazgo inesperado, la momia de un hombre de rasgos europeos perfectamente conservada. Junto con docenas de otras que han ido apareciendo, estas momias demuestran que pueblos de tipo europeo poblaron ésta región hace 3000 y 4000 años, lo que tiene ciertas implicaciones políticamente incorrectas para nacionalistas de diversas confesiones.

El “Hombre de Cherchen” está acostado boca arriba, con la cabeza apoyada sobre una almohada y las piernas flexionadas. Sus rasgos físicos no son asiáticos. Alguien los definió como “célticos”: 1,80 de estatura, pómulos y nariz angulosos, pelo castaño pelirrojo. No se sabe de donde vino: de Bactria, en Afganistán, a través del Pamir, del Altay, al norte, desde el Mediterráneo Oriental, como sostienen algunos….

Su ropa de lana de oveja, perfectamente conservada, es de color Burdeos con un delicado repunte rojo en el extremo. Las piernas están enfundadas, hasta las rodillas, en unos largos calzones de lana de tres colores, rojo, amarillo y azul, todo ello recubierto por unas botas de piel de buey que cubren hasta la misma altura. En el dedo anular de la mano izquierda lleva atado un fragmento de fusta de piel para azuzar al ganado. Dos largas trenzas adornan su peinado. Las manos reposan sobre el abdomen y su rostro, tatuado con espirales de ocre amarillo perfectamente visibles, expresa más amargo cansancio que muerte, como si se fuera a incorporar de un largo sueño.

La momia fue encontrada junto con las de tres mujeres y un bebé, enterrado junto con el biberón más antiguo que se conoce, hecho con pellejo de oveja. Una de las mujeres, de unos 50 años de edad al fallecer, conserva completa su cabellera gris con dos trenzas cogidas con lazos de color naranja. El niño, vestido con la misma lana Burdeos, lleva un gorrito azul también de lana. En los ojos le pusieron dos pequeñas piedras del mismo color -quizá lapislázuli- y su cuerpo está firmemente amortajado por dos cuerdas de lana entrelazadas de color azul y rojo que le da cinco vueltas.

Si todas estas momias son de hace 3000 años, la de la “Bella de Loulan”, una mujer de rasgos europeos que medía 1,55, ha sido datada alrededor del 2000 antes de Cristo. En su pelo, adornado con una pluma de ave, y en las cejas encontraron infinidad de liendres y piojos, así como un único chinche. Sus pulmones habían inhalado mucho humo y filtrado mucho polvo de arena, prueba de que las tempestades de arena, tan comunes hoy aquí, ya eran frecuentes entonces. Sus órganos internos, su piel tatuada, su ADN, sus zapatos con señales de haber sido remendados en múltiples ocasiones, han sido analizados en media docena de institutos científicos de Shanghai.

Resulta difícil sobreponerse a la excitación que estos restos provocan. Cuando algunas de estas personas murieron, las pirámides de Egipto ya existían desde hacia unos 500 años pero grandes faraones como Ramses II tenían aun por delante medio milenio antes de hacer su aparición en la historia.

“En Mesopotamia, los sumerios, inventores de la primera escritura ya habían salido de la escena, y Hammurabi iba a redactar su famoso código pronto; griegos y romanos aun no habían llegado a Grecia e Italia desde el noreste y el “Hombre de Hielo” de la Edad de Piedra tardía, encontrado en un glaciar de los Alpes en 1991, había muerto hacia algo más de mil años”, dice la profesora Elizabeth Barber del Occidental College de Los Angeles. Europa se encontraba en la Edad de Bronce.

Casi todos los cuerpos fueron encontrados con un pequeño saco lleno de semillas de diversos granos, para que sus espíritus pudieran seguir practicando la agricultura en el más allá. Apenas hay armas. Todo el conjunto trasmite una sensación de intensa ternura, que contrasta con las polémicas y oportunismos que suscita.

Xinjiang es una zona étnicamente conflictiva. El irredentismo de la minoría uigur es implacablemente aplastado por el gobierno chino. Para muchos uigures, la autonomía de la región es ficticia, y en ese contexto, la polémica sobre quien llegó primero a ésta zona en la que históricamente se han cruzado e interactuado, sin análogos en el mundo, cuatro de las mayores civilizaciones de la historia (India, China, Persa y grecolatina) alcanza niveles de despropósito.

“Esas momias son nuestros antepasados, los chinos dicen que ya estaban aquí hace 2000 años, pues bien, nosotros hace 4000″, dice con pasión un activista nacionalista uigur.

La realidad es que los uigures llegaron a Xinjiang en el siglo VII de nuestra era y que las pruebas de ADN no denotan ningún “vinculo directo” con ellos, dice el profesor Víctor Mair, de la Universidad de Pensylvannia. Pero tampoco con los chinos.

Mair sostiene que entre el 2000 y el 1000 antes de Cristo los “únicos” habitantes de ésta región eran gente de rasgos europeos y que los pueblos de Asia Oriental comenzaron a aparecer por aquí hace unos 3000 años. Algunos especialistas occidentales militan en la causa de la “europeicidad original” de la región, ignorando el hecho de que otras momias presentan caracteres asiáticos, que la investigación está lejos de concluir, y que el concepto “Europa” es absolutamente irrelevante cuando hablamos de hace 4000 años.

En otra momia, muy posterior, que se encuentra en un museo de Pekín, y muy representativa de lo que es y ha sido históricamente el Xinjiang, un funcionario de la dinastía Han, con una bella máscara mortuoria china, aparece vestido con una capa de seda cuya parte superior está adornada con motivos helenísticos, mientras que en el faldón los estampados son inconfundiblemente persas.

“Algunos especialistas americanos se han dedicado con emoción y entusiasmo a la investigación de esos pueblos y culturas, apoyamos y admiramos ese entusiasmo hacia la investigación científica. Sin embargo, en China un pequeño grupo de separatistas étnicos han aprovechado la oportunidad para crear problemas y actúan como bufones. Algunos de ellos se presentan como descendientes de esa antigua “gente blanca” con el propósito de dividir la patria”, dice el académico chino Ji Xianli, que pontifica así sobre la “línea correcta”.

La idea de una civilización china encerrada en sí misma y autosuficiente, también se resiente. Las momias confirman que los contactos entre oriente y occidente se remontan aquí a épocas mucho más remotas que las de la expedición de Alejandro Magno o de la famosa Ruta de la Seda.

A diferencia de las momias de Egipto, las de Xinjiang no sufrieron ninguna preparación ni manipulación humana previa. Su conservación a lo largo de 4000 años ha sido una obra exclusiva de la naturaleza. En primer lugar de la sequedad y aridez del entorno.

La región está rodeada de montañas (cordilleras de Altun, Karakorum y Kunlun al sur, el Pamir al oeste, y el Tian Shan al norte), que impiden la llegada de la humedad de los océanos Indico, Atlántico y Ártico. Xinjiang es la región del planeta más alejada del mar. Con precipitaciones de 16 a 30 milímetros anuales, ésta es una de las zonas más secas del mundo. Los estudios sugieren que las condiciones eran prácticamente las mismas hace 4500 años.

A esas condiciones se suma la gran concentración de sal en el suelo, así como la ventilación que tenían los enterramientos, con féretros de madera que no estaban cerrados herméticamente y sobre los que se depositaban ramas, lo que facilitaba la ventilación. Todo eso complicaba el trabajo de las bacterias y microbios responsables de la descomposición de los cadáveres.

¿Cómo podía vivir, e incluso practicar la agricultura y la ganadería, toda esa gente en un medio hoy completamente inhabitable y carente de vegetación?. La respuesta a esta pregunta está en el agua. Hasta hace solo mil años, los glaciares del Kunlun y de las otras cordilleras que alimentan los ríos que fluyen hacia el Desierto de Taklamakán, fundían una cantidad de agua mucho mayor que en la actualidad. Los ríos de los que dependía la vida en decenas de asentamientos humanos en medio del desierto, se secaron o perdieron vigor, y el desierto avanzó unos 100 kilómetros, cubriendo de arena ciudades y templos. La sequedad preservó restos de asentamientos -y hasta de árboles frutales- que habían sido florecientes hasta el siglo VIII y filtrado todo tipo de influencias, persas, chinas, indias, y helenísticas a lo largo de la ruta de la seda.

“Aunque era árido, el medio ambiente era mucho más favorable, había más cursos de agua, más árboles y se podía sostener cierta agricultura y ganadería en lugares hoy absolutamente desérticos e inhabitables”, dice el arqueólogo Wang Binghua. “Aunque las condiciones de vida eran duras, eran mucho mejores que las actuales”, dice.

Para éste gran especialista chino, que ha dedicado su vida a ellas, las momias demuestran que, “gente de diversas razas convivió en esta región desde épocas históricas muy remotas”, lo que quizá es la lectura más actual del fenómeno, teniendo en cuenta las tensiones latentes entre chinos y uigures que perviven aquí, pese al dinámico desarrollo que la región conoce.

Fuente:

http://arquehistoria.com/historiasmomias-el-hombre-de-cherchen-43

La Maldicion de Jayne Mansfield


Si hubo una época dorada en las cumbres de Hollywood fueron los cincuenta, donde el glamour reinaba entre sus celebridades, todas muy bellas y con carreras que se iniciaban entre laureles de éxito. Sin embargo, como toda belleza tras una profunda contemplación, ese sueño dorado tenía un reverso oscuro y perverso. Son muchas las leyendas negras que se crearon en aquel momento en la industria del cine, algunas rocambolescas y otras son producto de enigmáticas muertes.

Si hablamos de erotismo e iconos sexuales de aquella época, Jane Mansfield es probablemente junto a Marilyn Monroe una rubia difícilmente de olvidar. Curiosamente, fue imitando a ésta como se dio a conocer. Jayne Mansfield (Vera Jayne Palmer antes de teñirse) nació en Pennsylvania y su vida estuvo marcada por la tragedia desde su inicio, su padre falleció cuando ella sólo tenía tres años y lo hizo curiosamente conduciendo, un ataque al corazón acompañado de su esposa y su dulce hija. Su madre no tardó en volverse a casar y se mudaron a Dallas (Texas), donde la joven comenzó a entrarle el gusanillo de la interpretación y comenzó a realizar cursos en la escuela. Sin embargo, fue una pasión que alternó con otra pasión más carnal. Jayne se casó con apenas 16 años y fue madre ese mismo año de un niño, lo cuál la separó un poco de su sueño por actuar. Fue cuatro años más tarde cuando la joven se muda a Los Angeles en busca de su sueño, seguida de su complaciente marido y su hijo pequeño.

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Vestida con un look más que similar al de Marilyn Monroe, Jayne comienza ahacerse un nombre a través de ganar certámenes de belleza que, junto a sus clases de interpretación, hacen que la rubia explosiva vaya haciéndose con pequeños papeles. Se hizo un pequeño hueco en el género de la comedia pero su carrera no acababa de despegar del todo, los directores focalizaban todo su interés por ella en sus atributos físicos y hay quien cruelmente la calificaba como “la fotocopia vulgar de la Monroe”. No sólo su carrera se tambaleaba, también su matrimonio y al que le siguió una segunda boda con tres hijos más. Hasta el momento, Jayne Mansfield realizó mediocres films en los que resalta “Bésalas por mi” y “Una mujer de cuidado”, ambas en 1957.

 

La joven parecía no encontrar su sitio, las propuestas de películas eran cada vez peores y su vida sentimental había sido continuamente un vaivén de sentimientos y personas. Se cuenta que Jayne Mansfield cubría esa pena a base de asistir a todas las fiestas a las que Hollywood le abría las puertas, donde se pudo codear con grandes celebridades de la época y algunas amistades nada recomendables.

Tras divorciarse de Paul Mansfield (su primer esposo), se casó en 1958 con el culturista y actor ocasional húngaro Mickey Hargitay, que había obtenido el título de Mister Universo en 1955 y a quien conoció durante el rodaje de “Una mujer de cuidado”

Hargitay y Mansfield fueron padres de tres hijos (dos niños y una niña) antes de divorciarse en 1963. Su hija Mariska Hargitay es una actriz, famosa sobre todo por su papel de detective en la serie televisiva Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales.

Magia Negra y Muerte

Fue en una de esas fiestas, donde la joven conoció a Antón LaVey, el Papa Negro de Hollywood y fundador de su satánica iglesia. Este oscuro personaje ya se había obsesionado antes con la rubia Marilyn Monroe y supo persuadirla hasta acabar conseguir compartir cama con ella. Tras la fatídica muerte de la rubia tentación, LeVey vio en Jayne Mansfield su perfecta sucesora.

 Anton lavey.jpg

Curiosamente, nuestra protagonista sentía una oscura fascinación por este enfermizo personaje que proclamaba su amor a Satán y su fama de poderoso mago. Anton LeVey le pidió a la joven que se vistiese igual que Marilyn, posara como ella y se desnudara de la misma manera y con la misma rapidez. Jayne fue tentada y lo hizo pese a que en aquel momento estaba iniciando una nueva relación.

Cuando el joven novio de Jayne, Sam Brody, se enteró de la vinculación de la actriz con la Iglesia de Satán entró en cólera y decidió presentarse en el despacho de LeVey, amenazándole que iba a romperle todos sus huesos si no dejaba de tener contacto con Jayne. LeVey, con su tenebrosa mirada, miró al joven y le maldijo, auguró una cercana muerte para él y su guapa Jayne Mansfield.

Tras aquella declarada maldición satánica por parte del Papa Negro, las desgracias se agolparon alrededor de la joven actriz. En un plazo de un escaso mes, a Jayne le robaron las joyas durante una visita a Japón, fue acusada de evasión de impuestos por el Gobierno de Venezuela, uno de sus hijos fue atacado por un león en un zoológico y poco después tuvo lugar el clímax de la terrible maldición, la fatídica noche en la que Jayne Mansfield perdió la vida a la temprana edad de 34 años. El 28 de junio de 1967, Matt Brody y Mansfield salían disparados por el parabrisas de su descapotable al tomar la curva cerrada de una enfangada carretera a más de 130.

Cuando Anton LeVey recibió la terrible noticia, acababa de recortar el anuncio del perfume Channel nº5 de su desaparecida amiga y se fijó que curiosamente en el reverso de dicha hojaaparecía una foto de la fallecida pareja tomada la noche anterior y que, al recortar el anuncio, las tijeras habían decapitado la cabeza de la joven de la misma manera que acababa de suceder. ¿Fue todo esto victima del cólera de un tenebroso Papa Negro?, ¿murió Jayne Mansfield a consecuencia de aquella maldición lanzada?

 Leyenda urbana

Lo tenebroso fue cuando la ambulancia llegó al lugar y no encontraron la cabeza de la joven. Jayne siempre había sido amiga de las excentricidades y era famoso su caniche teñido de rosa. Cuando el animal fue el único que salió ileso, encontraron a aquel perro rosado con algo redondo con lo que distraerse

Richard Kuklinski: El hombre de hielo

Un asesino a sueldo despiadado que llevaba una doble vida como esposo y padre de familia. Por la frialda y la naturalidad con que ejecutaba a sus victimas fue apodado “The Iceman” (el Hombre de Hielo).

Richard Leonard Kuklinski (New Jersey, 11 de abril, 1935Trenton, 5 de marzo, 2006) conocido como “The Iceman” (el Hombre de Hielo) fue un asesino a sueldo norteamericano.

Primeros años

Kuklinski nació en un proyecto de viviendas en Jersey City, Nueva Jersey , a una familia de mezcla de polaco y de irlandés-americano- descenso. Su padre, Stanley Kuklinski, era un alcohólico que con frecuencia abusa de su esposa y sus hijos. Tenía un hermano, Joseph Kuklinski (1944-2003) que fue condenado por violar y asesinar a una niña de 12 años de edad.

Kuklinski pasó el resto de su vida de fantasías acerca de matar a su padre. Cuando se le preguntó sobre los crímenes de su hermano José, él contestó: “Venimos de un mismo padre”.  Su madre, Anna McNally Kuklinski, también era abusivo con Richard, golpeándolo con palos de escoba y otros objetos del hogar para que dejara de robar .

En 1940, Stanley Kuklinski golpear a su hijo, Florian, a la muerte. En la secuela, la familia Kuklinski le mintió a la policía, diciendo que Florian había caído de unas escaleras.

A la edad de 10 años, Richard Kuklinski comenzó a actuar en contra de los sacerdotes y monjas en la católica escuela parroquial que asistieron.

Primer  Asesinato

En 1949, Kuklinski, 14, emboscaron y golpearon a Charley Lane, el líder de una pequeña pandilla de adolescentes conocido como “Los Chicos del proyecto”, que lo había acosado durante algún tiempo.  Después de una paliza Kuklinski buscó venganza, atacando Lane, con una madera gruesa espiga , con el tiempo lo golpearon hasta la muerte, aunque negó querer matar a Lane. Kuklinski luego arrojó el cuerpo de Lane desde un puente en el sur de New Jersey después de quitar los dientes y cortando la punta de sus dedos con un hacha en un esfuerzo por evitar la identificación del cuerpo.  A continuación, pasó a la golpearon salvajemente a los otros seis chicos de Lane de las pandillas. Más tarde bromeó con que “dar es mejor que recibir.

Carrera Criminal

Ejecutó buena parte de sus asesinatos por encargo de la mafia italiana de Nueva York, más precisamente de la Familia criminal Gambino para quienes trabajó durante un par de décadas. Sus víctimas iban desde simples deudores de apuestas a connotados capos de la mafia, como Paul Castellano, Carmine Galante y su propio jefe directo, Roy DeMeo. También es sabido que John Gotti lo contrató para matar a un vecino suyo que había atropellado a su hijo accidentalmente, y que desempeñó un papel activo en la muerte de Jimmy Hoffa.

Sus variados métodos para asesinar incluían desde un picahielo a un mazo, pasando por pistolas, ballestas, cianuro, e inclusive el uso de roedores.

Su detención y confesión en 1986 sorprendió a sus familiares y amigos, quienes lo consideraban un hombre correcto, además de un padre de familia ejemplar. En entrevistas posteriores reconoció haber matado alrededor de 200 personas a lo largo de su carrera delictual entre los años 1948 y 1986.

En un documental que permitió realizar a la cadena de televisión HBO sobre su vida, estando en prisión, declaró que, en su caso, “el asesinato era vocacional”, pues quitar la vida a sus víctimas le causaba placer.

En 1988 fue sentenciado a dos cadenas perpetuas. Falleció por causas desconocidas en la prisión de Trenton el 5 de marzo de 2006

Vida personal:

En 1960 conoció a la que se convirtió en su mujer, Bárbara Pedrin, con la que tuvo tres hijos y que lo define como un hombre romántico y un buen padre. Dice que enterarse del trabajo real de su marido fue una conmoción, que no podía imaginarlo siquiera, aunque reconoce que no le hacía preguntas cuando tenía que salir de casa por motivos de trabajo.
Sse cuenta que tenía ataques de furia y que le decía a su hija Merrick que si alguna vez mataba a su madre, luego tendría que matarles a ellos también, para no dejar testigos, aunque le decía que a ella sería a la que más le costaría matar. Desde luego, en la entrevista que estoy comentando no se deja entrever ningún episodio violento dentro de la familia, pero al parecer sí que tuvieron lugar.

admite que lo que más le gustaba era estar en casa, con su familia. Se muestran escenas de videos caseros, escenas normales de una familia feliz. Era como si llevase dos vidas diferentes. Su intención era mostrarles a sus hijas “el lado bueno de la vida, no el malo”.

Cuenta que una Nochebuena tuvo que salir a cobrar una deuda. El tipo no quería pagarle, así que lo mató con una pistola. Estaban dentro de un coche y le disparó. “Fue muy ruidoso, me estuvieron pitando los oídos un buen rato”. Luego regresó a casa y se puso a preparar los juguetes de Navidad para los niños. En la televisión dijeron que se trataba de un asesinato relacionado con la Mafia. “Aquella fue la primera vez que supe que estaba relacionado con la Mafia”, sonríe. El entrevistador le pregunta cómo se sintió y él se queda un momento en silencio, como pensando, y al fin dice: “Estaba enfadado porque no podía montar el maldito vagón”.

Su mujer, en un momento determinado, dice: “Somos la familia de Richard Kuklinski y ya no somos nosotros mismos”.

Apodo:

El apodo de “Hombre de Hielo” se lo ganó por el hecho de congelar algunos cuerpos con el fin de despistar a la policía sobre el momento en que cometió los crímenes. En 1983 mantuvo el cuerpo de Louise Masgay congelado durante dos años, pero cuando lo encontraron, se dieron cuenta de que había hielo en su interior. Fue un error. Si hubiera esperado unas horas más nadie se habría dado cuenta de lo que ocurría.Pero lo cierto es que, con cincuenta años, Kuklinski se sentía cansado y comenzó a cometer errores. También era más despiadado. Mató a varios de sus socios. La policía sospechaba de él y el agente Dominick Polifone, consiguió infiltrarse y reunir pruebas en su contra. El motivo que dio para sus crímenes fue que se trataba de “cuestiones de negocios”.

Arresto

El 17 de diciembre de 1986, Kuklinski se reunió con un agente federal para obtener el cianuro por un asesinato planeado. Fue detenido en un retén de dos horas más tarde. Un arma fue encontrada en el coche y su esposa fue acusado de tratar de evitar su detención. Fue acusado de cinco cargos de asesinato y seis violaciones de armas, así como de intento de homicidio, robo y tentativa de robo.

Muerte

Kuklinski falleció a la edad de 70 a las 1:15 am el 5 de marzo de 2006. Él estaba en un ala de seguridad en San Francis Medical Center en Trenton, Nueva Jersey , en el momento, aunque el momento de su muerte ha sido etiquetado como sospechoso; Kuklinski fue programado para testificar que el ex criminal Gambino familia subjefe Sammy Gravano le había ordenado el asesinato de Nueva York Departamento de Policía de detective Peter Calabro. Kuklinski había admitido haber matado a Calabro con una escopeta en la noche del 14 de marzo de 1980. Negó saber que Calabro fue un oficial de policía, pero dijo que le habría asesinado a pesar de todo. [20] En el momento Kuklinski fue programado para testificar, Gravano fue encarcelado ya por un cargo no relacionado, cumpliendo una condena de 19 años para el funcionamiento de una el éxtasis del anillo en Arizona . Kuklinski también declaró a los miembros de la familia que creía que “ellos” le estaban envenenando. Pocos días después de la muerte de Kuklinski, la fiscalía retiró todos los cargos en contra Gravano, diciendo que sin el testimonio de Kuklinski no había pruebas suficientes para continuar. A petición de la familia de Kuklinski, el patólogo forense Michael Badenexaminaron los resultados de la autopsia Kuklinski para determinar si había pruebas de envenenamiento. Baden-concluyó que murió de causas naturales.

Rocky :Leyenda Urbana

Imagen enviada

Rocky
Sucedió en Chicago, EEUU, en 1998. El pastor alemán se llamaba Rocky y tenía doce años viviendo con la familia Losh. Luego de tratar durante más de una década, la Sra. Losh quedó embarazada y dio a luz una niña a quien llamaron Sharon.
Antes de nacer Sharon, la familia Losh estaba compuesta por el matrimonio y Rocky, quien con el pasar de los años se había convertido en un perro gruñón y malhumorado, que no daba muchas muestras de estar muy contento con la llegada de la bebé a la familia, razón por la cual los Losh estaban contemplando deshacerse del animal, ante el temor de que le pudiera hacer daño a la niña.
Aquella fría noche de invierno, con un viento que cortaba la cara, el matrimonio decidió dejar a Rocky y a Sharon en el pequeño “townhouse” a fin de asistir a una urgente junta de condominio para tratar un asunto que tenía que ver con el cambio de sistema de calefacción de todo el sector. Cuando al cabo de una hora los padres de Sharon regresaron a casa, se encontraron a Rocky ensangrentado, echado plácidamente sobre la alfombra de la entrada. Era evidente que había atacado a la niña. Clayton tomó su arma y sin que le temblara el pulso le disparó al perro en el mero centro de su cráneo. Una vez comprobado que el animal estaba muerto, corrieron al cuarto de Sharon. ¡Sus ojos nopodían dar crédito de lo que allí se encontraron! Ante la cuna de la niña yacía, desangrado, un hombre desconocido. Más tarde la policía lo identificó como Johnson Mackenzie, un sospechoso de varios secuestros de niños en el estado de Illinois.

La Desaparición De D. B. Cooper

D. B. Cooper es el nombre atribuido a un hombre que secuestró un avión Boeing 727 en los Estados Unidos el 24 de noviembre de 1971, recibió un rescate de US$200 000 y saltó en paracaídas desde la aeronave.su identidad y su paradero nunca se supo.

Artículo destacado
D. B. Cooper
DBCooper.jpg
Retrato robot del FBI de D.B. Cooper (1972)
Cargo(s) Secuestro de un Boeing 727
Ocupación Desconocida

D. B. Cooper es el nombre atribuido a un hombre que secuestró un avión Boeing 727 en los Estados Unidos el 24 de noviembre de 1971, recibió un rescate de US$200 000 y saltó en paracaídas desde la aeronave.1 El nombre que el secuestrador usó para abordar el avión fue Dan Cooper. Sin embargo, las iniciales «D. B.» se asociaron permanentemente con el secuestrador debido a un error de comunicación con la prensa, que tuvo conocimiento de que poco después del secuestro el FBI había interrogado a un hombre de Portland llamado D. B. Cooper, quien nunca fue considerado un sospechoso importante.2

Secuestro

El miércoles 24 de noviembre de 1971, un día antes del día de Acción de Gracias en Estados Unidos, un pasajero que viajaba bajo el nombre de Dan Cooper abordó un Boeing 727-100 en el vuelo 305 (número de registro de la FAA N467US) de Northwest Orient (posteriormente Northwest Airlines) que partía del Aeropuerto Internacional de Portland con destino a Seattle, Washington.8 Dan Cooper fue descrito como un hombre de unos 45 años, con una altura entre 1,78 y 1,83 metros que ese día llevaba una gabardina negra, mocasines, traje oscuro, camisa blanca, corbata negra, gafas de sol oscuras y un alfiler de corbata hecho de madreperla.9 Se sentó en la parte trasera del avión en el asiento 18C y después de que la nave despegara, le entregó una nota a la azafata Florence Schaffner,10 que se encontraba sentada en un asiento plegable cerca de la salida trasera, justo a la derecha del asiento de Cooper. Ella pensó que se trataba de su número de teléfono, por lo que guardó la nota en su bolsillo sin leer su contenido.11 Sin embargo, Cooper se le acercó y le dijo: «Señorita, mejor lea lo que hay en esa nota. Tengo una bomba».12 En el mensaje estaba escrito: «Tengo una bomba en mi maletín. La usaré si es necesario. Quiero que se siente junto a mí».13

La nota también pedía US$200 000 en billetes sin marcar y dos sets de paracaídas (dos paracaídas de espalda y dos paracaídas de emergencia)14 y explicaba detalladamente cómo se debían entregar estos objetos una vez que el avión aterrizara en el Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma; si no se cumplían sus demandas, haría estallar el avión.15 Cuando la azafata informó a la cabina de vuelo sobre Cooper y sus demandas, el piloto, William Scott, contactó con el control del tráfico aéreo de Seattle-Tacoma, quienes a su vez se pusieron en contacto con la policía de Seattle y el FBI. La agencia se puso en contacto con el presidente de Northwest Orient, Donald Nyrop, quien pidió a Scott que cooperase con el secuestrador.14 El piloto ordenó a Schaffner volver a la parte trasera del avión y sentarse junto a Cooper para tratar de averiguar si la bomba era real. Cuando el secuestrador descubrió las intenciones de la azafata, abrió su maletín momentáneamente, lo suficiente para que Schaffner viera varios cilindros rojos, una gran batería y cables, convenciéndose de que la bomba era verdadera.16 Cooper le ordenó que le dijera al piloto que no aterrizara hasta que el dinero y los paracaídas estuvieran listos en el aeropuerto. Schaffner regresó a la cabina para entregar las instrucciones del secuestrador.14

Intercambio de pasajeros

Póster editado por el FBI para la captura de D. B. Cooper.

Después de que las demandas fueran comunicadas a las autoridades, el avión empezó a sobrevolar el Puget Sound, un estrecho marítimo cerca de Seattle. Mientras recolectaban el dinero, los agentes del FBI siguieron las instrucciones de usar sólo billetes sin marcar, pero decidieron usar billetes impresos principalmente en 1969 y con números de serie empezando con la letra L, emitidos por el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.17 Asimismo, los agentes pasaron rápidamente los 10 000 billetes de 20 dólares por un dispositivo Recordak para crear una fotografía en microfilm de cada uno y así grabar los números de serie.15 18 Las autoridades inicialmente pretendían usar paracaídas militares de la Base de la Fuerza Aérea McChord, pero Cooper especificó que quería paracaídas civiles que tuvieran cordones de apertura manuales. La policía de Seattle encontró unos ejemplares como los que exigía el secuestrador en una escuela local de paracaidismo.17

Mientras tanto, Cooper permaneció sentado en el avión bebiendo un cóctel de bourbon whisky con soda de limón por el que ofreció pagar. Tina Mucklow, una azafata que permaneció junto al secuestrador la mayor parte del tiempo, lo describió como una persona agradable y lo suficientemente considerada para pedir que le dieran comida a la tripulación después del aterrizaje en Seattle.17 Sin embargo, los investigadores del FBI afirmaron que el secuestrador era obsceno y que usaba «malas palabras».17 A las 17:24, el control de tráfico del aeropuerto le comunicó a Scott que las demandas de Cooper habían sido cumplidas. Entonces el secuestrador permitió al piloto aterrizar. El avión tocó tierra a las 17:39.19 Posteriormente, Cooper ordenó a Scott que llevara la aeronave a una sección remota de la pista y que atenuara las luces en la cabina para evitar a los francotiradores de la policía. Asimismo, pidió al control de tráfico que enviara a una persona a entregar los $200 000 y los paracaídas.19 La persona elegida, un empleado de Northwest Orient, se acercó hasta el avión y entregó los objetos a la azafata Mucklow a través de las escaleras traseras. Pocos minutos después, Cooper liberó a los 36 pasajeros y a la azafata Schaffner, pero retuvo al piloto Scott, la azafata Mucklow, el primer oficial Bob Rataczak y al ingeniero de vuelo H.E. Anderson.19

En ese momento, los agentes del FBI desconocían las intenciones del secuestrador y estaban perplejos por su demanda de cuatro paracaídas. Asimismo, se preguntaban si tendría un cómplice a bordo o si los paracaídas eran para los cuatro miembros de la tripulación que permanecían con él.17 Nunca antes había intentado alguien saltar en paracaídas desde un avión comercial secuestrado. Mientras la aeronave era reabastecida, un oficial de la Administración Federal de Aviación, que quería explicar al secuestrador las implicaciones legales de la piratería aérea, caminó hasta la puerta del avión y pidió permiso a Cooper para abordar el avión, pero éste se lo negó al instante.20 Una bolsa de vapor en el motor del camión con gasolina retrasó el proceso de reabastecimiento y Cooper empezó a sospechar cuando, después de 15 minutos, no habían acabado. El secuestrador amenazó nuevamente con hacer estallar el avión, por lo que los encargados del abastecimiento aceleraron la tarea hasta completarla.19

De vuelta en los aires

Después del reabastecimiento y de una inspección detallada del dinero y los paracaídas, Cooper ordenó a la tripulación despegar nuevamente a las 19:40. También decidió que volaran con rumbo a México, D. F., a una velocidad relativamente baja de 170 nudos (320 km/h), a una altitud de 3 000 m (la altitud normal de crucero es entre 7 600 y 11 000 m), con los trenes de aterrizaje desplegados y con 15 grados de flaps.21 Sin embargo, el primer oficial Rataczak le dijo que el avión sólo podría volar 1 600 km bajo esas condiciones, por lo que Cooper y la tripulación discutieron otras rutas antes de decidir volar hasta Reno, Nevada, en donde se reabastecerían nuevamente.19 También decidieron volar en la ruta Victor 23, una ruta aérea federal que transcurre al oeste de la cordillera de las Cascadas. Asimismo, Cooper ordenó a Scott que dejara la cabina despresurizada, ya que esto evitaría una salida violenta de aire y facilitaría la apertura de cualquier puerta para saltar en paracaídas.19

Inmediatamente después del despegue, Cooper pidió a Mucklow, quien había estado sentada junto a él, que volviera a la cabina y que permaneciera allí.22 Antes de que pasara tras las cortinas que separaban primera clase de clase económica, la azafata vio al secuestrador atando algo a su cintura. Momentos más tarde en la cabina, la tripulación observó una luz intermitente indicando que Cooper intentaba abrir la puerta trasera de la aeronave. A través del interfono, Scott le preguntó si había algo que pudieran hacer por él, a lo que el secuestrador respondió: «¡No!».22

Boeing 727 con la puerta trasera abierta.

La tripulación empezó a notar un cambio de presión en la cabina: Cooper había abierto la puerta trasera y había saltado del avión.2 Esta fue la última vez que se supo de él. El FBI cree que el salto fue realizado a las 20:13 sobre el suroeste del estado de Washington ya que a esta hora las escaleras traseras se sacudieron, posiblemente en el instante en que abandonó la aeronave. En ese momento, el avión estaba volando a través de una tormenta y la nubosidad impedía ver el suelo.7 Debido a la mala visibilidad, los aviones de caza F-106 que seguían la aeronave no se dieron cuenta del salto del secuestrador.23 Inicialmente se creyó que había aterrizado al sureste del área no incorporada de Ariel (Washington), cerca del lago Merwin, 48 km al norte de Portland (Oregón).24 Teorías posteriores, basadas en varias fuentes tales como el testimonio del piloto de Continental Airlines, Tom Bohan —quien volaba a 1 200 metros sobre el vuelo 305 y 4 minutos detrás del mismo— ubican la zona del aterrizaje a 32 km al este de ese punto.25

Después de 2 horas y media del despegue en Seattle, el avión, con la compuerta trasera abierta, aterrizó en Reno a las 22:15.22 El aeropuerto y la pista fueron rodeados por agentes del FBI y de la policía local. Tras comunicarse con el capitán Scott, se determinó que Cooper había abandonado la aeronave y los agentes abordaron el avión para buscar cualquier evidencia que hubiera dejado, encontrando varias huellas dactilares, una corbata con un alfiler de madreperla, dos de los cuatro paracaídas y ocho colillas de cigarrillos.26 Sin embargo, no había rastros del maletín del secuestrador, el dinero y la bolsa que lo contenía y los dos paracaídas restantes. Las personas que habían interactuado con Cooper a bordo del avión y en tierra fueron interrogadas para crear un retrato robot. La mayoría de los testigos proporcionaron la misma descripción, por lo que el FBI estima que el retrato es una representación fiel de Cooper y lo utiliza en todos los pósters en los que se requiere su captura.27 7

Desaparición

Animación del salto de Cooper desde la puerta trasera del Boeing 727. La puerta no había sido diseñada para ser abierta durante el vuelo y era operada por gravedad, por lo que permaneció abierta hasta que el avión aterrizó.

Aunque a finales de 1971 y principios del año siguiente se llevaron a cabo diversas búsquedas aéreas y terrestres en un área de 73 km² en donde se creía que Cooper había aterrizado, no se encontró ningún rastro del secuestrador o de su paracaídas. La velocidad del avión (91 metros por segundo), las diferencias de altitud y la incertidumbre del momento del salto dificultaron la determinación del punto exacto de aterrizaje. Debido a esto, el FBI cree que Cooper no sabía dónde iba a aterrizar, por lo que probablemente no había un cómplice en tierra que lo ayudase a escapar.7 Inicialmente, el FBI trabajó junto a los policías de los condados de Clark y Cowlitz, quienes realizaron búsquedas a pie y en helicóptero. Otros patrullaron el Lago Merwin y el Lago Yale en botes.28 Pese a que con el paso del tiempo no aparecía ningún tipo de pistas, la llegada del deshielo con la primavera boreal favoreció que se realizara una búsqueda terrestre extensiva, llevada a cabo por el FBI y más de 200 miembros del Ejército de los Estados Unidos que estaban estacionados en Fort Lewis. La expedición examinó metro por metro del área estimada de aterrizaje durante 18 días consecutivos del mes de marzo y por otros 18 días en abril de 1972. Después de seis semanas, la búsqueda no rindió ningún resultado,29 por lo que existe controversia sobre si Cooper aterrizó realmente en esa área o si sobrevivió al salto.

Mientras tanto, el FBI empezó a rastrear los 10 000 billetes de $20 usados para el rescate, dando a conocer los números de serie a bancos, compañías financieras y otros negocios. Asimismo, varias agencias policiales alrededor del mundo, incluyendo Scotland Yard, recibieron información sobre Cooper y los números de serie de los billetes. Durante los meses que siguieron al secuestro, Northwest Airlines ofreció una recompensa del 15 por ciento del dinero que se recuperara hasta un máximo de $25 000, pero la aerolínea retiró la oferta al no aparecer ninguna prueba.30 En noviembre de 1973, The Oregon Journal, un periódico de Portland, publicó por primera vez y con permiso del FBI los números de serie y ofreció $1 000 a la primera persona que encontrara uno de los billetes de $20.30 Posteriormente, el Seattle Post-Intelligencer ofreció una recompensa de $5 000 por uno de los billetes.31 A pesar del interés desatado por estas recompensas, los periódicos nunca recibieron ninguno de los billetes del rescate. Durante la década que precedió el secuestro, la policía local y el FBI habían resuelto dos crímenes importantes en el noroeste de los Estados Unidos (un robo de banco y una extorsión) rastreando los números de serie de los billetes y en ambos casos las autoridades tardaron sólo varias semanas en atrapar a los criminales que habían usado el dinero en un área cercana pocos días después del crimen,32 circunstancia que no ocurrió en el caso de Cooper.

Fotografía de algunos de los billetes recuperados por Ingram en 1980.

Con el paso de los años, nuevas evidencias fueron apareciendo. A finales de 1978, un cazador que se encontraba al norte del área estimada de aterrizaje encontró una pancarta con instrucciones para abrir la puerta trasera de un Boeing 727. Después de ser analizada, se determinó que pertenecía a la puerta del avión secuestrado.33 El 10 de febrero de 1980, Brian Ingram, un niño de ocho años que estaba de pic-nic con su familia, encontró $5.880 en billetes semidestruidos (un total de 294 billetes de $20 todavía atados en bandas elásticas) aproximadamente a 12 metros de la orilla del río Columbia a 8 km al noroeste de Vancouver (Washington).34 Después de comparar los números de serie de estos billetes con los de los billetes entregados a Cooper, se determinó que el dinero encontrado por Ingram era parte del rescate pagado nueve años atrás.33 Varios científicos locales reclutados por el FBI declararon que el dinero pudo haber llegado a ese lugar después de que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos dragara varias secciones del río en 1974. Otros expertos, incluyendo al geólogo Leonard Palmer de la Portland State University, estimaron que el dinero tuvo que haber llegado después de que el dragado hubiera finalizado ya que Ingram encontró los billetes sobre depósitos de arcilla que habían sido removidos del río por la draga.35 Varios investigadores e hidrólogos creen que los billetes llegaron al río Columbia a través de uno de sus afluentes, posiblemente el río Washougal, el cual nace en el área donde se cree que aterrizó Cooper.

El descubrimiento de los $5 880 respaldó la teoría del FBI de que Cooper no sobrevivió al salto ya que era improbable que un criminal dejara atrás parte de un botín por el que arriesgó su vida. Las autoridades conservaron los billetes recuperados hasta 1986, cuando una corte repartió el dinero entre Ingram, el FBI, Northwest Airlines y su compañía de seguros.36 El 13 de junio de 2008, de acuerdo con los deseos de Ingram, la casa de subastas Heritage Auctions vendió 15 de los billetes en Dallas (Texas), a varios compradores por un total de más de $37 000.37

Con la excepción del dinero recuperado por Ingram, el resto del rescate continúa desaparecido. Los números de serie de los 9.998 billetes entregados al secuestrador se encuentran en una base de datos que puede ser consultada por el público a través de un motor de búsqueda.38

Sospechosos

Retrato de Cooper por el FBI con progresión de edad.

El FBI ha investigado más de 1 000 sospechosos y descartado a casi todos como el verdadero secuestrador.4 La agencia cree que Cooper estaba familiarizado con el área de Seattle, ya que reconoció desde el aire la ciudad de Tacoma (Washington) mientras el avión sobrevolaba el Puget Sound. También había comentado a la asistente de vuelo Mucklow que la Base de la Fuerza Aérea McChord estaba aproximadamente a 20 minutos del Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma. Aunque inicialmente el FBI creía que Cooper podría haber sido un miembro activo o retirado de la Fuerza Aérea debido a sus conocimientos de aerodinámica y paracaidismo,17 esta hipótesis fue descartada ya que ningún paracaidista experimentado hubiera intentado un salto tan arriesgado.7

John List

En 1971, el asesino en masa John List fue considerado sospechoso del secuestro, el cual ocurrió sólo quince días después de que matara a su familia en Westfield (Nueva Jersey). Su edad, rasgos faciales y complexión física eran similares a los de Cooper.39 El agente del FBI Ralph Himmelsbach declaró que List era un «posible sospechoso» en el caso.33 Cooper había solicitado $200 000 como rescate, el mismo monto que List había sustraído de la cuenta bancaria de su madre días antes de los asesinatos.40 Después de su captura en 1989, List negó vehementemente haber secuestrado el avión. Actualmente, el FBI no lo considera un sospechoso.33 List murió en prisión el 21 de marzo de 2008.41

Richard McCoy, Jr.

El 7 de abril de 1972, sólo cuatro meses después del secuestro de Cooper, Richard McCoy, Jr., usando el alias «James Johnson», abordó el vuelo 855 de United Airlines durante una escala en Denver (Colorado) y, después del despegue, le entregó a la asistente de vuelo un sobre con una etiqueta donde se leía «Instrucciones de secuestro», en la que demandaba cuatro paracaídas y $500 000.33 Asimismo, ordenó al piloto aterrizar en el Aeropuerto Internacional de San Francisco para reabastecer el avión.42 El avión secuestrado era un Boeing 727 con escaleras traseras que fueron usadas por McCoy para escapar. El secuestrador portaba una granada ligera y una pistola sin balas. El FBI encontró un mensaje escrito a mano por McCoy así como sus huellas dactilares en una revista que había estado leyendo, las cuales fueron usadas posteriormente para identificarlo.

La policía empezó la investigación después de recibir un aviso del patrullero Robert Van Ieperen, quien era amigo del secuestrador.43 Al parecer, después del secuestro perpetrado por Cooper, McCoy dijo que Cooper debería haber pedido $500 000 en lugar de $200 000. Cuando se dio el secuestro del vuelo 855, Van Ieperen reportó el comentario al FBI. El sospechoso estaba casado, tenía dos hijos, trabajaba como maestro en una escuela dominical mormona y estudiaba ciencias policiales en la Universidad Brigham Young. También era veterano de la Guerra de Vietnam, tenía experiencia como piloto de helicóptero y era un avezado paracaidista.44

El 9 de abril de 1972, McCoy fue arrestado por el secuestro del vuelo 885 después de que su escritura y huellas dactilares fueron comparadas con las que se encontraron en el avión.42 El FBI encontró dentro de su casa un overol de paracaidista y una bolsa de lona con $499 970 en efectivo.44 Aunque se declaró inocente, fue condenado a 45 años de prisión. Estando encarcelado, fabricó una pistola falsa usando relleno dental que obtuvo gracias a su acceso a la oficina dental de la prisión y escapó junto a un grupo de convictos en agosto de 1974 robando un camión de basura y estrellándolo contra las puertas de la prisión. El FBI logró localizarlo tres meses más tarde en Virginia. McCoy se enfrentó a los agentes del FBI que lo esperaban en su casa y resultó herido de muerte cuando el agente Nicholas O’Hara le disparó con una escopeta.42

En 1991, Bernie Rhodes y el ex-agente del FBI Russell Calame publicaron el libro D.B. Cooper: The Real McCoy, en el cual afirmaban que Cooper y McCoy eran en realidad la misma persona debido a las similitudes de sus modi operandi. Asimismo, la corbata que Cooper dejó en el avión era similar a la que usaban los estudiantes de la Universidad Brigham Young y McCoy poseía un alfiler de corbata idéntico al que usó Cooper.42 Rhodes y Calame nunca participaron en la investigación del secuestro de Cooper, pero Calame era el jefe de la división del FBI en Utah que investigó y capturó a McCoy en 1972. Los autores dicen que el sospechoso «nunca admitió ni negó que fuera Cooper».45 Cuando se le preguntó directamente si era Cooper, el secuestrador respondió: «No quiero hablar sobre eso».42 El agente del FBI Larry Carr no cree que McCoy fuera Cooper ya que no calzaba con la descripción y además estuvo presente en la cena de Acción de Gracias de su familia en Utah el día después del secuestro original.46

Duane Weber

En julio de 2000, U.S. News & World Report publicó un artículo sobre una viuda en Pace (Florida), Jo Weber, quien afirmaba que su esposo, Duane L. Weber (nacido en Ohio en 1924), le había dicho que él era Dan Cooper antes de su muerte el 28 de marzo de 1995.4 Jo empezó a sospechar y decidió investigar el pasado de su esposo que había estado en el Ejército durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente estuvo recluido en una prisión cerca del aeropuerto de Portland. Weber declaró que su esposo en una ocasión, mientras tenía una pesadilla, habló sobre saltar de un avión y de dejar sus huellas dactilares en las escaleras traseras.47 Igualmente, recordaba que poco antes de su muerte Duane le había revelado que una vieja lesión en su rodilla había sido causada por un salto desde un avión.4

Weber también narró cómo, durante unas vacaciones en 1979, ambos viajaron a Seattle («un viaje sentimental», de acuerdo con Duane) y visitaron el río Columbia.4 Recordó que Duane fue a caminar sólo por los bancos del río cerca del área en donde Brian Ingram había encontrado los billetes de Cooper unos meses antes. Jo obtuvo un libro sobre Cooper de la biblioteca local y descubrió que la escritura del secuestrador era igual a la de su marido. Después de esto, escribió a Ralph Himmelsbach, el agente que estuvo a cargo del caso de Cooper, quien aceptó que parte de la evidencia circunstancial sobre Weber calzaba en el perfil del secuestrador.

Sin embargo, el FBI dejó de investigar a Weber en julio de 1998 debido a la falta de pruebas concluyentes.4 La agencia comparó las huellas de Weber con las que se encontraron en el avión secuestrado, pero no concordaron.47 En octubre de 2007, el FBI declaró que una muestra parcial de ADN tomada de la corbata que Cooper dejó en el avión no pertenecía a Weber.7

Kenneth Christiansen

En el número del 29 de octubre de 2007, la revista New York publicó una historia sobre Kenneth P. Christiansen, quien había sido identificado por la firma de investigadores Sherlock Investigations como sospechoso en el caso de Cooper. Christiansen era un ex paracaidista militar, había trabajado en una aerolínea y además había vivido en Washington cerca del sitio del secuestro, por lo que conocía el terreno. También bebía bourbon whisky, fumaba y sus rasgos faciales eran similares a los del retrato robot. Un año después del secuestro, Christiansen había comprado con efectivo una propiedad.10 En 2010, Robert Blevins, un escritor de Seattle, y Skipp Porteous, un detective de la agencia privada Sherlock Investigations, publicaron un libro titulado Into The Blast – The True Story of D.B. Cooper, en el que argumentaban que Christiansen era el verdadero D. B. Cooper.48 Sin embargo, el FBI descartó a Christiansen como sospechoso ya que su complexión, altura, peso y color de ojos no coincidían con las descripciones dadas por los pasajeros del vuelo 305.49

William Gossett

El 4 de agosto de 2008, The Canadian Press reportó que un abogado de Spokane (Washington), creía que el dinero del rescate estaba guardado en una caja de seguridad en un banco de Vancouver, Columbia Británica, bajo el nombre de William Gossett, un profesor universitario de Ogden (Utah), quien había muerto en 2003. El abogado Galen Cook dijo que la apariencia de Gossett coincidía con la de los retratos de Cooper. Supuestamente Gossett había presumido ante sus hijos del secuestro y les mostró la llave de una caja de seguridad.50 Decía que Gossett confesó el crimen a dos personas (un juez y un abogado) y que su hijo también creía firmemente que su padre era el secuestrador.51

Repercusiones

Efecto en las aerolíneas

El secuestro provocó que se dieran grandes cambios en la seguridad de los vuelos comerciales, principalmente la adición de detectores de metal en los aeropuertos, nuevas reglas de seguridad de vuelo instauradas por la FAA y modificaciones en el diseño Boeing 727. Después de tres secuestros similares en 1972, la Administración Federal de Aviación exigió que todos los Boeing 727 estuvieran equipados con un mecanismo conocido como el «Cooper vane», una cuña aerodinámica que impide que las escaleras traseras de un avión sean abiertas durante el vuelo.16

Nueva evidencia y esfuerzos recientes del FBI

El 1 de noviembre de 2007, el FBI publicó información sobre una evidencia del caso que no había sido revelada al público anteriormente.52 La institución exhibió el tiquete aéreo de Cooper, el cual había costado $18,52. También reveló que el secuestrador había solicitado dos paracaídas de espalda y dos paracaídas de emergencia. Sin embargo, las autoridades le habían entregado inadvertidamente un paracaídas falso que era usado para dar demostraciones en clase. Este paracaídas no se encontró en el avión después del secuestro y algunos piensan que Cooper no se dio cuenta de que no funcionaba. El otro paracaídas de emergencia, que funcionaba adecuadamente, se encontró abierto en el avión con la cubierta cortada, por lo que se cree que Cooper lo usó para asegurar la bolsa del dinero.

El 31 de diciembre de 2007, el FBI publicó un comunicado de prensa en Internet que contenía fotografías inéditas y nueva información del caso, con la intención de encontrar nueva evidencia sobre el secuestro y la identidad de Cooper. En el comunicado de prensa, el FBI descartó la teoría de que Cooper era un paracaidista experimentado.53 Aunque inicialmente habían creído que Cooper debería haber tenido entrenamiento para lograr el secuestro, un análisis detallado de los eventos hizo que el FBI modificara su teoría. Los investigadores comentaron que ningún paracaidista con experiencia intentaría saltar en medio de una tormenta y sin una fuente de luz.53 Asimismo, los investigadores creen que, aunque Cooper tenía prisa por escapar, un paracaidista experimentado se hubiera detenido a examinar su equipo.7

El agente especial Larry Carr propuso la teoría de que Cooper tomó su nombre de Dan Cooper, un héroe de tiras cómicas francocanadienses, que es miembro de la Real Fuerza Aérea Canadiense y aparece saltando de un avión en la portada de una revista.54

Fenómeno cultural

El escape sin precedentes de Cooper impactó considerablemente la cultura popular. Se han creado canciones, obras literarias y películas basadas o inspiradas por el famoso secuestrador. Entre las novelas basadas en el secuestro están Free Fall (1990) de J.D. Reed, D.B.: a novel de Elwood Reid55 y Sasquatch de Roland Smith. Asimismo, se han filmado varias películas y programas televisivos. En 1981, se estrenó The Pursuit of D. B. Cooper, con Treat Williams como personaje principal y Robert Duvall como el investigador de seguros que lo persigue. Durante la quinta temporada de la serie NewsRadio hubo tres episodios dedicados al misterio detrás del secuestro. En la serie Prison Break, el personaje Charles Westmoreland (interpretado por Muse Watson), quien inicialmente niega ser D. B. Cooper, admite ser el secuestrador al final de la primera temporada. Igualmente, se han escrito numerosas canciones, incluyendo «D. B. Cooper» de Todd Snider, «The Ballad of D. B. Cooper» de Chuck Brodsky56 y «Bag Full of Money» de Roger McGuinn.

La forma en la que Cooper escapó de la justicia así como la incertidumbre sobre su paradero continúan intrigando al público. El caso de Cooper, cuyo código es «Norjak» en el FBI,3 es el único caso de piratería aérea sin resolver en los Estados Unidos4 y es uno de los pocos de ese tipo que quedan sin resolver en todo el mundo junto al vuelo 653 de Malaysia Airlines.

A pesar del gran número de pistas que se han encontrado con el paso de los años, no se ha encontrado evidencia concluyente sobre la identidad del secuestrador y su paradero. Existen múltiples teorías de lo que pudo haber sucedido tras el salto, pero el FBI cree que Cooper no sobrevivió.5 A finales de 1978, cerca del área donde se cree que aterrizó el secuestrador, se descubrió un cartel en el que había indicaciones para abrir las compuertas traseras de un Boeing 727. Asimismo, en febrero de 1980, en las orillas del río Columbia, un niño de ocho años encontró $5 880 en billetes de 20 que resultaron ser parte del rescate pagado.6 El resto del dinero no ha sido recuperado.

En octubre de 2007, el FBI declaró que había obtenido un perfil parcial del ADN de Cooper a partir de la corbata que había dejado en el avión.7 En diciembre de ese mismo año, la agencia reabrió el caso publicando nueva información y varios retratos que nunca antes habían sido mostrados al público con el objetivo de tratar de obtener nuevas pruebas que llevaran a su identificación. En la rueda de prensa, el FBI reiteró que cree que Cooper murió tras el salto, pero que continuaban investigando su identidad.

Leyendas de Michelena

El Municipio Michelena se encuentra ubicado en la zona centro occidental del estado Táchira, su capital es Michelena, fundada el 4 de marzo de 1849 por el Presbítero y doctor José Amando Pérez.

El municipio cuenta con un centro urbano y 51 centros rurales, en cuanto a su relieve su topografía es variada. Su temperatura oscila entre los 17 y 24 °C; su vegetación predomina el bosque húmedo de montaña. En cuanto a su hidrografía, Michelena cuenta con el Río Angaraveca y las Quebradas Lobatera, la Jalapa y el Salado.

Sus límites son por el norte con el Municipio Ayacucho y Municipio Jáuregui, por el este con el Municipio Jáuregui y Municipio Andrés Bello, por el sur con el Municipio Lobatera, por el oeste con el Municipio Lobatera y Municipio Ayacucho. En Michelena el clima es muy fresco, sus temperaturas varían entre los 17 a 24 °C

Hogar de Mitos y Leyendas

El Municipio Michelena cuenta con infinidad de mitos y leyendas que son parte del imaginario colectivo. Este es un breve resumen de las leyendas que más se escuchan en el municipio, y en las que destacados personajes de la cultura tachirense como Lolita Robles de Mora se han basado para escribir sus libros.

El Encadenado de Michelena

Cuenta la leyenda que a mediados de 1925 vivía un joven buen mozo y enamoradizo llamado José, se dice que tenía su novia oficial llamada María Eugenia, pero siempre estaba con unas y con otras.

El padre de María Eugenia harto de los chismes que corrían por doquier, lo esperó una noche con un garrote y lo persiguió por todo el pueblo de Michelena, y lo golpeó hasta que terminó con su vida. Pasados unos días, mandó a que botaran el cadáver sin darle cristiana sepultura.

Días más tarde el padre de María Eugenia se dispuso a salir muy temprano a hacer unas diligencias, pero al regresar se le hizo demasiado tarde, teniendo que pasar frente de la cuesta del cementerio y acordándose cuando dejó al muchacho sin vida. Al acercarse sintió un escalofrío pero de todos modos prosiguió. Más adelante vio como la figura de un hombre se aparecía frente a él. En efecto, era el espíritu de José que lo llamaba y le decía que tenía que pagar por lo que había hecho. El padre llegó asustado a la casa donde lo recibieron sus hijos y sin nada que decir cayó desmayado.

Tiempo después, el padre de Eugenia enloqueció y después murió, nadie se explica lo sucedido pero dicen que fue el espíritu de José quien se lo llevó.

Con el correr de los años, los vecinos comenzaron a ver un terrorífico espanto que bajaba del cementerio con una túnica negra, ojos brillantes y unas largas cadenas que pendían de sus brazos y se arrastraban por las calles empedradas.

La figura encadenada sigue apareciendo por las calles principales del pueblo, desde el cementerio hasta el barrio Santa Rita, los días cercanos al aniversario de la muerte de este joven, llamado José.

La Laguna Encantada de Boca de Monte

En el pueblo de Boca de Monte, que hoy en día es parte de El Corredor Turístico de las Rosas, hace mucho tiempo atrás, cuando la niebla no dejaba de cubrir el pueblo todos los días del año, había una pequeña quebrada que formaba una pequeña laguna llamada por la gente del pueblo La Laguna Encantada, ya que todo el que se acercara, desaparecía.

La Llorona

La Llorona es una leyenda muy común en toda latinoamérica y también se dice que se puede ver en los campos del Municipio Michelena, en mexico aparece cargando un bebé en sus brazosy le pide a todo el que se le acerca que la ayude.

La Sayona

La Sayona es el espíritu en pena de una mujer llanera que mató a su madre y a su hijo, su madeloe svbcn gxj hugyko ysdfgv xcbgtrsue fhr5y wm n b ljkm df hjkm symh j rdr 4eujgfjrds yekif nsnby msjuri uistmgvdug la maldijo para siempre, y desde entonces camina por los caminos desolados asustando a los hombres parranderos y fiesteros. Es muy común escucharla los días de Semana Santa en Tribiños y Boca de Monte, dicen que da terror verla.

El Silbón

El Silbón Se trata, según la leyenda, de un muchacho que asesinó a sus padres y está condenado a vagar con un saco lleno de los huesos de sus progenitores. Tiene un silbido característico que se asemeja a las notas musicales do, re, mi, fa, sol, la, si, en ese mismo orden subiendo el tono hasta fa y luego bajando hasta la nota si. Es un ánima en pena que normalmente se escucha en los Los Llanos venezolanos, es un hombre alto con la ropa rota.

Las Ánimas del Purgatorio

03santa_compana_ampliacionLupa.jpg

Las Benditas Ánimas del purgatorio, es una variante de la conocida leyenda La Santa Compaña, en España. Según cuentan los abuelos de Michelena, en este lugar las ánimas se dividen en dos grupos: Las Ánimas negras y las Ánimas blancas, las primeras, auguran malos tiempos; las segundas son más puras y rezan por nosotros. Las negras conceden deseos si les rezas sin descanso todos los días. El que un día falte a su promesa, se dice que la ánima negra le arruina la vida y los vuelve locos.

Curiosidades

  • Dato muy curioso es que a principios del siglo XX un acontecimiento esperado era el toque diario de la campana de la iglesia a las 9:00 de la noche, que avisaba que las luces de la plaza serían apagadas en los minutos posteriores y los habitantes se tenían que retirar a sus casas.
  • El 26 de noviembre de 1850 se le dio reconocimiento oficial a la nueva ciudad(Anteriormente Caserío de Sabana Grande), con el nombre de Michelena en honor a Don Santos Michelena quien fue un agente gubernamental asesinado durante los sucesos del 24 de enero de 1848 en el congreso venezolano

Caso James Burnes : Una carrera sin meta

El primer caso de desaparicion misteriosa con testigos de una persona que se conoce en nuestra era contemporanea- -los que ocurrieron antes no contaron con los medios de difucon social y pertenecieron a un campo intermedio entre la realidad y la leyenda–fue el de un zapatero borrachin y fanfaron de Warwickshire ,Inglaterra. , y sucedio en 1873. Varias personas asistieron al asombroso hecho de que el zapatero desapareciera  de su  vista a solo unos metros de sus ojos, mientras le acompañaran en su carrera  hacia Coventry. James Burnes , a pesar de su aficion por el alcohol , se conservaba extraordinariaente fuerte, era un individuo en verdad atletico , y estaba a punto de ganar la apuesta que habia entablado con unos amigos recorriendo los ultimos pocos kilometros que le restabanpara entrar en el pueblo que e habia establecido como meta. Tras el, un carruaje , los amigos apostantes y algun que otro curioso. De pronto , y coincidiendo con un pequeño tropieso  en uns piedra del sendero, Burnes se inclino hacia delante . parecia que iba a dar corpulencia en el suelo; pero no fue asi ,no llego a caer :sin que ningun fenomeno extraño lo acompañara el acontecimiento , el zapatero parecio desintegrtarse en dacimas de segundos . se abrio una investigacion sobre el caso ; los testigos eran plenamente fiables .No hubo respuesta.  James Burnes se fue para siempre , nadie sabe a donde ni como, como siguiendo su alegre carrera por una demencion desconocida.

La Leyenda

El 03 de septiembre 1873 James Burne Worson, un hombre de Warwickshire, Inglaterra, literalmente, desapareció en el aire, sin dejar rastro en cuanto a cómo sucedió, o dónde iba. O al menos eso dice la leyenda.

Worson y dos amigos, Barham Wise, un lencero, y Burns Hamerson, un fotógrafo, regresaban de un pub local después de una noche de beber cuando Warson descaradamente se jactaba de su habilidad como corredor de larga distancia. Sus amigos entonces se decidieron a desafiar Worson y decidió que, para que él pueda demostrar su habilidad, se debe ejecutar, sin parar, la distancia de 40 millas entre Leamington y Coventry esa noche.

Worson, que tenía tres hojas al viento, no quería avergonzar a sí mismo después de tal presunción, y rápidamente aceptó el reto. Se acordó que el Sabio y Burns sería seguir a lo largo de cerca detrás y vigila desde su caballo y un carro.

Así comenzó la carrera.

Worson logró los primeros kilómetros, con alegría, riendo y llevando a cabo una animada conversación con sus rivales, cuando inesperadamente, el equilibrio dio paso y tropezó, cayendo hacia el suelo y luego dar el grito más impía. Sin ninguna advertencia, antes de Worson tenido tiempo para chocar con el suelo debajo de él, desapareció en el aire, sin dejar nada atrás.

Burns y Wise, que se quedaron atónitos como es comprensible, se apresuró rápidamente a la ciudad más cercana para informar de lo que acababan de presenciar a las autoridades. Volvieron a la escena con los scouts y buscó en los bosques durante muchas horas de la noche y aunque el área fue explorada a fondo en los días siguientes, el cuerpo de James Burne Worson nunca fue encontrado, ni una explicación de la forma en que desapareció. Es decir, por supuesto, aparte del acto de desaparecer.

 

Posible explicacion

Esta leyenda, a menudo referida como un hecho junto a otros “verdaderos” historias de misteriosas desapariciones, es más probable que proviene de un relato corto escrito por el escritor estadounidense Ambrose Bierce titulado Una carrera sin terminar, en la que se posiciona como un recuento de hechos de la historia. Esto es poco probable, ya que la primera materialización conocida del hilo de la extraña figura en el presente en un ropero y otras historias del fantasma, escrito por Bierce.

Mientras que la legendaria historia de James Worson puede tener una explicación bastante mediocre, la historia en sí conserva un poco de su sobrecogimiento cuando se yuxtaponen en contra de la desaparición de algo extraño de Ambrose Bierce a sí mismo.

En octubre de 1913, a los 71 años de edad, Bierce dejó su casa en Washington DC para recorrer los campos de batalla de la Guerra Civil, con el tiempo que pasa en México y unirse al ejército de Pancho Villa en calidad de observador, testigo de la batalla de Tierra Blanca, durante la mexicana Revolución.
Su última correspondencia con el mundo conocido fue en una carta escrita en la ciudad mexicana de Chihuahua en diciembre de 1913, envió a su amigo y periodista de San Francisco Blanche Partington. Cerró la carta diciendo: “En cuanto a mí, me fuera mañana con destino desconocido”, y desde ese momento, nunca se supo de él.
Hasta la fecha, no hay búsqueda ha aparecido ninguna pista sustanciales sobre lo que sucedió exactamente a Ambrose Bierce. Algunos dicen que fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en la ciudad de Coahuila, otros que se suicidó, y aún así, hay muchos que creen que nunca se fue a México en lo absoluto.

“Experimento Filadelfia”: ¿Verdad o Fantasía?

El proyecto secreto de los Experimentos Filadelfia


Base Naval de Filadelfia año 1947


El nombre oficial del experimento Filadelfia que la marina norteamericana no pudo ocultar es “Project Rainbow”. En las investigaciones no se pudieron encontrar. El “Project Rainbow” era parte de un código secreto del gobierno de EE.UU. que se llamaba Arco Iris. En este código estaban los planes para derrotar al Eje compuesto por Italia, Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial y específicamente para luchar contra Japón en el Océano Pacifico

Lo que la marina norteamericana no quiere explicar:
Cuando empezamos a investigar el tema quizás dudábamos de si el Experimento Filadelfia existió realmente. Pero una serie de investigaciones nos llevaron a concluir que si y que realmente se están ocultando mas cosas de las que se conocen y hasta un segundo o tercer experimento Philadelfia. La marina norteamericana niega absolutamente el asunto. El punto que fundamenta la investigación es que no se pudo hablar nunca con los tripulantes del barco: tanto con el capitán, los marineros y los científicos de a bordo. Todos pasaron al anonimato o se convirtieron en fantasmas como el Eldridge, el barco del experimento.


Cuando comienza la historia.


La historia comenzaría en 1956 cuando un hombre de ciencia recibe ciertas cartas de que un barco de guerra de la marina de los EE.UU había desaparecido por unos instantes o se había hecho invisible y fue transportado o teletransoportado a otro lado. El hombre que recibe las cartas era un tal Morris Ketchum Jessup (foto) y el que las envía era un tal Carlos Allende o Carl Allen y el investigador que lleva a cabo el experimento en el acorazado Eldrigge es una tal Dr. Franklin Reno que según cuenta el prestigioso escritor Charlez Berlitz era un importante físico que trabajo para la marina de guerra de Estados Unidos y que usaba un seudónimo para que no conozcan su nombre.

Principal protagonista de la historia:
El principal protagonista de esta historia es un señor llamado Morris Ketchum Jessup que paso gran parte de su vida estudiando las ruinas mayas e incas; después de 1920 Jessup fue profesor de matemática y astronomía en la Universidad de Mitchigan Drake, Iowa, EE.UU.. Durante su preparación para el doctorado realizó varias investigaciones que lo llevó a descubrir varias estrellas dobles que luego fueron reconocidas y catalogadas por la Astronomical Society. Morris Ketchum Jessup fue considerado un importante ovnilógo de su época pero no era considerado un verdadero científico por su inclinación hacia los temas sobrenaturales y especialmente la seudociencia.

La opinión de la marina de los Estados Unidos
La marina de los Estados Unidos en esos momentos niega absolutamente todo lo relacionado con el experimento Filadelfia y trata de dar explicaciones coherentes de que seria imposible llevar a cabo tal proyecto. Aquí aparece una contradicción que a lo largo se la pagina se podrá aclarar mejor: el gobierno de los EE.UU. siempre negó ese tipo de investigaciones con respecto a la teoría de la relatividad, la bomba atómica y la que nos interesa, la Teoría del Campo Unificado de Albert Einstein.
Es importante recordar que los avances en el uso de la energía atómica por el gobierno norteamericano se conocen después de Hiroshima y Nagasaki luego de que se lanzan las dos bombas atómicas. Pero el gobierno norteamericano poco hablaba y decía oficialmente de las explosiones experimentales realizadas en el desierto de Arizona.
La historia que se conoce del experimento Filadelfia se habría originado en las dos cartas enviadas por Carlos Allende a Morris Jessup.


La Carta que recibe Morris Ketchum Jessup:
Estimado doctor Jessup: Su invocación al público para que se mueva en masa sobre sus representantes y haya así suficiente presión colocada en un correcto y suficiente número de lugares donde pueda ser aprobada una ley para que la Teoría del Campo Unificado del doctor Albert Einstein (1925-27) sea puesta en práctica no es nada necesaria. Se usaron los “resultados” de mi amigo Dr. Franklin Reno… Los resultados fueron y son hoy prueba de que la Teoría del Campo Unificado hasta cierto punto es correcta… El “resultado” fue la completa invisibilidad de un barco, tipo destructor, y toda su tripulación. Estaba navegando. (Oct. 1943). El Campo fue efectivo en una forma esferoidal oblata que se extendía cien yardas (más o menos, debido a la posición lunar y latitud) fuera de cada lado del barco. Cualquier persona dentro de esa esfera se volvía de forma vaga pero él también observó a esas personas a bordo de ese barco como si ellas también estuvieran en el mismo estado y sin embargo estuvieran andando sobre nada. Cualquier persona fuera de esa esfera no podía ver nada, salvo la forma claramente definida del casco del barco en el agua… Quedan muy pocos de la tripulación experimental original ahora, Señor. La mayoría enloqueció, uno salió a través de la pared de su alojamiento a la vista de su mujer e hijo y otros 2 miembros de la tripulación no volvieron a ser vistos, dos “se fueron al Fuego” o sea se inmovilizaron y se incendiaron mientras llevaban unas brújulas comunes… (ardieron 18 días)… El experimento fue un éxito completo. Los hombres fueron fracasos completos. Revise periódicos de Filadelfia buscando un parrafito (parte superior de la hoja, interior del periódico cerca del tercio final del periódico, 1944-46 en primavera u otoño o invierno, no en verano) de una noticia describiendo las acciones de los marineros después de su viaje inicial. Asaltaron un local en el astillero de la Marina “Gin Mill” o “Beer Joint” y causaron tanta conmoción y parálisis de las camareras que poco se les pudo sacar. El que escribió el párrafo  no Lo cree, y dice “Sólo escribí lo que oí y esas mujeres están locas…” Le pido que haga un poco de investigación sólo para que se trague la lengua cuando recuerde lo que “pidió que se haga ley”. Muy respetuosamente suyo, Carl M. Allen P.S. Ayudaré más si usted ve que puedo.

“(…) Quiero mencionar que de algún modo también el Barco Experimental desapareció del muelle de Filadelfia y muy pocos minutos después apareció en otro muelle en Norfolk, Newport News, en la zona de Portsmouth. Éste fue señalado y claramente identificado como el lugar pero entonces el barco, de nuevo desapareció y volvió a su muelle de Filadelfia en sólo unos pocos minutos o menos. Esto también fue notado en los periódicos. Pero he olvidado en qué periódico lo leí o cuándo pasó(…).

El perfil de los personajes:
Ketchum Jessup nació en Springdale, Pennsylvania, en 1925. Su padre era irlandés y fue el menor de tres hijos y su madre era gitana. Se alistó en la marina norteamericana en 1942; en julio de 1943 entró en la marina mercante y en 1952 dejo la marina; era un hombre que se perfecciono en astronomía y matemáticas luego realizó una pequeña incursión en el campo de la arqueología y sus investigaciones derivaron en que los mayas fueron ayudados por extraterrestres para levantar las piedras gigantescas en la grandes construcciones monumentales.

Explicación oficial que había dado la marina norteamericana en ese tiempo:
Lo que sigue es la declaración de la Oficina de Informaciones de la Marina de los Estados Unidos expresada en una carta circular dirigida a algunos grupos que investigaron: “( … ), hemos recibido innumerables peticiones de información relacionadas con el pretendido Experimento Filadelfia así como el supuesto papel que habría tenido en él la oficina de investigación naval ( … ) En lo que se refiere al experimento Filadelfia, la oficina de investigación naval nunca ha efectuado investigaciones sobre la invisibilidad, ni en 1943 ni en ningún otro momento (esta oficina fue creada recién en 1946). A la luz de los conocimientos actuales, nuestros científicos estiman que tal experimento es totalmente imposible y que cae en el terreno de la ciencia ficción. Un descubrimiento de esa importancia, si realmente hubiese ocurrido, sin duda no habría podido permanecer en secreto durante tantos años”.

El Barco Fantasma


Realmente el que toma con seriedad este tema se dará cuenta de que “El Experimento Filadelfia” se quiere ocultar de todas manera posibles:
1)Las cartas de navegación del barco se perdieron.
2) La bitácora del barco también se perdió.
3) El Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge. (foto superior)
4) Los tripulantes del barco se esfumaron, se perdieron, no se sabe nada de ellos.
5) Todo lo relacionado con el código ARCO IRIS y el experimento Filadelfia también desaparece.


Todas las casualidades
El principal personaje Morris Jessup se suicida de una forma extraña y poco clara. De Carlos Allende se comienza a decir que estaba esquizofrénico y no era apto para declarar nada. 300 toneladas de instrumentos que llevaba a bordo el Eldridge, también desaparecen y el barco es vendido a Grecia casi desmantelado. Las fichas de los marineros también desaparecen. O sea el barco no existió. Y la marina norteamericana habla del hecho como algo absolutamente sin importancia.

Personajes relacionados de la marina norteamericana

Sentado a la izquierda, el comandante George Hoover, quien investigo sobre el tema y estuvo en contacto con Morris Ketchum Jessup

El principal personaje es el Dr. Franklin Reno pero no da a conocer su verdadero nombre; pero si se lo puede mencionar al comandante de la marina norteamericana George Hoover, quien investigó sobre el tema y estuvo en contacto con Morris Ketchum Jessup.

Que paso con Morris Jessup
Morris Jessup oficialmente se suicidó el 20 de abril de 1959, fecha en que se lo encontró muerto en su pequeña camioneta donde esta estaba cerrada y con una manguera conectada al caño de escape que daba a su interior.
Sobre la muerte de Jessup hubo muchas teorías pero los allegado que mas lo conocían dedujeron que no era un tipo suicida pero otros que también lo conocían dijeron que Jessup sufria una tremenda depresión.

Carlos Allende ve el campo magnético


El testigo ocular era Carlos Allende (foto)  que estaba en un barco llamado Andrew Furuseth en octubre de 1943. Carlos Allende ve que el campo de fuerza (que para la marina norteamericana no existió) se extiende unos 100 metros alrededor del barco

Lo que dice Charles Berltiz al respecto
“Los acontecimientos recientes me impulsaron a reabrir mis investigaciones sobre el Experimento Filadelfia. El primero de ellos -y tal vez el decisivo- fue la publicación, en Los Ángeles, de un libro de Alfred Bielek en el cual insiste, con nuevos aportes y testimonios, en señalar que el barco de la marina norteamericana se volvió invisible realmente y fue teletransportado a un punto situado a 640 kilómetros de distancia, donde fue visto por ciertos testígos, para regresar luego de algunos segundos al punto de partida. El otro hecho -secundario, pero no por eso menos trascendente- es que un estudio cinematográfico de Hollywood acaba de terminar, a 50 años de los sucesos, la segunda parte de la película The Philadelphia Experiment, filmada hace unos años por el director Stewart Rafili, con Michael Paré como protagonista. En este nuevo filme, según mis noticias, se vuelven a cometer algunas inexactitudes que dificultan el trabajo de los verdaderos estudiosos, convirtiendo este affaire tan importante en un simple episodio de ciencia ficción.
La primera noticia acerca del llamado Experimento Filadelfia, me llegó en 1955 a través del investigador Morris Jessup, un científico de renombre en aquellos tiempos. Astrónomo, matemático y arqueólogo especialista en la cultura maya, trabajó varios años para el gobierno norteamericano hasta que pasó a la actividad privada. A la vista de esos grandes monumentos, Jessup llegó a la conclusión de que las enormes piedras de los templos y pirámides gigantes no podían haber sido puestas en ese sitio por hombres científicamente primitivos, que poseían una técnica rudimentaria y que sólo disponían de la fuerza que les podía proporcionar un modesto animal de tiro como es la llama.
Mucho antes que Erich von Daniken -y con bastante menos publicidad- nuestro científico especuló sobre la posibilidad de que esas piedras hubiesen sido apiladas mediante una gran fuerza levitatoria, comandada desde naves llegadas de otras dimensiones. Estudiando ciertas ruinas de México, creyó reconocer algunas similitudes entre éstas y los cráteres lunares Linne e Hyginus. En el otoño de 1955, publicó un libro donde se reproducía el resultado de sus investigaciones. El volumen se titulaba The case for the Ufo. El autor no sospechaba que su libro marcaría el comienzo de una sucesión de hechos misteriosos, que habrían de provocar una de las más singulares controversias de los tiempos modernos.
En esas páginas -luego de demostrar, según él, las posibilidades matemáticas y físicas de esa fuerza gravitatoria, la misma que utilizarían para impulsar los platos voladores decía que el gobierno de los Estados Unidos debía poner en marcha un programa especial para el desarrollo de esa poderosa energía Pocos meses después el doctor Jessup recibió una extraña carta firmada por Carlos Miguel Allende, de New Kensigton, Pennsylvania, en la Cual le decía que la idea de desarrollar esa fuerza levitatoria podría traer nefastas consecuencias para los hombres, como ya había ocurrido en un caso que él conocía.
Ocupado en la redacción de un nuevo libro pero lo suficientemente atraído por la enigmática carta , el científico le contestó con una breve notita en la cual le pedía a Allende que le mandara mas noticias sobre ese caso relacionado con una fuerza gravitatoria. Jessup se olvido del asunto y se dedicó a difundir sus ideas por medio de conferencias y artículos en prensa.
El 13 de enero de 1956, justo un año-después de publicado su libro, el doctor Jessup -que ya se había olvidado de aquel corresponsal misterioso- recibió una segunda carta de Allende, que ahora firmaba Carl M. Alien, cuyo sobre tenía ahora matasello de Gainesville, Texas. Esta carta, al igual que la primera (cuyo texto no se conserva porque Jessup no juzgó importante guardarla), estaba redactada en un lenguaje enrevesado y muy peculiar, llena de mayúsculas y párrafos que en un principio resultaban totalmente herméticos. Sin embargo, estaba claro el mensaje total. Decía, en síntesis, que en 1943 la marina de los Estados Unidos había estado experimentando con una serie de aparatos derivados de las teorías de Albert Einstein sobre el Campo Unificado para hacer que sus barcos -por medio de una gran fuerza magnética- resultaran invisibles a los radares enemigos, al mismo tiempo que se volvieran inmunes a la acción de las minas magnéticas de los alemanes y de los torpedos de los submarinos enemigos. Es sabido que Einstein interrumpió sus trabajos sobre este asunto por considerar que no era posible llegar a un resultado. Pero Allende dice que sus principios fueron aplicados durante la Segunda Guerra Mundial en un experimento que salió de control y produjo consecuencias no deseadas. Después de algunos años me fue posible reconstruir todo el episodio. Las cosas, según Allende, ocurrieron de la siguiente manera. El viernes 13 de agosto de 1943, el crucero Eldrídge, de la marina de los Estados Unidos, zarpó del puerto de Filadelfia para participar en un experimento secreto. A su bordo llevaba varias toneladas de aparatos eléctricos, con cientos de lámparas y bobinas. El barco había sido botado el 25 de julio de 1943 y medía 92 metros de eslora, con un desplazamiento de 1.240 toneladas y 1.520 a plena carga. Todavía no había entrado en servicio activo cuando poco después, el 13 de agosto de 1943, levó anclas de su amarradero, acompañado por el carguero Furuseth, un veterano de los convoyes al África. A bordo de esta última nave iba un grupo de científicos y una tripulación reducida de hombres escogidos, entre los cuales se encontraba el marinero de primera Carlos M. Allende. Este contó de la siguiente manera lo que presenció aquel viernes fatídico desde su puesto de trabajo, situado al lado del puente de mando. “A unas pocas millas del muelle -relató en una entrevista con el investigador William Moore-, uno de los hombres de civil que estaba en la timonera ordenó por la radio al comandante del crucero que encendiera los generadores. Entonces, alrededor del crucero comenzó a fluir con gran fuerza un singular campo de energía, perfectamente visible, que giraba en torno de la nave en sentido contrario a las agujas del reloj. Vi que el aire que rodeaba al barco se volvía un poco más oscuro que el resto de la atmósfera. A los pocos minutos vi levantarse del agua una bruma verdosa, similar a una nube muy tenue. De pronto, el barco desapareció completamente y nosotros experimentamos una gran sacudida. Varios de nuestros hombres se desmayaron y a muchos comenzó a salirles sangre de la nariz. En pocos segundos el flamante barco de guerra ya no estaba en su sitio, pero en la superficie del mar podía verse claramente la marca de su peso al desplazar el agua. Sencillamente se había hecho invisible y no quedaban rastros ni de él ni de los hombres que iban a bordo. Antes de que se esfumara del todo vi que uno o dos marineros que estaban en estribor se desintegraban por completo. Todo comenzó con un desagradable zumbido, que fue aumentando de volumen hasta convertirse en un silbido inaguantable, que culminó en una violenta explosión. En el puente en donde yo estaba reinaba una confusión absoluta y las órdenes se sucedían unas tras otras. Uno de los civiles, el que parecía estar al mando de todo, gritó por la radio que apagaran los generadores. Cuando miré hacia tierra, vi que dos hombres desaparecían mientras corrían aterrados. Yo no sabía qué hacer, pues en ese momento no comprendía lo que estaba pasando. Habían transcurrido unos pocos minutos cuando aquella bruma verdusca comenzó a dispersarse y sin zumbidos ni manifestación alguna que lo anunciase, el crucero comenzó a materializarse de nuevo, desde la popa a la proa, como había ocurrido en el instante en que se hizo invisible. Pude observar que los hombres que estaban en cubierta sufrían fuertes convulsiones; más tarde supe que varios habían desaparecido y que nunca más se volvió a saber de ellos. Ese instante repercutió negativamente en la mayoría de quienes estuvieron involucrados en ese experimento y muchos perdieron la razón, padecieron alucinaciones o sufrieron horribles dolores y enfermedades. A mí también me afecto Ese campo eléctrico que se formó en torno de la nave cayó también sobre una parte de nuestro barco. Era como una lámina de electricidad pura. La corriente tenía tanta potencia que casi me hizo perder el equilibrio. Por suerte no quedó con todo el cuerpo dentro de esa corriente, pues de haberlo hecho me hubiese tirado sobre la cubierta. Sólo alcanzó a tocarme el brazo derecho, y era tan denso ese campo que me dio un gran golpe y todo el costado me quedó dolorido. Aún me pregunto por qué no fui electrocutado por esa lámina de electricidad. Supongo que fue porque yo tenía las botas de goma puestas, como el resto de la tripulación, por orden de los ofíciales superiores. Fue un momento horrible, y sólo mucho más tarde me di cuenta de que aquel día la ciencia había dado un gran paso, y que la Marina, temerosa de las consecuencias de un experimento que había salido de control y matado a varias personas, trató de ocultar por todos los medios.’
Hasta aquí el fantástico relato de Allende. ¿Ocunieron las cosas de esa manera? La marina de los Estados Unidos negó sistemáticamente que se hubiese realizado un experimento de cualquier tipo a bordo del Eldridge. Ese empeño en negar el hecho ya le costó dos millones y medio de dólares en publicaciones y mensajes de diversos tipos. Lo cual parece irrazonable si en verdad nada ocurrió, hace ya medio siglo, aquel 13 de agosto de 1943 en el puerto de Filadelfia. Por otra parte, todos los intentos de los diversos investigadores chocaron con el obstinado silencio de los jefes navales. No se exhibió nunca el libro de bitácora del Eldrídge -se dijo que se había extraviado- y tampoco se proporcionó una nómina de la tripulación que ese día viajaba en el crucero. Se arguyó que esa lista se había destruido por error. También aseguraron que ese viernes el Eldridge y el Furuseth no estaban juntos y que ambos navegaban por aguas distintas, separados entre sí por muchas millas de distancia. Pero un cálculo de sus respectivos derroteros -hecho sobre la base de algunos partes de guerra que figuraban en otros archivos que no fueron bloqueados- me permitió establecer que ambas unidades coincidieron en Filadelfia el día señalado. En consecuencia, lo afirmado por la Marina es falso y Allende pudo observar, a bordo del Furuseth, lo que pasó en el Eldridge.
Pero también hay muchas otras pistas que merecen ser exploradas. En su segunda carta al doctor Jessup, Allende decía que “su amigo’, el doctor Franklin Reno, había participado, si no en el experimento mismo, al menos en el análisis de los cálculos previos. Durante años nadie pudo averiguar quien era ese misterioso doctor Reno, que no aparecía por ninguna parte. Finalmente, ayudado por la suerte, junto con William Moore, pude establecer que el nombre de Franklin Reno era el seudónimo de un conocido matemático que trabajó para la Marina en tiempos en que Albert Einstein era también un destacado colaborador del Pentágono. Este matemático, a quien llamaré doctor Rinehart, pues me pidió que no citara su verdadero nombre, confirmó, durante varias entrevistas que le hizo Moore, que en 1943 la Marina estaba realizando ciertos experimentos derivados de la Teoría del Campo Unificado de Einstein. Estos proyectos estaban comandados por dos científicos destacados, el profesor John von Neumann y el doctor Townsend Brown. Según Rinehart, se trataba de encontrar un modo, por medio de la creación de potentes campos electromagnéticos alrededor de los barcos, de desviar o neutralizar los torpedos que disparaban los submarinos alemanes. Posteriormente, el experimento se amplió hasta abarcar la forma de producir la invisibilidad por medio de un campo similar, no ya en el agua sino en el aire. En sus recientes trabajos sobre el Experimento Filadeffia, Affred Bielek dice que en el enorme acelerador de partículas construido por los europeos en Grenoble, se están realizando algunas experiencias similares a las que se hicieron a bordo del Eldrídge en 1943. Si eso fuera cierto y la gran cantidad de energía generada allí permitiera dominar la materia a voluntad, el hombre habrá alcanzado una de sus más entrañables quimeras: la de volverse invisible. Y el Experimento Filadelfia, cincuenta años después, habrá dejado de ser un misterio impenetrable para convertirse en parte de la historia.

EL PROYECTO DE PHILADELPHIA
ARCO IRIS DEL PROYECTO Y EL USS ELDRIDGE
En julio de 1943, el destructor U.S.S. Eldridge tiró en el área de la bahía de Delaware para un experimento naval de Estados Unidos que implicó la tarea de hacer la nave invisible. El nombre oficial del proyecto es arco iris del proyecto, pero fue apodado y conocido más comúnmente como el experimento de Philadelphia.
Mucho se ha escrito y se ha especulado sobre el experimento legendario de invisibilidad, pero clasificar el hecho de ficción es una tarea imposible, especialmente con la afluencia reciente de información falsa y la desinformación deliberada que ha sido perparada por los escépticos de la comunidad y profesionales de la inteligencia de ESTADOS UNIDOS.
Hay mucha controversia sobre qué sucedió exactamente, pero una cosa es segura. Por una cierta razón, inmediatamente después de que la prueba fuera terminada, un manto de secreto fue colocado sobre qué sucedió en la bahía de Delaware. Se piensa que una brecha científica enorme fue hecha, y la nave fue  exactamente transportada por el espacio  y en  tiempo excesivos, desapareciendo en Philadelphia, Pennsylvania y reapareciendo en Norfolk, Virginia.
Lo que sucedió todavía no se sabe, pero diversas teorías se discuten: El Expediente “Oficial” De la Marina
La marina admite que el U.S.S. Eldridge participó en un experimento sobre un alambre que se envuelve alrededor del casco del destructor en una tentativa de cancelar fuerza de los campos magnéticos del metal en la nave. Esto se conoce como degaussing. Esto haría la nave “invisible” a las minas magnéticas subacuáticas que confían en los sensores de proximidad al disparador la detonación. Estos sensores funcionan detectando campos magnéticos alrededor de las naves. Sin el campo magnético, la nave podría pasar con las regiones minadas con estos sensores, invisibles a las minas enemigas, pero no al radar o a la visión.
El informe de la marina es muy plausible, y no menciona ninguno resultado o circunstancias exóticos. ¿Pero podía esto justo ser creible para atraer el interés por el público en general, dejando solamente a la minoría verdadera de investigadores en duda?

Invisibilidad Física
Algunos científicos han desarrollado la teoría que la marina trabajaba en una manera de hacer la nave invisible a la visión. Sin embargo, no implicó el combar del tiempo y del espacio o de ninguna tarea compleja de una naturaleza similar. Esta teoría sugiere que el Eldridge fue equipado con los generadores de alta frecuencia que calentarían encima del aire circundante para causar un espejismo, haciendo el recipiente invisible.
Este fenómeno está ocurriendo naturalmente, y ha habido casos donde las islas enteras han desaparecido de la visión en las condiciones atmosféricas descriptas. El generador de alta frecuencia calentaría encima del aire circundante y del agua (que crean una niebla verde-coloreada que fue dicha y podria haber “engullido” la nave), haciendo un espejismo y encubriendo la nave de la visión.
El generador también explicaría la enfermedad (física y mental) del equipo después del experimento. Un generador de alta frecuencia puede causar daño serio al bienestar de una persona. Esto es más plausible que la teoría de la invisibilidad, y también explicaría la condición enferma del equipo como resultado de la prueba.
El problema principal con estas teorías sin embargo, es que no explica cómo el U.S.S. Eldridge fue visto en Norfolk, Virginia por el  equipo civil de los SS Andrew Furuseth, cuando la nave desapareció de la visión en Philadelphia en un espacio de solamente de quince minutos. Hay también detalles tales como los  tripulantes que son fundidos al casco de la nave y de cierto reaparecer no uniforme.

¿Transportado a través de espacio y de tiempo?


La teoría más interesante sobre el experimento de Philadelphia es que el destructor desaparece y es teletransportado a través de espacio y de tiempo. Por supuesto, había una gran cantidad de científicos ingeniosos (Tesla y Einstein) que participaban en el experimento. Sin embargo, Nikola Tesla fue supuestamente muerto a la hora del experimento naval.
La teoría es que la luz tiene que estar doblada alrededor de la nave para hacerla invisible. Para lograr esto, la marina envolvió la circunferencia de la nave en alambre y pasó una corriente medida a través de ella. Esto hizo un imán oscilante enorme para formar un campo magnético alrededor de la nave, doblando no solamente la luz, pero el espacio y para medir el tiempo también. La física del experimento es evocadora de la teoría unificada del campo de Einstein que una vez que usted dobla la luz, usted también está doblando involuntariamente el espacio y el tiempo también.
La primera vez que este experimento fue emprendido, la nave no desapareció totalmente, y una impresión del casco podría estar “sentada”en el agua. La segunda vez que la nave desapareció totalmente en una niebla verde, fue avistada en Norfolk, Virginia.
Un hecho frecuente es que cuando reapareció la nave, el equipo de hombres estaba en un estado de desorientación. Algunos eran mentalmente enfermos, mientras que otras tripulantes incluso no volvieron. ¡Cuantas noticias  se presentaron sobre las tripulantes, incluyendo la de un miembro anterior del equipo que estuvo implicado en una lucha en la barra de un bar, y todos sus  participantes fueron congelados en el tiempo, según lo divulgado por un periódico local! .

El resto del misterio
Todavía no se sabe qué sucedió ese día en 1943, principalmente debido a la carencia de los testigos que vienen adelante quién sirvió a bordo del Eldridge. No hay tampoco documentación disponible para el público que los detalles proyectan el arco iris. Pudo simplemente haber sido un experimento de invisibilididad. ¿Pero cómo el destructor apareció los segundos después en Virginia? Su posible respuesta nunca será conocida, pero el misterio puede ser solucionado cuando los científicos vuelven a descubrir qué sucedió en la bahía de Delaware.