SAL MINEO, EL ACTOR MARCADO POR UN TRÁGICO DESTINO

Fue un conocido actor y cantante estadounidense que se convirtió en mito al morir asesinado con apenas 37 años de edad.

Salvatore Mineo Jr. nació en el barrio neoyorkino del Bronx el 10 de enero de 1939. Su padre era un inmigrante de Sicilia que se dedicaba a fabricar ataúdes. Sus hermanos fueron Michael, Víctor y Sarina.

El niño Salvatore Mineo.

El joven Salvatore tuvo una infancia problemática: expulsado del colegio a la temprana edad de ocho años, formó parte de una pandilla dedicada a cometer varios robos. Sus padres, tratando de apartarle de las calles, le matricularon a los diez años en una escuela de baile y arte dramático, donde concurría con su hermana. Allí el joven Sal se apasionó de inmediato por el mundo de la danza y de la interpretación, dejando de lado a sus compañeros delincuentes. En varias oportunidades los alumnos de la escuela hicieron breves apariciones en programas de televisión. Una tarde, unos productores de Broadway lo vieron ensayando en la escuela, y era justo lo que andaban buscando, un niño italiano para actuar en La Rosa Tatuada de Tennessee Williams. Dos días más tarde lo contrataban para actuar, fue el comienzo de Sal Mineo, el actor de 11 años.

En 1951, ya con varios años de experiencia profesional, consiguió debutar y destacarse en Broadway gracias a producciones teatrales como La rosa tatuada y The Little screwball, también en el musical El rey y yo. Este musical llevaría a la fama a Yul Brynner. Luego trabajó con un joven Tony Curtis en Six Bridges to cross.

A mediados de la década dio el salto al cine con pequeños papeles en Atraco sin huella (1955), de Joseph Pevney, La guerra privada del mayor Benson (1955), de Jerry Hopper y especialmente Rebelde sin causa (1955), película de Nicholas Ray protagonizada por otro grande, James Dean. En este filme, Mineo era el actor más joven de la película, interpretando el personaje del delincuente juvenil llamado Platón -el más recordado de toda su carrera- le llevó a ser nominado a la candidatura para el Oscar como mejor actor de reparto, que obtuvo finalmente Jack Lemmon por Escala en Hawaii. De esta misma época son también los intentos del actor por convertirse en estrella del rock and roll, llegando a grabar varios singles e incluso un LP, que cosecharon discretas ventas. Aquí pueden verlo cantando en un programa de la televisión norteamericana.

Tapa del disco titulado Sal, de 1958.

El éxito de Rebelde sin causa, lejos de lanzarle al estrellato, le consagró como idóneo para encarnar papeles secundarios en los que da vida a jóvenes perdedores marcados por un destino trágico. Muy pronto fue invitado a las fiestas de Hollywood, y se convirtió en un sex symbol, acosado por las jovencitas, a pesar que todavía no había interpretado ningún papel protagónico.

Sus principales actuaciones

Su carrera cinematográfica fue breve ya que murió muy joven, sin embargo fue actor de reparto en grandes películas donde cabe destacar Gigante (1956) de George Stevens, donde repitió colaboración con James Dean; Marcado por el odio (1956) dirigido por Robert Wise; en 1957 filma Dino, donde se enfrenta a un padre golpeador y obtiene una muy buena crítica por su papel.

En 1958 filma Tonka, una película de Disney ambientada en el lejano oeste donde interpretaba el personaje del guerrero comanche Búfalo Blanco, Éxodo (1960), de Otto Preminger, donde volvió a ser nominado como mejor actor de reparto, pero el Oscar se lo llevaría Peter Ustinov por su papel en Espartaco. Mineo actuó también en la superproducción bélica El día más largo (1962) y El gran combate (1964), último western dirigido por John Ford.

La televisión lo tenía siempre en la pantalla

A finales de la década de 1960, cansado de interpretar personajes similares y un tanto mayor para ellos, Mineo regresó al teatro, donde no se limitó a actuar, sino que incluso puso en escena la obra Fortune and men’s eye, de John Herbert, en 1969.

Sal Mineo actor invitado en la serie Combate.

Mineo desarrolló una prolífica carrera televisiva de apariciones estelares en muchas series como por ejemplo, en tres episodios de la serie de televisión Combate: The Brothers (Los hermanos, 1966) como el francés Marcel Paulon, y el actor que hace el papel de su hermano es el argentino Fernando Lamas. En otro episodio titulado Nothing to Lose (1966) aparece Mineo como Vinnick y The Hard Way Back (1964) como Larry Kogan. En éste último, titulado en español como El difícil retorno, Mineo realiza el papel de un soldado bisoño cobarde, quien finalmente se convierte en un héroe de la guerra. Trabajó en muchas otras series como invitado especial, entre las más recientes antes de su muerte, Ellery Queen, Joe Forrester, Historia policial, S.W.A.T., Misión: Imposible y Columbo.

Últimos años

El romance de la bella Jill Haworth y Sal Mineo.

Se cuenta que hizo una prueba para un papel en la película Lawrence de Arabia y no fue elegido. Su última participación en cine fue en 1971: un breve papel en la segunda secuela (3ª parte de la saga) de la película de El planeta de los simios, titulada Escape del planeta de los simios, dirigido por Don Taylor e interpretando al chimpancé Dr. Milo.

Sal Mineo el  “talentoso joven, con un futuro brillante” como lo calificó a mediados de los cincuenta una revista de cine de la época era un personaje habitual de la crónica de escándalos hollywoodienses, la prensa amarillista lo acusaba de homosexual, sin embargo, en la realidad mantuvo incontables romances con hermosas actrices y fanáticas de sus canciones y películas, desde Susan Landin hasta la joven actriz británica que conoció en la filmación de Éxodo, Jill Haworth, en 1960. Entre sus numerosos romances, el que más duró fue con su novia Susan Landin, con la que se peleó y tras lo cual ella intentó suicidarse al sentirse abandonada en 1967. Siendo el escándalo noticia de la prensa amarilla durante mucho tiempo.

El cobarde asesinato

Sal Mineo en su mejor momento actoral.

Sal Mineo fue acuchillado el 12 de febrero de 1976 cuando regresaba a su domicilio en West Hollywood después de un ensayo teatral. Le sorprendió la muerte en los días que ensayaba la obra Posdata: tu gato ha muerto, que debería estrenarse la semana siguiente en un teatro de Los Ángeles. En contra de lo que se dijo, recibió una sola puñalada pero ésta le alcanzó el corazón y falleció en el acto. Tenía 37 años. Su final coincidió tristemente con el tipo de papeles que acostumbró a dar en el cine.

El asesino resultó ser un repartidor de pizzas Lionel Ray Williams con amplio historial delictivo, era un negro de 21 años que estaba en libertad condicional por falsificación de cheques, quien dijo que no reconoció a Mineo cuando le atacó y lo apuñaló cuando intentó defenderse. Fue detenido, juzgado y condenado a 57 años de cárcel como autor del crimen, que posteriormente reconoció. En la década de 1990 este convicto fue liberado bajo ciertas condiciones, pero fue nuevamente apresado por nuevos delitos.

Sal Mineo, James Dean y Natalie Wood, los tres actores de Rebelde sin causa, marcados por muertes violentas.

Tras la muerte de Mineo se comenzó a hablar de un nexo entre las trágicas muertes de varios actores, que habían coincidido en una misma película, Rebelde sin causa, James Dean muerto en un accidente de automóvil a la edad de 24 años en 1955, luego Sal Mineo en 1976. Le siguió  Nick Adams, otro actor de Rebelde sin causa, muerto por sobredosis de drogas en 1968. Nicholas Ray, el director, que en el final de su vida, se convirtió en alcohólico y jugador compulsivo. Su fortuna se disipó en un abrir y cerrar de ojos, Sus múltiples problemas con la justicia sólo terminaron con su muerte en 1979. Y finalmente la bella actriz Natalie Wood, muerta en extrañas circunstancias en las aguas del Pacífico, frente a California, el 21 de noviembre de 1981. La noche en que se produjo su muerte está plagada de incógnitas y situaciones misteriosas. La actriz de ‘Esplendor en la hierba’ estaba casada con Robert Wagner y era conocida por sus constantes aventuras extramaritales.

Sal Mineo, el actor que hiciera famosas las navajas de resorte y las chaquetas de cuero, características del delincuente juvenil de la época, murió por ironías del destino, apuñalado precisamente por una navaja

Acerca de superocker

Me gusta el rock, el cine y las chicas

Publicado el enero 5, 2012 en Crimenes Sin Resolver, Extrañas Casualidades y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Un actor que era bastante mejor que los papeles que solian darle.En realidad exceptuando rebelde sin causa, bastante flojos para el talento que atesoraba. Imagino que su vida, bastante complicada ya de por si, influiria en ello. Saludos y buen recordatorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: