Archivo de la categoría: Extrañas Casualidades

10 misterios que el futbol prefiere “ocultar”

Equipos de América, África y Europa se han visto envueltos en historias relacionadas con la “magia negra”; van desde fracasos hasta fallecimientos

A lo largo de la historia del futbol, este deporte se ha visto perturbado por prácticas de “magia negra”, que según sus afectados, son realizados por gitanos, equipos rivales, entre otros responsables.

Con información de los sitios losblanquillos.com, deparasinha.com, denunciando.com y la-redo.net, De10.mx recopila 10 historias de maldiciones en el deporte, de América, África y Europa.

1. La maldición del estadio Corregidora. Esta historia ha tomado con el paso de los años tintes de leyenda; se dice que el inmueble fue construido sobre un panteón, lo que impide que los muertos logren el descanso y en venganza impiden que los equipos alcancen el nivel óptimo de competencia.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

2. Bela Guttman maldice al Benfica. De origen húngaro, Guttman (en la foto) fue uno de los mejores entrenadores de la historia; trabajó como director técnico del equipo portugués, hasta que en el año de 1962, una serie de desavenencias lo obligaran a salir del club.
Tras su renuncia declaró que sin él, los benfiquistas no volverían a ganar una final de la Copa de Europa. Desde entonces los jugadores no han logrado romper con los malos augurios del técnico.
misterios

3. Maldición gitana afecta el estadio Kassam Stadium. En el 2001, el equipo Oxford United estrenó su nuevo estadio, el cual fue construido sobre unos terrenos que un campesino había cedido a un grupo de gitanos. Tras la fecha de apertura del recinto, se rumoró sobre la existencia de una maldición echada por los antiguos moradores, que afectaría estas tierras y por ende al equipo.
La historia se acrecentó cuando el Oxford United perdió 13 partidos de los 17 jugados. Para contrarrestar la mala racha, los directivos recurrieron a Richard Harris, obispo anglicano de la ciudad, para que liberara al estadio de las “malas vibras”.
A pesar de los intentos por mejorar la situación de la agrupación, el equipo actualmente se encuentra en la quinta división del futbol inglés.
Ocultar

4. Rayo mata a jugadores en África. En 1993, durante un partido de la liga “B” de Camerún, cayó un rayo en la cancha que mató a tres jugadores y lastimó a otros cinco, todos del mismo equipo. El conjunto perjudicado acuso al otro de brujería.
Otro suceso similar ocurrió en el mes de octubre de 1998, cuando once jugadores del Bena Tshadi, un equipo de futbol de la República Popular de El Congo, murieron durante un partido tras ser alcanzados por un rayo que no afectó en absoluto a los jugadores contrarios, quienes resultaron ilesos, indica la-redo.net
Los dirigentes y simpatizantes del equipo afectado han responsabilizado a la brujería del trágico suceso.

5. La bruja de Chascomús, Dora. Es la historia más famosa del futbol de Buenos Aires, Argentina. Dora impuso una maldición al equipo “Quilmes” en el año 1991, porque los cerveceros se negaron a pagarle un sortilegio solicitado.
Quilmes peleaba por el ascenso en esos años y solicitó a la bruja que perjudicase a un rival. Ella así lo hizo, pero la directiva no le quiso pagar.
A partir de ese momento, echó un “mal de ojo” y las oportunidades perdidas del equipo para el ascenso no dejaron de sucederse, incluso en varias temporadas.
Los directivos del club decidieron viajar hasta Chascomús para saldar su deuda con Dora, en vista de que los resultados no terminaban de llegar, llevándose la sorpresa de que ésta ya había fallecido. En el año 2004, cuando se cumplieron los trece años de maldición, el equipo completó una segunda vuelta espectacular, regresando a la primera división.
futbol

6. La maldición de Villanueva. El Deportivo Independiente Medellín, conocido como El Poderoso, es campeón vigente del futbol colombiano, pero no siempre gozó de buena salud; si no todo lo contrario. La historia de este club está marcada por el sufrimiento y la desdicha.
Más de 45 años de ayuno de campeonatos tuvieron como culpable a la popular Gudovina, esposa de un arquero paraguayo del Poderoso, llamado Artemio Villanueva.
La señora Gudovina, tenía fama de hechicera y cuando su esposo fue despedido del Independiente Medellín, maldijo al equipo y juró que jamás sería campeón de nuevo. Pasaron las décadas y a pesar de que El Poderoso tuvo excelentes equipos, nunca logró otra estrella y perdió finales de manera insólita.
A fines de los años 90, un dirigente del equipo paisa viajó a Paraguay, se entrevistó con la señora de Villanueva y ésta deshizo el conjuro. A partir de ese momento, Independiente Medellín se convirtió en el equipo más ganador de la década que acaba de terminar en Colombia con tres campeonatos.
prefiere

7. Uno de los casos paranormales más conocidos en el futbol relaciona a la estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, quien fue señalado como víctima del vudú. La página championsleague.es publicó que un brujo fue contratado para provocarle una grave lesión al jugador de origen portugués y dejarlo fuera de la acción por mucho tiempo. En este video aparece Pepe “El brujo”, el supuesto autor de la más reciente fractura de Cristiano.

link: http://www.youtube.com/watch?v=HAGcDUaJDoM

8. América de Cali fue uno de lo equipos fundadores del futbol profesional en Colombia. Tardó exactamente 31 años en salir campeón en su país, tal y como había predicho uno de sus socios fundadores.
Benjamín Urrea, apodado “Garabato”, dijo que América jamás ganaría nada. A pesar de que ya obtuvo 13 estrellas en el futbol colombiano desde 1979 hasta hoy, los hinchas del equipo insisten en que la maldición de “Garabato” es la culpable de que el equipo Rojo tenga la desdicha de ser el equipo Sudamericano con peor suerte en la Copa Libertadores, tras perder las cuatro finales que jugó.
10 misterios que el futbol prefiere "ocultar"

9 y 10. En este video realizado por el programa matutino “Venga la alegría”, el conductor Juan Ramón Sáenz señaló dos casos más: el de un jugador árabe quien, tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza, comenzó a realizar movimientos que algunos relacionaron con una posesión; mientras que otros dijeron que fue a consecuencia del impacto.
También recuerda el caso suscitado en la Republica Popular del Congo, donde los 11 jugadores de todo un equipo fallecieron tras la caída de un rayo en la cancha, sin que les pasara nada a los deportistas del equipo contrario.

link: http://www.youtube.com/watch?v=SUUXLJw7sQk

Fuente :http://www.taringa.net/posts/deportes/12055079/10-misterios-que-el-futbol-prefiere-ocultar.html

La Maldicion de Jayne Mansfield


Si hubo una época dorada en las cumbres de Hollywood fueron los cincuenta, donde el glamour reinaba entre sus celebridades, todas muy bellas y con carreras que se iniciaban entre laureles de éxito. Sin embargo, como toda belleza tras una profunda contemplación, ese sueño dorado tenía un reverso oscuro y perverso. Son muchas las leyendas negras que se crearon en aquel momento en la industria del cine, algunas rocambolescas y otras son producto de enigmáticas muertes.

Si hablamos de erotismo e iconos sexuales de aquella época, Jane Mansfield es probablemente junto a Marilyn Monroe una rubia difícilmente de olvidar. Curiosamente, fue imitando a ésta como se dio a conocer. Jayne Mansfield (Vera Jayne Palmer antes de teñirse) nació en Pennsylvania y su vida estuvo marcada por la tragedia desde su inicio, su padre falleció cuando ella sólo tenía tres años y lo hizo curiosamente conduciendo, un ataque al corazón acompañado de su esposa y su dulce hija. Su madre no tardó en volverse a casar y se mudaron a Dallas (Texas), donde la joven comenzó a entrarle el gusanillo de la interpretación y comenzó a realizar cursos en la escuela. Sin embargo, fue una pasión que alternó con otra pasión más carnal. Jayne se casó con apenas 16 años y fue madre ese mismo año de un niño, lo cuál la separó un poco de su sueño por actuar. Fue cuatro años más tarde cuando la joven se muda a Los Angeles en busca de su sueño, seguida de su complaciente marido y su hijo pequeño.

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Jayne Mansfield y Mickey Hargitay

Vestida con un look más que similar al de Marilyn Monroe, Jayne comienza ahacerse un nombre a través de ganar certámenes de belleza que, junto a sus clases de interpretación, hacen que la rubia explosiva vaya haciéndose con pequeños papeles. Se hizo un pequeño hueco en el género de la comedia pero su carrera no acababa de despegar del todo, los directores focalizaban todo su interés por ella en sus atributos físicos y hay quien cruelmente la calificaba como “la fotocopia vulgar de la Monroe”. No sólo su carrera se tambaleaba, también su matrimonio y al que le siguió una segunda boda con tres hijos más. Hasta el momento, Jayne Mansfield realizó mediocres films en los que resalta “Bésalas por mi” y “Una mujer de cuidado”, ambas en 1957.

 

La joven parecía no encontrar su sitio, las propuestas de películas eran cada vez peores y su vida sentimental había sido continuamente un vaivén de sentimientos y personas. Se cuenta que Jayne Mansfield cubría esa pena a base de asistir a todas las fiestas a las que Hollywood le abría las puertas, donde se pudo codear con grandes celebridades de la época y algunas amistades nada recomendables.

Tras divorciarse de Paul Mansfield (su primer esposo), se casó en 1958 con el culturista y actor ocasional húngaro Mickey Hargitay, que había obtenido el título de Mister Universo en 1955 y a quien conoció durante el rodaje de “Una mujer de cuidado”

Hargitay y Mansfield fueron padres de tres hijos (dos niños y una niña) antes de divorciarse en 1963. Su hija Mariska Hargitay es una actriz, famosa sobre todo por su papel de detective en la serie televisiva Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales.

Magia Negra y Muerte

Fue en una de esas fiestas, donde la joven conoció a Antón LaVey, el Papa Negro de Hollywood y fundador de su satánica iglesia. Este oscuro personaje ya se había obsesionado antes con la rubia Marilyn Monroe y supo persuadirla hasta acabar conseguir compartir cama con ella. Tras la fatídica muerte de la rubia tentación, LeVey vio en Jayne Mansfield su perfecta sucesora.

 Anton lavey.jpg

Curiosamente, nuestra protagonista sentía una oscura fascinación por este enfermizo personaje que proclamaba su amor a Satán y su fama de poderoso mago. Anton LeVey le pidió a la joven que se vistiese igual que Marilyn, posara como ella y se desnudara de la misma manera y con la misma rapidez. Jayne fue tentada y lo hizo pese a que en aquel momento estaba iniciando una nueva relación.

Cuando el joven novio de Jayne, Sam Brody, se enteró de la vinculación de la actriz con la Iglesia de Satán entró en cólera y decidió presentarse en el despacho de LeVey, amenazándole que iba a romperle todos sus huesos si no dejaba de tener contacto con Jayne. LeVey, con su tenebrosa mirada, miró al joven y le maldijo, auguró una cercana muerte para él y su guapa Jayne Mansfield.

Tras aquella declarada maldición satánica por parte del Papa Negro, las desgracias se agolparon alrededor de la joven actriz. En un plazo de un escaso mes, a Jayne le robaron las joyas durante una visita a Japón, fue acusada de evasión de impuestos por el Gobierno de Venezuela, uno de sus hijos fue atacado por un león en un zoológico y poco después tuvo lugar el clímax de la terrible maldición, la fatídica noche en la que Jayne Mansfield perdió la vida a la temprana edad de 34 años. El 28 de junio de 1967, Matt Brody y Mansfield salían disparados por el parabrisas de su descapotable al tomar la curva cerrada de una enfangada carretera a más de 130.

Cuando Anton LeVey recibió la terrible noticia, acababa de recortar el anuncio del perfume Channel nº5 de su desaparecida amiga y se fijó que curiosamente en el reverso de dicha hojaaparecía una foto de la fallecida pareja tomada la noche anterior y que, al recortar el anuncio, las tijeras habían decapitado la cabeza de la joven de la misma manera que acababa de suceder. ¿Fue todo esto victima del cólera de un tenebroso Papa Negro?, ¿murió Jayne Mansfield a consecuencia de aquella maldición lanzada?

 Leyenda urbana

Lo tenebroso fue cuando la ambulancia llegó al lugar y no encontraron la cabeza de la joven. Jayne siempre había sido amiga de las excentricidades y era famoso su caniche teñido de rosa. Cuando el animal fue el único que salió ileso, encontraron a aquel perro rosado con algo redondo con lo que distraerse

Maldición de Tecumsé

Todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo.Exclamo el Jefe indio Tenskwatawa, apartir de entoces comenzaron a morir varios presidentes norteamericanos , incluyendo a Lincoln y Kennedy

 

Tecumseh
Un retrato de Tecumseh de 1848

La Maldición de Tecumsé o la Maldición de los 20 años, es un término para referirse a un patrón de acuerdo con el cual, entre los años 1840 y 1960, los presidentes norteamericanos que hubiesen ganado las elecciones en un año terminado en cero (por ejemplo 1840, 1860, 1880, etc.) morían en el cargo.

Al parecer esta maldición derivaría de un episodio sucedido en torno a 1811, tras la batalla de Tippecanoe que tuvo lugar entre las fuerzas norteamericanas al mando del posteriormente candidato presidencial, William H. Harrison y los Shawnee, tribu de indígenas americanos liderados por Tecumsé y su hermano Tenskwatawa, conocido con el apelativo de “el Profeta”. Supuestamente Tenskwatawa lanzó una maldición contra Harrison y todos los futuros ocupantes de la Casa Blanca. Según algunas fuentes[cita requerida] en 1836 mientras Tenskwatawa posaba para un retrato y los presentes discutían el posible resultado de las elecciones, éste lanzó su profecía:

Harrison no ganará este año el puesto de Gran Jefe. Pero ganará la próxima vez. Y cuando lo haga él no terminará su periodo. Morirá en ejercicio.

Cuando uno de los presentes objetó que ninguno de los presidentes de los EE.UU. había muerto en el cargo continuó el Profeta:

Pero les digo que Harrison morirá y cuando él muera ustedes recordarán la muerte de mi hermano Tecumsé. Ustedes creen que he perdido mis poderes, yo que hago que el sol se oscurezca y los pieles rojas dejen el aguardiente. Pero les digo que el morirá, y después de él, todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo.

Tenskwatawa.

Excepciones

La elección de Ronald Reagan en 1980, no fue seguida por su muerte, dado que Reagan sobrevivió a sus ocho años en el cargo, en dos períodos presidenciales, aunque a los pocos meses de tomar posesión del puesto sobrevivió a un intento de asesinato. Al igual que los presidentes que habían muerto en el cargo, Reagan fue sucedido en el cargo por su vicepresidente George Bush, el primer vicepresidente titular en 152 años en asumir la Presidencia por un motivo distinto a la muerte o la renuncia del presidente. Cabe anotar que Nancy Reagan, esposa de Reagan, recurrió en varias ocasiones a solicitar ayuda de astrólogos, por lo que corre el rumor de que mediante este tipo de ayudas la maldición se rompió.

El siguiente presidente que habría estado afectado por la maldición, George W. Bush, elegido en 2000, también sobrevivió a sus ocho años de presidencia.

Presidentes incluidos en la línea de la supuesta maldición

Elegido Presidente Mandato Causa de la muerte Fecha del fallecimiento
1840 William Henry Harrison Primero Neumonía 1841
1860 Abraham Lincoln Segundo Asesinado 1865
1880 James Garfield Primero Asesinado 1881
1900 William McKinley Segundo Asesinado 1901
1920 Warren Harding Primero No esclarecido por completo:
Posible ataque al corazón
1923
1940 Franklin Roosevelt Cuarto Hemorragia cerebral 1945
1960 John Kennedy Primero Asesinado 1963
1980 Ronald Reagan Fuera del cargo Causa natural (Neumonía). El 30 de marzo de 1981 sufrió un intento fallido de asesinato, fue el único Presidente de los Estados Unidos alcanzado por una bala mientras ejercía su cargo y que haya sobrevivido.1 2 2004
2000 George W. Bush Fuera del cargo Es una persona viva en éste momento.

La Maldición de Tutankamón


Los tesoros encontrado son incalculables.


los Nuevos Hallazgos

Recientes estudios han confirmado que al contrario de lo que se suponía hasta ahora Tutankamón no fue asesinado. Su muerte se produjo a causa de una fractura en la pierna, su curación se complicó y causó la muerte debido a una infección o simplemente por una hemorragia interna.

Este (el asesinato) era uno de los pilares sobre el que se basaba la leyenda o maldición de este faraón, aún así existen razones para pensar que tal cúmulo de muertes no se deben tan solo a una coincidencia.

La Maldición de Tutankamón

Por más de 3270 años su cuerpo había quedado oculto a los ojos del mundo. A la codicia y la maldad de la raza humana. Al igual que sus antecesores, Tutankamón había sido enterrado en el Valle denominado de los Reyes. Todos aquellos que reinaron sobre la misteriosa raza descansaban allí en uno u otro lugar. Por siglos el Valle de los Reyes había sido saqueado por todo tipo de maleantes, aventureros, conquistadores y, finalmente; los arqueólogos que deseaban los ocultos tesoros del lugar. El valle fue saqueado de una forma tal que sus paredes graníticas parecían un paisaje escapado de la Luna. Se llegó al convencimiento de que todos los Faraones habían rendido sus secretos a la Humanidad en una u otra forma. Pero aún quedaba una… Tutankamón.

Muerto en plena adolescencia en el año 1340 antes de Cristo, nadie sabía con exactitud en donde se hallaba su tumba. Howard Carter se encontraba trabajando para el gobierno de Egipto como Inspector General del Departamento de Antigüedades.

Había dedicado casi la totalidad de su vida científica a la tarea que le llevaba de la mano. El descubrimiento y conservación de los tesoros escondidos en las tumbas reales. Uno tras otro los arqueólogos que buscaban la tumba de Tutankamón se dieron por vencidos. Liquidaban sus expediciones y volvían a sus tierras y a sus Universidades contando lo que podía haber sido.

Solo uno permaneció expectante. Howard Carter estaba decidido a develar el misterio del Faraón adolescente. Desde 1917 se dedicó a excavar en los restos de los otros arqueólogos. No teniendo el capital suficiente, muchas veces él mismo tenía que emprender la tarea con algún estudiante, discípulo u obrero mal pagado. Excavaba en los sitios en que se había excavado con anterioridad por dos motivos. Primeramente porque de esta forma se ahorraba en mano de obra y por otra porque ya había camino adelantado en las excavaciones abandonadas. Era un juego rutinario pero que podía rendir frutos. La principal ventaja de Carter era su profesión. Residiendo en Egipto, trabajando para el gobierno tenía todo el tiempo del mundo para finalizar su tarea (si lograba el éxito). Los informes mostraban que, efectivamente; la tumba de Tutankamón no se había encontrado aún. Que estaba allí desafiando todos los esfuerzos para dar con su paradero. Por lo tanto Carter se dedicó a esta tumba especialmente.

El Descubrimiento de la Tumba

Y por fin, el 26 Noviembre de 1922 sus esfuerzos de varios años dieron el resultado apetecido. La entrada a la tumba fue descubierta. Dieciséis escalones que conducían hacia las profundidades (esto dio pié a la teoría de que Tutankamón solo tenía 19 años al morir.) Tras bajar los escalones Carter se encontró en una antecámara. Tras de él se encontraba Lord Carnavon, arqueólogo aficionado y el hombre que había suministrado el dinero para la tediosa y costosa operación de rescate, Carter se inclinó ante la puerta de granito. Una puerta maciza grabada con todo tipo de signos jeroglíficos. Bajo la puerta había una especie de rajadura por la cual podía verse hacia adentro. Carter se inclinó con su linterna y la enfocó hacia la Tumba Real. Por varios minutos permaneció inmóvil viendo lo que acabamos de describir. Los tesoros incontables que brillaban en la oscuridad y que adquirían dimensiones propias al ser violados por la luz eléctrica… casi 3500 años después de su desaparición.

Bueno… ¿ves algo? -exclamó Lord Carnavon en el colmo del nerviosismo. Carter movió la cabeza afirmativamente.

Veo cosas maravillosas… -susurró emocionado.

Los tesoros que yacían en aquella tumba, como diría Carter más adelante “estaban fuera del ámbito terrestre, sencillamente no tenían precio para ser evaluados.” No andaba lejos de la verdad. Piedras preciosas en montones. Muebles de oro sólido, vasos de exquisita configuración, mantos reales conservados en perfecto estado, y finalmente un trono real de oro que por sí solo valía el rescate de un Emperador. Todo esto sin contar infinidad de pequeños objetos, cada uno de los cuales hubiese hecho las delicias de cualquier museo en el mundo a un precio de millones. Todo junto, lo contenido en las cuatro cámaras encontradas fue descrito por el arqueólogo americano James Breadstad como “Los inmensos e incalculables tesoros de un niño que dominó el mundo mucho antes de que se conociera Creta, antes de que Grecia fuera concebida o Roma creada… y cuando aún más de la mitad de la historia de la civilización estaba por escribirse”.


Lord Carnavon a la izquierda a la derecha Howard Carter el descubridor de la tumba.

Y sin embargo, el momento más emocionante y remunerador tendría que venir dos años después, el 3 de debrero de 1924, cuando Carter y su cuadrilla finalmente abrieron la puerta en la última cámara, la dedicada a tumba del Faraón especialmente. Un grito de admiración escapó de la garganta en los pocos presentes. Estaban ante un masivo ataúd de granito de más de nueve pies de largo. Dentro del ataúd había otros tres más pequeños que a su vez se fijaban uno en el otro con pasmosa precisión. Los dos exteriores hechos de madera con incrustaciones de oro y piedras preciosas en la parte interna. Y el tercero y último conteniendo los restos del faraón adolescente hecho de oro sólido. Allí estaba el cuerpo momificado del faraón Tutankamón. Su rostro cubierto con una máscara que semejaba sus facciones aniñadas y también de sólido oro.

Carter y sus obreros no constituían los primeros violadores de la tumba. A las claras se veía que, ladrones del Valle de los Reyes habían penetrado en ella. Aún cuando ninguno de ellos se atrevió a tocar el ataúd real. Los sellos en las puertas habían sido rotos y arreglados nuevamente por los guardianes. Tutankamón fue violado en su descanso eterno por Carter. Estos históricos y maravillosos descubrimientos atrajeron la atención internacional en el acto. Cientos y miles de turistas llegaron al Valle de los Reyes desde todos los ámbitos del mundo. Caminaban por el polvo del desierto excavando, pateando y apartando cuanta piedra había en su camino con la esperanza de encontrar algún objeto precioso perdido.

Esto hacía que Carter tuviera que mantener continua vigilancia 24 horas al día sobre su descubrimiento. Pero aún más que los tesoros había algo que atraía la morbosidad de la multitud. Se corría entre los egipcios una leyenda. Se decía que todo aquel que violara la tumba del faraón Tutankamón encontraría muerte por su profanación. Una maldición ancestral, mística y horrenda que escapaba desde las gélidas paredes de la tumba subterránea y que detenía a todo aquel que se acercara a ella con la excepción de Carter y su equipo.

La Maldición cobra Forma

Sintiéndose muy solitario y cansado, Carter había instalado en la tumba – donde trabajó diariamente durante 16 años – una jaulita con un canario, cuyo canto ponía algo de alegría en el sombrío ambiente. Una tarde notó que el canto se interrumpía bruscamente y, al levantar la vista, vio una cobra (la serpiente guardiana de los faraones y encarnación de la diosa Edjo) devorando a su infortunada mascota…

La maldición comenzó a confirmarse. Lo que comenzó como un simple cuchicheo terminó por convertirse en trágica realidad, en apariencia. La muerte de Lord Carnavon fue el gatillo que disparó la imaginación del mundo entero. Murió el 5 de Abril de1923, apenas diez meses después de haber penetrado en la Cámara Real. George Edward Molyneus Herbert, más conocido como el quinto conde de Carcarvon había tomado la egiptología y la arqueología con la misma pasión que otros millonarios y miembros de la nobleza toman los deportes o la sociedad. Mientras que se encontraba en los días del sensacional descubrimiento fue picado por un mosquito en la mejilla izquierda. No le prestó la menor atención a la picada de mosquito, un incidente que ocurría día a día y a millares de turistas y locales. Una semana después, mientras que se afeitaba se cortó encima de la picada anterior.

De repente, un par de días más tarde comenzó a sentirse mal de salud. Y se agravó tanto que tuvo que ser trasladado al Cairo con urgencia. El 17 de marzo se conoció que una grave infección le había atacado la garganta, el oído interno y el pulmón derecho. Los doctores en El Cairo le dieron diversas inyecciones de suero que, aparentemente detuvieron el curso de la enfermedad. Sin embargo el 27 de marzo un ataque fulminante de neumonía se extendió por ambos pulmones.


Mascara funeraria de Tutankamón.

Tras sufrir una terrible agonía plagada de dolores horrendos y deformaciones física, incluida la caída de todos los dientes, para el 4 de abril estaba muerto. Un continuado ataque de tos hizo que su corazón fallara a las dos de la madrugada. En ese mismo instante, Suan, su perra fox-terrier, comenzó a aullar en Inglaterra muriendo en brazos del mayordomo. La familia Carnavon, reunida en el hotel Continental Savoy en El cairo recibió la noticia por la enfermera que lo había cuidado. Nada más terminar la frase todo quedó a oscuras; un fallo en el suministro de energía dejó sin luz a toda la capital egipcia.

Inmediatamente y posterior a su muerte los rumores sobre la “maldición” se hicieron voces públicas que los periódicos y medios informativos tomaron de su buena cuenta. ¿Por qué? Se preguntaban ¿Un hombre con apenas 57 años, saludable y sin enfermedades anteriores había de sucumbir ante la picada de un mosquito? A estas alturas surge un egiptólogo que afirmaba haber “descifrado la inscripción que había sobre la entrada en la tumba” Según el Egiptólogo esta inscripción decía: “La muerte vendrá con alas ligeras sobre todo aquel que se atreva a violar esta tumba” Lo cierto es que la famosa inscripción jamás pudo ser encontrada nuevamente ya que los trabajadores de Carter destruyeron la pared que la tenía escrita.


Una cobra acabó con la vida del canario que acompañaba a Carter

os faraones tenían una especie de miedo masivo y patológico a la violación de sus tumbas. La muerte en el Egipto antiguo no era símbolo de miedo o terror. Morir era liberarse y emprender el viaje al País del Infinito. Sin embargo, para que este viaje estuviera garantizado era necesario preparar a los cadáveres mediante la momificación y después ocultarlos para siempre mediante tumbas inviolables. El fracaso de estas medidas hacía que el alma del egipcio vagara eternamente sin encontrar reposo. Aquellos ricos que se podían permitir el lujo de cámaras secretas y subterráneas se tomaban gran parte de su fortuna para garantizar la inviolabilidad de su muerte. Por ejemplo, se hacían innumerables pasadizos secundarios que no conducían a ninguna parte y que despistaban a los violadores. En el caso de los faraones, las precauciones alcanzaban características casi sobrehumanas.

Lord Carnavon tenía un medio hermano, Audrey Herbert, que lleno de entusiasmo por el descubrimiento de su pariente y Carter se trasladó a Egipto a fin de estar presente cuando encontraran la Cripta Final. A su regreso a Londres, sin causa prevista o lógica cayó muerto en el piso de su dormitorio mientras se preparaba para tomar un baño. Carter eliminaba lo sucedido con comentarios tales como “se trata de teorías sin sentido… tonterías” Pero sus allegados decían que estaba sumamente alterado por estas muertes. Especialmente cuando su más cercano ayudante Arthur Mace siguió la misma suerte de los Carnavon. Mace fue el hombre que, con una barra de hierro rompió los últimos pedazos del sello que separaba al mundo exterior de la Cámara Real. Poco después moría de forma fulminante en el hotel que ocupaba Lord Carnavón en el Cairo. Los médicos se encontraron imposibilitados de dar una explicación científica a su repentina muerte. Pero aquí no se detenía la aparente maldición.

Sir Douglas Reíd, el radilogista que había trabajado bajo las órdenes de Carter sacando radiografías de la momia en la tumba seguía el mismo camino. Repentinamente enfermó de cansancio y agotamiento, tuvo que regresar a Suiza, su país natal. Allí fallecía dos meses después sin causa conocida. Seguían las muertes violentas. La secretaria de Carter, Bethel, moría de un ataque al corazón. Cuando su padre se enteró de la noticia (también había estado en la Tumba) falleció al lanzarse de un séptimo piso. Un profesor canadiense, amigo de Carter recorrió la tumba pocos después del hallazgo, sólo para regresar al hotel en el Cairo y morir víctima de un ataque cerebral.

El pánico corría como las olas de viento polvoroso en el desierto. De innumerables fuentes llegaban noticias de que los trabajadores que participaran en la excavación también morían por igual¿Sería cierto todo aquello? Pero aún faltaba lo principal, lo horrendo. La momia de Tutankamón fue lleva da a la Universidad del Cairo en Noviembre 11 de 1925. Se trataba de hacerle la autopsia bajo el escalpelo profesional del doctor Douglas Derry, una autoridad en la materia. Derry, en un silencio de muerte tomó el escalpelo y realizó una incisión directa en los vendajes exteriores de la momia. Los vendajes cayeron a ambos lados mostrando 143 pequeñísimos bolsillos. Cada uno de ellos guardando una piedra preciosa. Alrededor de su cuello estaba el “collar de la protección” según la religión egipcia y confeccionado en hierro. Los brazos estaban cubiertos con magníficos brazaletes. Siete en el derecho y seis en el izquierdo. Cada dedo de sus manos tenía un anillo de oro macizo. El abdomen estaba cubierto con capas de misteriosos objetos también de oro macizo. Todos ellos en forma de T. La cabeza estaba cubierta con una magnífica diadema de oro y separándola del afeitado cráneo (según la moda egipcia) había una malla de finísimo oro batido. Por fin todos los adminículos y ornamentos fueron separados. Los presentes dieron un suspiro de asombro.

Las facciones del Faraón Niño aparecían serenas. Casi vivas. Perfectamente conservadas. En la mejilla izquierda, casi bajo el lóbulo de la oreja tenía una depresión en el hueso. Se especuló que quizás de aquello había muerto el faraón. Una fractura en el hueso y un derrame cerebral. Sin embargo jamás se encontraron pruebas para garantizar esta teoría como válida. La voz del pueblo se entera de todo. De algún lugar surgió el rumor de que “el Faraón tenía una marca en el mismo lugar en que Lord Carnavón fue picado por el mosquito” Y esto era cierto. De allí en adelante se esperó la muerte de los asistentes a la autopsia de un momento al otro. La prensa se cebaba en ellos. Las personas en la calle los consideraban como “muertos en vida.” Incluso científicos amigos se alejaban de sus alrededores.

Lo cierto es que uno de ellos, que ayudó al doctor Derry en la autopsia murió poco después de un ataque al corazón. Sin embargo, el principal ejecutor de la autopsia, el mismo Derry sobrevivió hasta pasados los ochenta años. La teoría de la maldición tenía sus pros y sus contras. El mismo Carter sobrevivió su descubrimiento hasta los 67 años y murió de aparentes causas naturales. Sin embargo había algo que llamaba la atención. Los dos asistentes principales. Los dos “secundarios” en los momentos cruciales de la profanación habían muerto. Uno de ellos el Lord Carnavon. El otro fue el radiologista Carlyle ayudante del doctor Derry ¿Coincidencia? Los que se dedicaron a explotar la leyenda sensacionalista de la “maldición” ampliaron sus explicaciones.

Según ellos, Lord Carnavon representaba la fuerza monetaria que había hecho posible las excavaciones. Sobre él debía caer la maldición y no sobre Carter que era un simple egiptólogo pagado por el Gobierno. En el caso de Carlyle se llegó a la conclusión de que, tras de la incisión primaria efectuada por el doctor Derry, el resto de la operación fue realizado por su ayudante. En otras palabras, fue la mano ejecutora. Esta explicación tiene lógica. En este caso la maldición faraónica hubiese alcanzado al instigador y al profanador. Los médicos en la actualidad tienden a explicar la muerte de Lord Carnavon y la de varios miembros de la expedición mediante los últimos descubrimientos. Con toda seguridad (según ellos) Lord Carnavón fue infectado por la picada del mosquito. Esto trajo como consecuencia que, en ausencia de los antibióticos que aún se desconocían, la muerte fue inevitable.

Para 1935 la cifra total de muertos relacionados con Tutankamón sumaba veintiuno y varios recopiladores de sucesos la elevaron hasta treinta. Lo cierto, es que hasta para el más escéptico la lista más pequeña resulta impresionante. A esto se debe añadir los sucesos posteriores ocurridos en la década de los años sesenta, consiguiendo que la maldición de Tutankamón volviera a ser titular en los periódicos. Mohammed Ibrahim, en esa época director egipcio de antigüedades, intentó impedir que varias reliquias halladas en la tumba fueran a a París. Había sufrido una serie de pesadillas que anunciaban su muerte si las dejaba salir de Egipto. El gobierno le obligó a aprobar el traslado y ese mismo día murió atropellado. El doctor Ezze-din Taha, de la Universidad de El Cairo, descubrió que varios arqueólogos y personas que trabajaban con restos antiguos solían padecer infecciones en la vías respiratorias debidas a la existencia de diversos hongos. En 1962 expuso que la famosa maldición podría tener origen en estos peligrosos hongos. Al salir de la conferencia tomó su coche. En la larga carretera de El Cairo a Suez chocó frontalmente contra otro coche. La autopsia demostró que su muerte se debió a un fallo cardiaco ocurrido pocos segundos antes del accidente.

Durante la década siguiente la maldición continuó. En 1972 el nuevo director del Departamento de Antigüedades egipcio, Gamal ed-Din Mehrez, sucesor de Ibrahim, afirmó a Philipp Vandenberg que no creía en la maldición: “Fíjese en mí, toda la vida he estado trabajando con tumbas y momias. Seguramente soy la mejor prueba de que todo son coincidencias” Gamal murió la noche siguiente a la supervisión del empaquetado de los objetos destinados a la exposición que se iba a celebrar en Londres. Los miembros de la tripulación del avión que efectuó el traslado a la capital británica se vieron también alcanzados por la maldición. El teniente Rick Laurie murió en 1976 de un infarto. Su esposa se volvió loca y contaba a todo el mundo que su marido murió por culpa de la maldición. El ingeniero de vuelo Ken Parkinson sufrió seis infartos y murió en 1978. El oficial Ian Lansdown confesó haberse burlado de la maldición dando una patada al cofre que transportaba la mascara. Se fracturó esa misma pierna al romperse una escalera de hierro y su curación se complicó hasta que pasados seis meses pudo volver a andar. La casa del teniente Jim Webb se incendió mientras pilotaba el avión hacia Londres. Y Brian Rounsfall que se burló junto con Ian de la maldición dedicándose a jugar a las cartas sobre la caja que contenía el sarcófago sufrió dos infartos el año siguiente.

La lista continuó de nuevo en los años ochenta destacando la filmación de la película La maldición del rey Tut en donde se usaron objetos pertenecientes a Tutankamón. El protagonista, Ian McShane, cayó con su coche por un acantilado el primer día de grabación rompiéndose la pierna por diez sitios.

Parece ser que la maldición lleva años inactiva. Quizás sea auténtica, quizás sólo sean coincidencias sorprendentes, pero ahí está en pié desafiando a cualquier explicación. ¿Es cierta la leyenda del faraón Tutankamón? Sólo la máscara inmutable de su rostro guarda la solución.

Fuente de Información:

http://www.editorialbitacora.com/bitacora/carter/carter.htm

http://www.escalofrio.com/n/Misterios/La_Maldicion_de_Tutankamon/La_Maldicion_de_Tutankamon.php

El día en que un fantasma le dio un aventón a ‘Kojak’

Poco antes de morir debido a un cáncer en la vejiga, Telly Savalas narró una historia que lo había atormentando durante casi 40 años

Actor de recia personalidad y el primero que puso de moda una calva brillante, Telly Savalas participó en una veintena de películas, sin embargo no fue sino a finales de los 70’s cuando alcanzó su máxima popularidad al interpretar a Kojak, un rebelde y agresivo detective de policía que siempre chupaba una paleta de dulce.

Poco antes de su muerte, el popular actor narró la siguiente historia: “Nunca he sido supersticioso ni creo en lo paranormal. Si alguien tiene los pies bien puestos sobre la Tierra, ese soy yo. Pero una vez me sucedió algo que me aterró hasta los huesos y aún lo tengo muy presente”

“Era pasada la media noche, y yo acababa de dejar a una linda chica en su casa cuando, de regreso, me quedé sin gasolina. Sin tener otra opción, bajé del auto y empecé a caminar hacia un restaurante para preguntar en dónde podría conseguir un poco de combustible”, contó Telly.

Le dijeron dónde había una gasolinera que estaba abierta toda la noche. “Iba caminando por la estre-cha calle, cuando escuché una voz a mi espalda que decía: «Si quiere yo le doy un aventón»”, relató Telly. “El tipo estaba sentado en un Cadilac, pero yo nunca escuché el sonido del auto”.

El hombre vestía un traje blanco y Telly jamás pudo olvidar el timbre tan agudo de su voz; casi se podría decir

que era una voz femenina, de tan aguda.

Camino a la estación de gasolina, ninguno de los dos habló. “Cuando bajé del auto, me empecé a buscar en los bolsillos para ver si traía algo de dinero y él me dijo: «Toma, te presto un dólar». Hasta ese momento no me había dado cuenta de que no traía ni un solo centavo, pero él sí lo sabía”.

“Le pregunté su nombre y dirección para regresarle el dinero por correo. Yo estaba muy apenado y me preguntaba cómo diablos era posible que hubiera sabido que no traía dinero. El escribió sus datos en un pedazo de papel y me lo dio”.

Después que Telly pagó la gasolina, el extraño le ofreció llevarlo de regreso hasta su coche. “Así que me subí a su auto y regresamos”, recordó.

Telly pensó que realmente se trataba de una persona generosa y muy agradable.

EXTRAÑO COMENTARIO

“De repente, y sin que hubiéramos comentado nada, mencionó el nombre de uno de los jugadores de los Medias Rojas de Boston, del cual dijo «fue» uno de los mejores en el béisbol.

“Me sorprendió que hablara de ese jugador en tiempo pasado, como si ya hubiera muerto. Efectivamente, era uno de los mejores, pero todavía estaba vivo. Y todo lo expresaba con su vocecilla tan aguda”.

“Lo que más me extraño de todo, es que ni siquiera íbamos hablando de béisbol”.

Cuando llegaron al auto, Telly tuvo problemas para arrancarlo y el hombre se ofreció a empujarlo con su vehículo. Después de gritarle ¡gracias! desde la ventanilla, Telly se enfiló hacia Nueva York.

UNA NOTICIA INESPERADA

Aquella tarde, Telly se fue a trabajar y cuando compró el periódico, se quedó de una pieza al leer el encabezado. El jugador de béisbol que había mencionado aquel extraño sujeto, acababa de morir en circunstancias misteriosas.

“Al principio pensé: ¡vaya coincidencia!” -Comentó Telly.  “Me dirigí a casa y le conté la historia a mi madre, quien me dijo que estaban pasando cosas muy extrañas”  Fue entonces cuando Telly buscó en la bolsa de su saco el pedazo de papel que el hombre le había dado.

Junto a la dirección, había un número de teléfono. Marcó y le contestó una voz de hombre: “¿Bueno? ¡Este es el bar de Jimmy!”

Telly le preguntó si podía comunicarlo con James Cullen.

El hombre que contestó el teléfono avisó a alguien que llamaban al Sr. Cullen y poco después contestó la voz de una mujer.

“Ella me dijo: «Mire, señor, el hombre al que llama fue mi marido, ¡y lleva dos años de muerto!»”.

Tal noticia intrigó tremendamente a Telly por lo que llamó a la mujer un par de veces más, para que accediera entrevistarse con él. Accedió, siempre y cuando le pagara todos los gastos para viajar desde Boston, donde ella residía, hasta Nueva York, donde estaba Savalas.

SÍ ERA EL DIFUNTO

“Me sentí muy extraño esperando a esa mujer en la ciudad de Nueva York”, dijo. “Después de describirle el encuentro con su marido, ella me dijo que la ropa que él llevaba ese día, era la misma con la que lo habían enterrado.

“El pedazo de papel que me dio estaba firmado con el nombre de James Cullen. La mujer llevaba una carta que él escribió cuando estaba en la Armada. La firma era idéntica”. Posteriormente, en la conversación, la mujer le reveló cómo fue que murió su marido: Se suicidó dándose un balazo en la laringe.

“Esa es la razón por la que hablaba con una voz chillona”, reflexionó Telly.

Y Créalo o No… “ese misterio me ha estado atormentando durante 40 años”, expresó finalmente Telly, quien murió en 1994

SAL MINEO, EL ACTOR MARCADO POR UN TRÁGICO DESTINO

Fue un conocido actor y cantante estadounidense que se convirtió en mito al morir asesinado con apenas 37 años de edad.

Salvatore Mineo Jr. nació en el barrio neoyorkino del Bronx el 10 de enero de 1939. Su padre era un inmigrante de Sicilia que se dedicaba a fabricar ataúdes. Sus hermanos fueron Michael, Víctor y Sarina.

El niño Salvatore Mineo.

El joven Salvatore tuvo una infancia problemática: expulsado del colegio a la temprana edad de ocho años, formó parte de una pandilla dedicada a cometer varios robos. Sus padres, tratando de apartarle de las calles, le matricularon a los diez años en una escuela de baile y arte dramático, donde concurría con su hermana. Allí el joven Sal se apasionó de inmediato por el mundo de la danza y de la interpretación, dejando de lado a sus compañeros delincuentes. En varias oportunidades los alumnos de la escuela hicieron breves apariciones en programas de televisión. Una tarde, unos productores de Broadway lo vieron ensayando en la escuela, y era justo lo que andaban buscando, un niño italiano para actuar en La Rosa Tatuada de Tennessee Williams. Dos días más tarde lo contrataban para actuar, fue el comienzo de Sal Mineo, el actor de 11 años.

En 1951, ya con varios años de experiencia profesional, consiguió debutar y destacarse en Broadway gracias a producciones teatrales como La rosa tatuada y The Little screwball, también en el musical El rey y yo. Este musical llevaría a la fama a Yul Brynner. Luego trabajó con un joven Tony Curtis en Six Bridges to cross.

A mediados de la década dio el salto al cine con pequeños papeles en Atraco sin huella (1955), de Joseph Pevney, La guerra privada del mayor Benson (1955), de Jerry Hopper y especialmente Rebelde sin causa (1955), película de Nicholas Ray protagonizada por otro grande, James Dean. En este filme, Mineo era el actor más joven de la película, interpretando el personaje del delincuente juvenil llamado Platón -el más recordado de toda su carrera- le llevó a ser nominado a la candidatura para el Oscar como mejor actor de reparto, que obtuvo finalmente Jack Lemmon por Escala en Hawaii. De esta misma época son también los intentos del actor por convertirse en estrella del rock and roll, llegando a grabar varios singles e incluso un LP, que cosecharon discretas ventas. Aquí pueden verlo cantando en un programa de la televisión norteamericana.

Tapa del disco titulado Sal, de 1958.

El éxito de Rebelde sin causa, lejos de lanzarle al estrellato, le consagró como idóneo para encarnar papeles secundarios en los que da vida a jóvenes perdedores marcados por un destino trágico. Muy pronto fue invitado a las fiestas de Hollywood, y se convirtió en un sex symbol, acosado por las jovencitas, a pesar que todavía no había interpretado ningún papel protagónico.

Sus principales actuaciones

Su carrera cinematográfica fue breve ya que murió muy joven, sin embargo fue actor de reparto en grandes películas donde cabe destacar Gigante (1956) de George Stevens, donde repitió colaboración con James Dean; Marcado por el odio (1956) dirigido por Robert Wise; en 1957 filma Dino, donde se enfrenta a un padre golpeador y obtiene una muy buena crítica por su papel.

En 1958 filma Tonka, una película de Disney ambientada en el lejano oeste donde interpretaba el personaje del guerrero comanche Búfalo Blanco, Éxodo (1960), de Otto Preminger, donde volvió a ser nominado como mejor actor de reparto, pero el Oscar se lo llevaría Peter Ustinov por su papel en Espartaco. Mineo actuó también en la superproducción bélica El día más largo (1962) y El gran combate (1964), último western dirigido por John Ford.

La televisión lo tenía siempre en la pantalla

A finales de la década de 1960, cansado de interpretar personajes similares y un tanto mayor para ellos, Mineo regresó al teatro, donde no se limitó a actuar, sino que incluso puso en escena la obra Fortune and men’s eye, de John Herbert, en 1969.

Sal Mineo actor invitado en la serie Combate.

Mineo desarrolló una prolífica carrera televisiva de apariciones estelares en muchas series como por ejemplo, en tres episodios de la serie de televisión Combate: The Brothers (Los hermanos, 1966) como el francés Marcel Paulon, y el actor que hace el papel de su hermano es el argentino Fernando Lamas. En otro episodio titulado Nothing to Lose (1966) aparece Mineo como Vinnick y The Hard Way Back (1964) como Larry Kogan. En éste último, titulado en español como El difícil retorno, Mineo realiza el papel de un soldado bisoño cobarde, quien finalmente se convierte en un héroe de la guerra. Trabajó en muchas otras series como invitado especial, entre las más recientes antes de su muerte, Ellery Queen, Joe Forrester, Historia policial, S.W.A.T., Misión: Imposible y Columbo.

Últimos años

El romance de la bella Jill Haworth y Sal Mineo.

Se cuenta que hizo una prueba para un papel en la película Lawrence de Arabia y no fue elegido. Su última participación en cine fue en 1971: un breve papel en la segunda secuela (3ª parte de la saga) de la película de El planeta de los simios, titulada Escape del planeta de los simios, dirigido por Don Taylor e interpretando al chimpancé Dr. Milo.

Sal Mineo el  “talentoso joven, con un futuro brillante” como lo calificó a mediados de los cincuenta una revista de cine de la época era un personaje habitual de la crónica de escándalos hollywoodienses, la prensa amarillista lo acusaba de homosexual, sin embargo, en la realidad mantuvo incontables romances con hermosas actrices y fanáticas de sus canciones y películas, desde Susan Landin hasta la joven actriz británica que conoció en la filmación de Éxodo, Jill Haworth, en 1960. Entre sus numerosos romances, el que más duró fue con su novia Susan Landin, con la que se peleó y tras lo cual ella intentó suicidarse al sentirse abandonada en 1967. Siendo el escándalo noticia de la prensa amarilla durante mucho tiempo.

El cobarde asesinato

Sal Mineo en su mejor momento actoral.

Sal Mineo fue acuchillado el 12 de febrero de 1976 cuando regresaba a su domicilio en West Hollywood después de un ensayo teatral. Le sorprendió la muerte en los días que ensayaba la obra Posdata: tu gato ha muerto, que debería estrenarse la semana siguiente en un teatro de Los Ángeles. En contra de lo que se dijo, recibió una sola puñalada pero ésta le alcanzó el corazón y falleció en el acto. Tenía 37 años. Su final coincidió tristemente con el tipo de papeles que acostumbró a dar en el cine.

El asesino resultó ser un repartidor de pizzas Lionel Ray Williams con amplio historial delictivo, era un negro de 21 años que estaba en libertad condicional por falsificación de cheques, quien dijo que no reconoció a Mineo cuando le atacó y lo apuñaló cuando intentó defenderse. Fue detenido, juzgado y condenado a 57 años de cárcel como autor del crimen, que posteriormente reconoció. En la década de 1990 este convicto fue liberado bajo ciertas condiciones, pero fue nuevamente apresado por nuevos delitos.

Sal Mineo, James Dean y Natalie Wood, los tres actores de Rebelde sin causa, marcados por muertes violentas.

Tras la muerte de Mineo se comenzó a hablar de un nexo entre las trágicas muertes de varios actores, que habían coincidido en una misma película, Rebelde sin causa, James Dean muerto en un accidente de automóvil a la edad de 24 años en 1955, luego Sal Mineo en 1976. Le siguió  Nick Adams, otro actor de Rebelde sin causa, muerto por sobredosis de drogas en 1968. Nicholas Ray, el director, que en el final de su vida, se convirtió en alcohólico y jugador compulsivo. Su fortuna se disipó en un abrir y cerrar de ojos, Sus múltiples problemas con la justicia sólo terminaron con su muerte en 1979. Y finalmente la bella actriz Natalie Wood, muerta en extrañas circunstancias en las aguas del Pacífico, frente a California, el 21 de noviembre de 1981. La noche en que se produjo su muerte está plagada de incógnitas y situaciones misteriosas. La actriz de ‘Esplendor en la hierba’ estaba casada con Robert Wagner y era conocida por sus constantes aventuras extramaritales.

Sal Mineo, el actor que hiciera famosas las navajas de resorte y las chaquetas de cuero, características del delincuente juvenil de la época, murió por ironías del destino, apuñalado precisamente por una navaja

La muerte de Brandon Lee, el hijo de Bruce Lee

No podía ser casualidad. Cuando finalmente se empezaba a cerrar un misterio aparecía otro. Así, entre dudas crecientes, murmullos inseguros y noticias supersticiosas, el 31 de marzo de 1993, moría Brandon Lee, con apenas 28 años. La casualidad quiso que fuera el hijo de Bruce Lee. La casualidad quiso que fuera, al igual que este, en el transcurso de su cuarta película. ¿La casualidad?
A veces las situaciones más comunes nos hacen sospechar y las más insólitas pasan desapercibidas. El trágico accidente levantó el polvo de las supersticiones que giraron, naturalmente después, alrededor de la trama de la película donde hechos aislados como un accidente que sufrió un integrante del equipo de filmación durante el rodaje empezaron a tener otro sentido.
Otra vez, cuando todavía costaba creer que
muriera por naturaleza, volvía a correr la voz inquietante de una trama familiar oculta con la mafia china y los maestros de las artes marciales. ¿Casualidad o ajuste de cuentas?

En este caso vamos a limitarnos a los hechos. Se está filmando la película y en la escena de uno de los flashback de Eric Draven, el personaje que interpreta Brandon Lee, el villano Fun Boy, interpretado por el actor Michael Masse, le dispara a Brandon.
Para esta escena, Brandon recibe las indicaciones de caer de rodillas hacia delante para darle más realismo. Parece ser que al cargar el arma, un mágnum 44, se quedó dentro una bala verdadera de las que se habían usado en una escena anterior que no tenía riesgo, un terrible error. Cuando Masse dispara, Brandon cae hacia atrás, a pesar de las órdenes, con dificultad llega a gesticular “cut”, la escena se da por buena pero algo va mal. Brandon no se levanta.
La bala entró por su abdomen se alojó muy cerca de la columna. En el Hospital New Hanover Regional Medical Center de Carolina del Norte, luego de algunas horas y varias intervenciones de emergencia, Brandon finalmente muere.
La cinta de la escena real es destruida y Brandon es enterrado junto a Bruce en Lake View de Capitol Hill.

Su muerte terminó por levantar definitivamente el velo que fue cubriendo durante algunos años los crecientes cuestionamientos sobre la misteriosa muerte de su padre y echó más argumentos para su leyenda. Casualidad o no.

Alonso de Ledesma El Verdadedero Don Quijote

En mayo de 1595 piratas ingleses llegaron hasta Santiago de León de Caracas, capital de la entonces Capitania General de Venezuela, al mando del Capitan Amias Preston y conducido por caminos secretos por un traidor, que luego recibió como pago ser degollado por los propios piratas, los habitantes de la ciudad salieron despavoridos, huyendo de los piratas… solo un anciano tomo las armas, con armadura vieja en su caballo con su lanza y valor se lanzo sobre los piratas, ese anciano era Don Alonso Andrea de Ledesma, quien combatió junto a los conquistadores Don Juan de Carvajal y el Capitán Diego García de Paredes, junto a ellos participo en las fundación del Tocuyo y Trujillo, también fue el primero en entrar a la fortaleza donde Lope de Aguirre resistía y fue uno de sus captores, Don Alonso era un Caballero, un hidalgo de gran Valor.

Combate al temido Cacique Guaicaipuro en Lagunetas logrando que el indio se replegara.

Poco después, en 1567 toma armas contra otros indios acaudillados por Guaicaipuro, derrotándolos en la batalla de San Pedro. Ese mismo año participa en la fundación de Caracas, ciudad de la que fue su primer alcalde y corregidor, haciendo su residencia en el pueblo de Baruta. Y así sigue combatiendo y participando en varias batallas hasta que en 1595 en mayo de ese año el pirata Amyas Preston, con seis barcos artillados toma por asalto el puerto de Guaicamacuto, localizado a media legua de la Guaira.

Admirados de ver que el enemigo se limitaba a una sola persona, el pirata Preston da la orden de capturarlo vivo. Sin embargo, este caballero solitario comienza a causar tantas bajas entre los piratas, que Preston se ve en la necesidad de ordenar que le disparen. Suenan los arcabuces y el caballero cae a tierra muerto. Al sacarle la armadura Preston se da cuenta de que el intrépido y feroz jinete es un anciano alto, delgado de barba ya blanca. En homenaje a quien salió solo a defender la ciudad, limpian el cadáver, lo ponen sobre un escudo, lo cubren con una capa y disparan sus armas al aire.

Don Juan Vicente González, en un artículo publicado en 1846 de titulo “Caracas” menciona el suceso de esta manera:

“Apenas el anciano Alonso de Ledesma salio solo, tembloroso por la edad, pero valiente, en su caballo, acusando así a la juventud que debiera, por lo menos, acompañarle.”

Esto en referencia a las nuevas hordas que estaban atacando la ciudad, los nuevos piratas que pretendían saquearla y tomarla por asalto para sus fines personales, diciéndonos que el camino a seguir cuando nuestra tierra corre peligro no es el de huir cobardemente, si no el de hacer como el primer defensor de Caracas hizo, sin importar si se esta solo hay que hacer frente a los criminales.

Esta historia del notable hidalgo pudo haber sido la inspiracion de Miguel de Cervantes Saavedra para su gran obra Don Quijote de la Mancha, es justo aclarar que no existen datos precisos que indiquen la ciudad exacta donde se escribio la obra, aunque algunos aseguran que fue en Sevilla,por lo que se puede inferir que por ser el puerto de entrada al comercio americano Cervantes pudiera haber escuchado esta historia de algun marinero.

Esta obra tiene dos partes: la primera se publica en el año 1605 y la segunda en el 1615. En 1614 había aparecido una segunda parte falsa firmada por Avellaneda, lo que hizo que Cervantes se apresurara a terminar su segunda parte.

El autor escribió esta obra para combatir al auge de las disparatados libros de caballerías, como él mismo dice en el prólogo: “…no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías…”.Para llevar a cabo esta idea, Cervantes escribe otro libro de caballerías.

Don Quijote intenta ser un caballero andante como los que aparecen en los libros. Sirviéndose de él para parodiar los libros de caballerías del mismo modo que un cómico, al intentar poner en ridículo a un personaje, le imita y exagera sus rasgos.Pero que en realidad dicho personaje existio en la sociedad caraqueña del siglo XVI además de esta intención burlesca, en la obra hay un valioso reflejo de la sociedad: la lucha del idealismo, encarnado en Don Quijote, y el realismo, representado en su escudero Sancho Panza.que llevado a la realidad era la lucha del idealismo de Andrea de Ledezma y el realismo de los piratas incursores.

Por: (4R)

Rumor Mortal

 

 

Sandy & Papo MC a veces MC Papo & Sandy MC o simplemente Sandy & Papo, fue un dúo de merengue house y hip-hop, con residencia temporal en Venezuela. Estaba conformado por Sandy Carriello “MC Sandy” y Luis Deschamps “Papo MC”, ambos oriundos de República Dominicana. El dúo fue creado por Nelson Zapata Y Pavel De Jesús, después de asistir a una audicion para Proyecto Uno.

El grupo formó parte de la fiebre por el merenhouse, house-merengue o merengue-hip hop, ritmo surgido en Nueva York que fusionaba el merengue dominicano con elementos del hip hop, house y otros géneros bailables. De este movimiento formaron parte grupos como Proyecto Uno, Fulanito, e Ilegales entre otros.

Sandy & Papo MC realizaron una versión en merenhouse del popular house “I Like To Move It” (“El Mueve Mueve”).

Rumor

En Venezuela se corrio el rumor de que Luis Deschamps (Papo MC) fallecio en un tragico accidente  de auto.  tambien se dijo que el que acompañaba a sandy en sus presentaciones televisivas era un doble. En una entrevista ellos declararon que regresaron aVenezuela para desmentir el rumor incluso grabaron el tema “Huelepega” que sirvió para promocionar la película venezolana del mismo nombre, dirigida por Elia Schneider.

Muerte De Papo

En 1999, Papo falleció al chocar con un árbol el 11 de julio de ese año mientras viajaba en un automóvil con 3 amigos en la Autopista de las Américas en Santo Domingo Este. Tal cual se habia rumoreado previamente.

¿quien inicio este rumor ? es un misterio que hasta la fecha nadie lo a resuelto.

 

 

¿El hijo de Lindbergh?

¿Ha aparecido el hijo de Lindbergh?

Un jubilado de 68 años que vive en Ohio y que tiene un notable parecido físico con el famoso aviador se pregunta cuanto hay de verdad en el relato que una vez escuchó a una tía suya y según el cual su madre habría reemplazado a su hijo gravemente enfermo por el bebé secuestrado en Nueva Jersey en 1932. Una antigua y macabra historia que vuelve inesperadamente a la actualidad.

La historia de Robert Dolfen es tan increíble que él mismo no se la llega a creer del todo. Pero cuando comienza a hacer cuenta de las circunstancias extrañas, las coincidencias improbables y las preguntas sin responder, comienza a sospechar que lo imposible puede hacerse realidad.

Este hombre de 68 años, residente en Norton, Ohio, 20 kilómetros al sudoeste de Akron, siempre ha mantenido silencio respecto a su secreto familiar. Sus amigos no saben nada. Tampoco sus vecinos. Ni sus antiguos compañeros de trabajo en la firma PPG Industries.

“Uno no va diciéndole a la gente ‘Yo soy el famoso bebé Lindbergh desaparecido en 1932” explica Dolfen.

Así es, el famoso bebé de Lindbergh, Charles Augustus Lindbergh Jr., el hijo secuestrado del aviador Charles Lindbergh y la escritora Anne Morrow Lindbergh.

Los libros de Historia cuentan que el niño de 20 fue sustraído de su cuna el 1 de marzo de 1932, cuando se encontraba en la habitación de los niños que había en la segunda planta de la residencia Lindbergh, cerca de Hopewell, Nueva Jersey.

Aunque los Lindbergh pagaron un rescate de 50.000 dólares, el cuerpo del pequeño fue encontrado el 12 de mayo en un área boscosa a pocas millas de la residencia familiar.

¿O no fue así?

Algunos empezaron a albergar serias dudas al respecto cuando el pequeño Bobby Dolfen de cuatro años de edad y natural de Akron entro en escena en enero de 1936.

Funcionarios del departamento del sheriff del condado de Summit, Ohio, en colaboración con agentes federales se encontraron investigando un insistente rumor según el cual Bobby era en realidad el bebé Lindbergh. Una tía de Bobby, Entonces de 60 años de edad y residente en Barberton, al lado de Norton, contó a las autoridades que la madre del pequeño, Glendora “Dorry” Dolfen, estaba implicada en los sucesos de 1932 y conspiró para sustituir a su propio hijo, muy enfermo, por el hijo de Lindbergh.

Dorry Dolfen no podía defenderse de las acusaciones. Había muerto de parto en diciembre de 1934.

Los oficiales se burlaron de esta afirmación, pero la comprobaron como era su deber. Cuando los testigos comenzaron a confirmar la historia, ésta comenzó a crecer de modo natural.

A día de hoy parece demostrado que, en efecto, Bobby podría ser el bebé desaparecido. Son muchas las coincidencias de todo tipo que han ocurrido desde entonces y su parecido físico con el aviador es notable. Tan sólo el ADN podría decirnos la verdad, pero Bobby ya tiene una vida propia y no desea remover el pasado.

Dos “hijos” de Lindbergh

Si Hauptmann no fue el asesino, esta revelación añadiría credibilidad a uno de los dos hombres que actualmente pretenden ser el hijo de Charles Lindberg. Uno de ellos, Kenneth Kerwin, afirma, en efecto, haber sido secuestrado por la niñera y el amante de ésta, y no por Hauptmann.

El otro, Harold Olson, que vive ahora en Connecticut, asegura por su parte haber sido encontrado en una barca abandonada y haber sido educado por una familia del norte de Michigan. Tanto Kerwin como Olson pretenden recuperar una parte de la herencia de Lindhergh, muerto en 1974. Sin embargo, la demanda del primero ha sido desestimada por un tribunal de Hawai, donde vive la viuda del piloto.