El Caso Cash-Landrum

El Caso Cash-Landrum es uno de los más notorios incidentes OVNI de encuentros cercanos contados hasta ahora. Durante una tarde en la noche de diciembre, en 1980, un coche lleno de 3 personas se dirigía a su casa por un camino angosto país. Que ocurren cerca de Huffman, Texas.

En las entrevistas después del incidente, los ocupantes del coche describen un objeto alargado en forma de diamante flotando por encima de la espesura de los árboles. El objeto parecía inestable, y periódicamente expulsados ​​llamas de su base. El calor generado por la nave supuesta era inmenso, y se informó suficientemente intenso como para causar que el cuerpo metálico del automóvil se convertiese en extremadamente caliente al tacto y se deformara.

Mano quemada de Betty Cash

Betty Cash, de entonces 51 años de edad, era propietaria de un negocio pequeño cerca de Huffman, Texas. Sus pasajeros, Vickie Landrum, de 57 años

de edad disfrutaba de una noche de alegria con su nieto. La carretera estrecha, sólo se usa ocasionalmente por los lugareños, fue casi completamente bloqueado por la nave en forma de diamante. Betty supuestamente detuvo el coche a solo 50 metros desde el objeto, y los tres ocupantes del coche salieron a tener una mejor visión en el objeto que obstruye su camino. Después de menos de 5 minutos de mirar fijamente al objeto, Vickie y el joven Colby volvieron al coche, y le pidió a Betty a hacer lo mismo. Cuando Betty intentó abrir la puerta del coche, su mano se quemó gravemente al tocar el metal caliente de la manija de la puerta.

Poco después de volver a meterse en el coche, los tres espectadores atónitos testigos de un helicópteros que rapidamente se acerco al objeto en varias direcciones. El helicóptero logró plenamente rodean el objeto, éste rápidamente se movió detrás de la tapa de la línea de árboles. Betty conducía el coche en la misma carretera hasta que se unió a una importante carretera, momento en el que se alejó de la nave iluminada y sus perseguidores y regreso a su casa. Otros conductores y residentes de la zona también dijeron haber visto el objeto, aunque pocos estuvieron lo suficientemente cerca como para describir el objeto en detalle.

En las horas siguientes al incidente, los ocupantes del coche comenzaron a experimentar síntomas que parecían imitar los efectos de una quemadura grave. Su piel enrojecida significativamente, y las ampollas y forúnculos entraron en erupción en las manos, brazos y cara. Betty, en particular, sufrió síntomas extremos, y tres días después del incidente fue trasladada de urgencia al hospital, inconsciente.

Betty Cash, la conductor del coche, también comenzó a experimentar la pérdida severa del pelo. El médico Brian McClelland, describió los síntomas como algo similar a envenenamiento por radiación severa. Existen fotografías de las lesiones causadas por el calor y / o la radiación emitida desde la nave no identificada, y las fotos muestran tanto las quemaduras y la pérdida de cabello extrema infligidas a los ocupantes del coche.

Los ocupantes del coche intentaron establecer contacto con funcionarios militares y de control de tráfico aéreo para obtener más información acerca de la nave no identificada, así como los helicópteros militares que también fueron reportados en la zona. No ha habido confirmación oficial de que ocurrió el incidente, y los informes de la cobertura de radar inadecuada de la zona se informó por la FAA y el control del tráfico aéreo en el área de Houston la noche en cuestión. Los ocupantes del coche demandaron al gobierno de Estados Unidos por sus lesiones y el sufrimiento causado, con la creencia de que la nave de la que fueron testigos era parte de un proyecto militar secreto. El caso fue desestimado en 1986, debido a la falta de voluntad de los militares a admitir que esa nave existían en su arsenal. El caso fue desestimado por el argumento de que “no existe el objeto, o en el inventario de la Fuerza del Ejército de EE.UU., la Armada, Aérea o la NASA.

El escéptico Peter Brooke Smith escribió al respecto:

”Para los ufólogos, el caso es tal vez el más desconcertante y frustrante de los tiempos modernos, porque lo que comenzó como evidencia sólida de un fenómeno notoriamente elusivo se perdió gradualmente (petered out ) en un laberinto de callejones sin salida, negativas y quizá incluso desviaciones oficiales”

Otros testigos

Los investigadores posteriormente localizaron a un oficial de policía de Dayton, el detective Lamar Walker y su esposa, quienes alegaron haber visto 12 helicópteros similares a los Chinook cerca del área donde tuvo lugar el incidente Cash-Landrum, y aproximadamente al mismo tiempo. Estos otros testigos no informaron haber visto un gran objeto de forma de diamante. El detective Walker investigó este incidente pero fue despistado en numerosas ocasiones por oficiales militares de alto rango, incluyendo aparentemente algunos directamente vinculados con el Pentágono.

Un día de abril de 1981 un CH-47 voló hacia Dayton. Mientras el pequeño Colby lo miraba comenzó a sentirse bastante mal. Vickie decidió llevarlo hacia el punto donde el helicóptero había aterrizado, con la esperanza de que la aeronave parecería ser menos atemorizante una vez posada sobre el suelo. Cuando llegaron al área de aterrizaje se encontraron con que ya había bastante gente allí y tuvieron que esperar durante algún tiempo antes de que se les permitiese ingresar al helicóptero y hablar con el piloto. Tanto Vickie como otro visitante alegan que el piloto dijo que él había estado en el área antes, con el propósito de investigar un OVNI que se habría encontrado en problemas cerca de la localidad de Huffman. Cuando Vickie le comentó al piloto lo feliz que estaba de verlo, porque ella había sido una de las personas que había recibido quemaduras de parte del OVNI, él se negó a seguir hablando y rápidamente las hizo salir de la aeronave.6

Consecuencias

Problemas de salud

Luego de que el OVNI y los helicópteros hubieron abandonado la zona, Cash llevó a los Landrum a su casa y se retiró a tratar de dormir. Aquella noche, todos experimentaron síntomas similares, aunque Cash los tenía en un grado mayor (de hecho, había sido ella quien había salido del automóvil a observar el fenómeno). Todos sufrían de náuseas, vómitos, diarrea, una debilidad generalizada, una sensación de quemazón en los los ojos y como si hubiesen sufrido se de quemaduras después de una exposición excesiva a la luz del sol. Durante el transcurso de los días siguientes, los síntomas de Cash empeoraron, con muchas ampollas grandes y dolorosas formándose sobre su piel. Cuando fue llevada a la sala de emergencias de un hospital el 3 de enero de 1981, Clark escribe que Cash “no podía caminar y había perdido grandes pedazos de piel y mechones de cabello. Fue dada de alta luego de 12 días, aunque su condición no era mucho mejor, y posteriormente regresó al hospital por otros 15 días.7 La salud de los dos Landrum (abuela y nieto) era de alguna forma un poco mejor, aunque ambos sufrían de una debilidad persistente, llagas en la piel y pérdida de cabello.

Un radiólogo que examinó los registros médicos de los testigos para la red de ovnilogía MUFON escribió respecto de los mismos:

“Tenemos fuerte evidencia de que estos pacientes han sufrido daño secundario debido a la radiación ionizante. También es posible que además haya habido un componente infrarrojo o ultravioleta”.8

Sin embargo, Brad Sparks contiende que, aunque los síntomas eran de alguna manera similares a aquellos causados por dicho tipo de radiación, la rapidez del ataque fue sólo consistente con una dosis masiva que había significado una cierta posibilidad de muerte en unos pocos días. Debido a que todas las víctimas vivieron varios años más después del incidente (y el entonces niño Colby sobrevivió al mismo sin mayores complicaciones), Sparks sugiere que la causa de los síntomas fue o habría sido alguna clase de contaminación química, presumiblemente por un aerosol.9

 Investigaciones

Vickie Landrum telefoneó a funcionarios de varias agencias del gobierno federal estadounidense, comentándoles sobre el encuentro cercano que alegaba haber experimentado. Cuando ella se contactó con la NASA, fue derivada al ingeniero aeroespacial John Schuessler, quien hacía bastante tiempo que estaba interesado en el estudio del fenómeno de los OVNIs. Con algunos asociados provenientes pertenecientes a la conocida red de ufología MUFON, Schuessler comenzó a investigar sobre el caso, y posteriormente escribió artículos y un libro sobre la materia. El astrónomo Allan Hendry, de la red CUFOS, también investigó el extraño caso Cash-Landrum.

Debido a la presencia de los helicópteros Chinook, los testigos presumieron que al menos una rama de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos también habrían detectado la presencia del objeto, si es que no lo estaban escoltando o persiguiendo. No obstante, los investigadores no pudieron encontrar evidencia que vinculase a dichos helicópteros con alguna rama de la milicia estadounidense.

En 1982, el entonces teniente coronel George Sarran, del Departamento del Inspector General del Ejército de los Estados Unidos, comenzó a realizar la única investigación completa y formal de carácter oficial o gubernamental sobre ese supuesto encuentro o incidente OVNI. No obstante, él no pudo encontrar ninguna prueba o evidencia concluyente de que los helicópteros que los testigos alegaban haber visto perteneciese a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Sarran concluyó que “Las sras. Landrum y Cash eran creíbles, el policía y su esposa [quienes afirmaron haber visto 12 helicópteros cerca del sitio del encuentro OVNI], también eran testigos creíbles. No había la percepción de que alguien estuviese tratando de exagerar la verdad”.10

En 1998, el periodista y escéptico respecto de los OVNIs Philip J. Klass encontró algunas razones para dudar de la historia relatada por Cash y Landrum.

“Cuando Schuessler inspeccionó el automóvil de Betty en 1981, usando un contador Geiger para buscar radioactividad, no encontró ninguna. Presumiblemente también chequeó en búsqueda de rastros de la misma cuando visitó el sitio del (alegado) incidente y no encontró radiación anormal… [Schuessler] NO provee datos médicos sobre la salud de Betty ANTES del incidente OVNI. Ni provee ningunos datos médicos sobre la salud previa de Vicki o Colby” (Énfasis en mayúsculas en el original).11

Otros ovnílogos destacan que la radiación ionizante de alta energía de la clase que puede causar daños a los seres humanos (por ejemplo, la radiación de rayos gamma) no induce radioactividad en los objetos, y no habría dejado ninguna radioactividad residual en el área.

De forma similar, el británico Brookesmith escribe al respecto:

“Los escépticos siempre se han preguntado una pregunta no aguda y fundamental: ¿Cual era el estado de salud del trío antes de su alegado encuentro?”12

Acciones legales

Finalmente, Cash y Landrum contactaron a los senadores estadounidenses Lloyd Bentsen y John Tower, quienes les recomendaron a ambas testigos entablar una demanda ante la oficina de reclamos judiciales de la base de la Fuerza Aérea de Bergstrom. En agosto de 1981, Cash, Landrum y Colby fueron entrevistadas durante un tiempo relativamente largo por personal de que entonces trabajaba en la Base de la Fuerza Aérea de Bergstrom, y allí de les comentó que debían contratar a un abogado y buscar compensación económica por sus heridas13 Con el abogado (attorney) Peter Gersten tomando el caso de manera pro bono, el caso se abrió camino por las cortes estadounidenses, y estuvo dando vuelta por ellas durante varios años. Cash y Landrum demandaron al gobierno federal estadounidense por USD 20 millones. El 21 de agosto de 1986, un juez de una Corte de Distrito desestimó su caso, notando que las demandantes no habían probado que los helicópteros en cuestión estuviesen asociados al gobierno de los Estados Unidos y que oficiales militares habían testificado que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos no tenían una gran aeronave de forma de diamante en su posesión o inventario.

Años posteriores

En 1981, algunos meses después del incidente, Vickie Landrum apareció en That’s Incredible (“Eso es increíble”), un entonces popular programa televisivo que era transmitido por la cadena ABC. Vickie fue hipnotizada frente a una audiencia en vivo; bajo hipnosis ella hizo un recuento de lo que había vivido o experimentado durante aquel incidente del 29 de diciembre de 1980.

Varios años después -ya en 1989– tanto Vickie como Betty Cash aparecieron en un programa especial de televisión titulado UFO cover up? Live! (“¿Encubrimiento OVNI? ¡En vivo!”), presentado por Mike Farrell. En el mismo hicieron un recuento de su alegado encuentro con aquel OVNI, además de sus subsiguientes problemas médicos y batallas legales.

En 2009 Colby Landrum, ya de unos 36 años de edad para entonces, fue entrevistado en el episodio Aliens fallout (“Lluvia radiactiva alienígena”) del programa de televisión por cable “Cazadores de OVNIs” (UFO Hunters).

En una notable coincidencia del destino, Betty Cash murió el 29 de diciembre de 1998, exactamente 18 años después de haber sucedido su alegado encuentro cercano del segundo tipo. Entonces tenía 71 años de edad.14

En la cultura popular

El clásico incidente OVNI Cash-Landrum ha sido presentado y reconstruido en algunos programas estadounidenses como Sightins (“Avistamientos”) y Unsolved mysteries (“Misterios no resueltos”).

Este incidente ocurrió tan sólo un día después del de Rendlesham Forest, sobre una base militar del Reino Unido

Acerca de superocker

Me gusta el rock, el cine y las chicas

Publicado el octubre 15, 2011 en Ovnis y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: