La muerte de Francisco Pizarro

Siempre se ha sabido que Francisco Pizarro murió igual que vivió, espada en mano. Analfabeto y porquero en la juventud, su fuerte tesón le permitió conquistar uno de los mayores imperios que el mundo haya conocido: el Inca. Sin embargo, la codicia le enzarzó en luchas internas con algunos de sus antiguos compañeros de armas. Fueron los mismos que, según las crónicas, le emboscaron en su residencia peruana, asesinándolo en la noche del 26 de junio de 1541 “de una estocada en el cuello”.

Y esa fue la versión oficial hasta 1984, año en el que un equipo de antropólogos forenses examinó sus restos, demostrando que Pizarro no había muerto de una única estocada, sino de hasta cuatro mortales de necesidad que llegaron a seccionarle varias vértebras y a partirle por la mitad la médula espinal. También el abdomen y algunas costillas mostraban signos de heridas de espada, así como las manos y los brazos del esqueleto.

Quedaba patente que Pizarro tuvo una muerte terrible y muy dolorosa, que pidió clemencia en algún momento de la lucha y que, por supuesto, no le abatió un único atacante. Es más, el análisis demostró que los asesinos mojaron sus espadas en la sangre de Pizarro, como muchos siglos atrás hicieran sus ejecutores con el cadáver de Julio César. Con aquel examen se esclarecieron muchos interrogantes, pero surgieron nuevas preguntas. Porque si las crónicas indican que los asaltantes fueron siete y que varios de ellos murieron en la refriega con los partidarios de Pizarro, antes de que éste diese la cara, entonces, ¿de dónde proceden las numerosas heridas visibles en su esqueleto? ¿No serían seguramente bastantes más que siete? Y en ese supuesto, ¿cuáles eran sus nombres?

Acerca de superocker

Me gusta el rock, el cine y las chicas

Publicado el octubre 16, 2011 en Crimenes Sin Resolver y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. bueno, Pizarro era un valiente, un soldado que habia hecho de la valentia una ciencia, ultima frase esta de aristoteles, tengo entendido que era ademas un muy buen hombre y mejor caballero con las mujeres, ademas muy generoso.

    Un hombre muy ilustre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: