Archivo de la categoría: Fantasmas y Apariciones

Leyendas de Michelena

El Municipio Michelena se encuentra ubicado en la zona centro occidental del estado Táchira, su capital es Michelena, fundada el 4 de marzo de 1849 por el Presbítero y doctor José Amando Pérez.

El municipio cuenta con un centro urbano y 51 centros rurales, en cuanto a su relieve su topografía es variada. Su temperatura oscila entre los 17 y 24 °C; su vegetación predomina el bosque húmedo de montaña. En cuanto a su hidrografía, Michelena cuenta con el Río Angaraveca y las Quebradas Lobatera, la Jalapa y el Salado.

Sus límites son por el norte con el Municipio Ayacucho y Municipio Jáuregui, por el este con el Municipio Jáuregui y Municipio Andrés Bello, por el sur con el Municipio Lobatera, por el oeste con el Municipio Lobatera y Municipio Ayacucho. En Michelena el clima es muy fresco, sus temperaturas varían entre los 17 a 24 °C

Hogar de Mitos y Leyendas

El Municipio Michelena cuenta con infinidad de mitos y leyendas que son parte del imaginario colectivo. Este es un breve resumen de las leyendas que más se escuchan en el municipio, y en las que destacados personajes de la cultura tachirense como Lolita Robles de Mora se han basado para escribir sus libros.

El Encadenado de Michelena

Cuenta la leyenda que a mediados de 1925 vivía un joven buen mozo y enamoradizo llamado José, se dice que tenía su novia oficial llamada María Eugenia, pero siempre estaba con unas y con otras.

El padre de María Eugenia harto de los chismes que corrían por doquier, lo esperó una noche con un garrote y lo persiguió por todo el pueblo de Michelena, y lo golpeó hasta que terminó con su vida. Pasados unos días, mandó a que botaran el cadáver sin darle cristiana sepultura.

Días más tarde el padre de María Eugenia se dispuso a salir muy temprano a hacer unas diligencias, pero al regresar se le hizo demasiado tarde, teniendo que pasar frente de la cuesta del cementerio y acordándose cuando dejó al muchacho sin vida. Al acercarse sintió un escalofrío pero de todos modos prosiguió. Más adelante vio como la figura de un hombre se aparecía frente a él. En efecto, era el espíritu de José que lo llamaba y le decía que tenía que pagar por lo que había hecho. El padre llegó asustado a la casa donde lo recibieron sus hijos y sin nada que decir cayó desmayado.

Tiempo después, el padre de Eugenia enloqueció y después murió, nadie se explica lo sucedido pero dicen que fue el espíritu de José quien se lo llevó.

Con el correr de los años, los vecinos comenzaron a ver un terrorífico espanto que bajaba del cementerio con una túnica negra, ojos brillantes y unas largas cadenas que pendían de sus brazos y se arrastraban por las calles empedradas.

La figura encadenada sigue apareciendo por las calles principales del pueblo, desde el cementerio hasta el barrio Santa Rita, los días cercanos al aniversario de la muerte de este joven, llamado José.

La Laguna Encantada de Boca de Monte

En el pueblo de Boca de Monte, que hoy en día es parte de El Corredor Turístico de las Rosas, hace mucho tiempo atrás, cuando la niebla no dejaba de cubrir el pueblo todos los días del año, había una pequeña quebrada que formaba una pequeña laguna llamada por la gente del pueblo La Laguna Encantada, ya que todo el que se acercara, desaparecía.

La Llorona

La Llorona es una leyenda muy común en toda latinoamérica y también se dice que se puede ver en los campos del Municipio Michelena, en mexico aparece cargando un bebé en sus brazosy le pide a todo el que se le acerca que la ayude.

La Sayona

La Sayona es el espíritu en pena de una mujer llanera que mató a su madre y a su hijo, su madeloe svbcn gxj hugyko ysdfgv xcbgtrsue fhr5y wm n b ljkm df hjkm symh j rdr 4eujgfjrds yekif nsnby msjuri uistmgvdug la maldijo para siempre, y desde entonces camina por los caminos desolados asustando a los hombres parranderos y fiesteros. Es muy común escucharla los días de Semana Santa en Tribiños y Boca de Monte, dicen que da terror verla.

El Silbón

El Silbón Se trata, según la leyenda, de un muchacho que asesinó a sus padres y está condenado a vagar con un saco lleno de los huesos de sus progenitores. Tiene un silbido característico que se asemeja a las notas musicales do, re, mi, fa, sol, la, si, en ese mismo orden subiendo el tono hasta fa y luego bajando hasta la nota si. Es un ánima en pena que normalmente se escucha en los Los Llanos venezolanos, es un hombre alto con la ropa rota.

Las Ánimas del Purgatorio

03santa_compana_ampliacionLupa.jpg

Las Benditas Ánimas del purgatorio, es una variante de la conocida leyenda La Santa Compaña, en España. Según cuentan los abuelos de Michelena, en este lugar las ánimas se dividen en dos grupos: Las Ánimas negras y las Ánimas blancas, las primeras, auguran malos tiempos; las segundas son más puras y rezan por nosotros. Las negras conceden deseos si les rezas sin descanso todos los días. El que un día falte a su promesa, se dice que la ánima negra le arruina la vida y los vuelve locos.

Curiosidades

  • Dato muy curioso es que a principios del siglo XX un acontecimiento esperado era el toque diario de la campana de la iglesia a las 9:00 de la noche, que avisaba que las luces de la plaza serían apagadas en los minutos posteriores y los habitantes se tenían que retirar a sus casas.
  • El 26 de noviembre de 1850 se le dio reconocimiento oficial a la nueva ciudad(Anteriormente Caserío de Sabana Grande), con el nombre de Michelena en honor a Don Santos Michelena quien fue un agente gubernamental asesinado durante los sucesos del 24 de enero de 1848 en el congreso venezolano

La leyenda de la Llorona

Es uno de las leyendas mas famosas de Latinoamerica cada pais tiene su propia version, pero ¿en donde se origino? , ¿existio realmente? ¿quien fue asta mujer que inspiro dicho relato?

La Llorona es un personaje legendario, cuya leyenda se ha difundido por varios países de Hispanoamérica. Se trata de una mujer que pierde a sus hijos y, convertida en un alma en pena, los busca en vano, turbando con su llanto a los que la oyen. Aunque hay muchas versiones de la historia, los hechos principales son siempre los mismos.

Posible Origen de la Llorona

El antecedente mas conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raices en la mitologia Azteca. Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl, protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán.

“Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?”, se lamentaba.

Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Con la llegada de los españoles al Continente Americano, y una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, sede del Imperio Azteca, años mas tarde y después de que murio Doña Marina, mejor conocida como la “Malinche” (joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortés), se decía que esta era la llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran.

Las diferentes virtudes de la leyenda en los países hispanoamericanos

Argentina

En este país se dice que la Llorona era una mujer que mató a sus hijos; ella se suicidó por la culpa de haber matado a sus hijos. En la ciudad de Marcos Juárez, provincia de Córdoba, se solían escuchar llantos que se decían provenir de la llorona resultando ser que venían de algunos graciosos que usando grabadoras y otras herramientas tecnológicas, uso de voz propia para asustar a los vecinos de la ciudad. No solo ocurrió en Marcos Juárez sino que también en los pueblos aledaños como Leones.

Chile

En Chile la leyenda de la Llorona también es importante. Al igual que la Calchona, la viuda

Encontramos algunas versiones muy semejantes a la leyenda mexicana y otras peculiares del folklore chileno. En cualquier caso, se trata de una mujer que estaba celosa de su marido, porque compartía mas tiempo con sus 2 hijos y con ella no compartía nada, la mujer tiró a su dos hijos a un río donde los ahogó. Al llegar su esposo a casa le pregunta por sus 2 hijos, la mujer le dijo que los había tirado al río por que él no compartía nada de tiempo con ella. Debido a esto tuvieron varias discusiones que los llevó a separarse. La mujer queda desolada por lo que hizo y murió de pena. La leyenda cuenta que llora por que perdió sus hijos y a su marido.

La Pucullén

En la versión distintiva de la tradición chilena, la Llorona se llama la Pucullén. Se dice que llora eternamente porque le quitaron a su hijo de sus brazos a muy corta edad. Es una presencia fantasmal vestida de blanco, a la que sólo puede ver la gente que está cercana a la muerte, algunas personas con habilidades especiales (como las Machis o los Calcus) y los animales que tienen los sentidos más agudos, entre ellos los perros, que lanzan lastimeros aullidos cuando perciben su presencia.

La Pucullén es una guía de los muertos, que indica con sus pasos y llantos el camino que debe recorrer el muerto para dirigirse desde su morada terrenal hacia el más allá. Se dice que llora como plañidera por todos los familiares del difunto, para que todos ellos se consuelen pronto de la pérdida; además, evita que el espíritu del muerto decida acudir a penarlos, disconforme con las pocas lágrimas y manifestaciones de pesar de sus parientes. Algunos cuentan que si uno se frota los ojos con lágrimas de perro, podrá verla; pero si el corazón del que observa no es firme, la imagen será espantosa.

Con sus abundantes lágrimas, que forman un charco cristalino, la Pucullén señala el sitio preciso en el campo santo donde debe abrirse la fosa para depositar el féretro. Se dice que si esto sucede, debe utilizarse toda la tierra necesaria para cubrir por completo el féretro, pues en caso contrario antes de un año morirá un familiar del difunto. Como castigo por el descuido que la llevó a perder a sus hijos, roba los hijos de otras madres, confundiéndolos con los de ellos.

La Llorona del puente de San Carlos

Según otra versión, los hechos sucedieron en el puente Lingue, en Litueche. Era un día de lluvia torrencial y el puente tenía mucha corriente, siendo muy peligrosa. Un señor que observaba lo que pasaba vio a una mujer con un bebé en los brazos. Ella, muy afligida por la lluvia, se apoyó en el palo del puente, gritó y gritó, confundiéndose sus gritos con los llantos del niño. Después, el bebe desapareció entre las aguas y la mujer se lanzó al agua, donde murió ahogada sin llegar a encontrar a su bebé. Desde entonces, cada vez que llueve se escucha llorar de forma inconsolable a la mujer. Sólo cuando encuentre a su hijo cesará su llanto.

La Llorona y el Diablo

En Valparaíso se dice que la Llorona fue una mujer que se casó con el Diablo. Esta mujer se enamoró de él pensando que era un hombre bueno, sin saber quién era en realidad. Un día, el Diablo llegó más temprano de lo normal a su casa y la mujer aún no tenía preparada la comida. Salió a comprar para cocinar, pero el Diablo no aguantó más y se comió a sus hijos. Cuando volvió la mujer, desconsolada lloraba por sus hijos todas las noches. Un día, el Diablo se cansó de sus llantos continuos. La amarró a la cama con unas cadenas y le enterró una estaca en el corazón. Desde ese momento, la Llorona recorre las calles de toda la región arrastrando sus cadenas y llorando por sus hijos perdidos.

Colombia

Junto a la Patasola y la Tunda, La llorona también es una leyenda pero menos conocida en Colombia. Según la versión de la leyenda en la tradición colombiana, la Llorona es “el fantasma errante de una mujer” que recorre los valles y montañas, cerca de los ríos y lagunas, vestida con una bata negra que la cubre hasta los talones. Tiene el cabello largo, negro y rizado, algunos dicen que de color plateado, café y dorado, y en él se posan grillos, luciérnagas, cocuyos y mariposas. Su rostro es una calavera aterradora, y en las cuencas de sus ojos giran dos bolas incandescentes. Las mangas de la batola le llegan hasta sus muñecas y con sus manos grandes, huesudas y ensangrentadas, arrulla a un bebe muerto.

Al gemir, la Llorona derrama lágrimas de sangre sobre la mortaja azul de la criatura, que conserva una expresión angelical y con sus ojos parece acusar a la madre que le quitó la vida. Dice la leyenda que la gente la oye llorar en los llanos, cuando no hay ruido o gente. También dicen que la llorona asusta a las muchachas que han cometido actos de los cuales sus padres no estarían orgullosos. Como toda leyenda, los detalles cambian de pueblo en pueblo y de persona en persona.

Costa Rica

La Llorona es el personaje legendario más famoso de Costa Rica, junto con el Cadejos y la Cegua. Era una muchacha indígena muy hermosa. Cuando la conquista española, ella se enamoró de un español y él se enamoró de ella. Se veían a escondidas en lo alto de una cascada, para que el padre de ella no se diera cuenta. Ella quedó embarazada y cuando su padre se dio cuenta retó al español a un duelo por haber deshonrado a su hija. El español murió en ese duelo . Cuando el niño nació el indio lo cogió y lo tiró por la cascada. Cuando la muchacha buscó a su hijo; él la maldijo; la condenó a vagar por las orillas de los ríos buscando a su hijo perdido. Y desde entonces, siempre hay quien oye un leve lamento por las orillas de los ríos y dice: Es la Llorona que busca a su hijo y cumple la maldición que le hizo despues de matar a su madre.

Ecuador

En Ecuador ésta es una leyenda muy conocida, junto a la leyenda de la dama tapada. La Llorona era una mujer cuyo esposo la abandonó junto a su bebé. Ella enloqueció y ahogó al bebé en el río, pero después se arrepintió y se echó al agua a buscarlo. Cuando lo encontró, ya estaba muerto y sin uno de sus dedos, el meñique. Entonces la Llorona se suicidó y desde entonces su alma en pena vaga, cortando el dedo meñique de quien se le aparezca. Sin embargo, también existe la versión más conocida, en la que ahoga a su bebé y ahora llora buscándolo sin descanso. Estas historias son muy creídas por los campesinos.

El Salvador

En El Salvador, junto con La Siguanaba y La Descarnada, la Llorona es el personaje legendario más conocido de este país. Los ancianos cuentan a menudo su historia. Se dice que vaga por las calles de pueblos rurales llorando por sus hijos y, tras entrar en la iglesia local, desaparece. Afirman que el alma de quien la mire y la siga vagará durante toda la Eternidad. La llorona es un personaje que al entrar por la calle principal de algún pueblo lanza su primer grito y comienza a llorar. Se dice que busca el camino que lleva al cementerio de la comunidad, y las personas que la escuchan experimentan escalofrios en sus cuerpos. Se recomienda jamás darle la espalda, porque de hacerlo aparecerá de pronto al lado de uno.

España

La llorona de Barceloneta

La leyenda cuenta que una mujer joven y bella conoció a un hombre rico y respetuoso. Al pasar el tiempo llegaron a contraer un matrimonio lleno de mucho amor concibiendo sus hijos con gran ilusión. Pasaron los años y la buena mujer fue abandonada por su esposo. Ella quedó sola con sus hijos y con una gran responsabilidad que la llevó a la depresión. Una noche invitó a sus hijos a dar un paseo por la playa. Allí los lanzó al agua viendo como poco a poco se iban ahogando. Su macabra acción le llevó a huir despavorida del lugar. Mientras corría por la oscura carretera en forma aturdida fue atropellada por un vehículo. Su muerte fue al instante.

A raíz de este suceso, vecinos de la playa del pueblo de Barceloneta, comentan sobre la misteriosa aparición de una dama a la que han apodado “La Llorona”. Dicha mujer aparece en altas horas de la noche produciendo un extraño sonido similar al llanto.

Guatemala

En la versión guatemalteca, la Llorona es una mujer llamada María, condenada a repetir hasta el fin de los tiempos su grito («¡Ay, mis hijos!»). En efecto, mientras su esposo estaba fuera, María tuvo amores con un mozo que llegó a revisar un problema en su casa y la dejó embarazada. Angustiada, ahogó a su hijo, Juan de la Cruz, en el río (o, según otras versiones, a sus dos hijos).

La Llorona es bien conocida en toda Guatemala. Según la tradición, pasea por las calles solitarias y frecuenta los lugares donde hay agua, como piletas, ríos, fuentes o tanques. Sus lastimeros gritos asustan al más valiente y paralizan al pavoroso. Muchos dicen haberla visto y escuchado. Se cuenta que cuando se la escucha cerca, en realidad está muy lejos, y viceversa. Se dice que no puede ganarse a una persona (es decir, quitarle la vida) si ésta usa la ropa interior al revés, se le presenta a los hombres mujeriegos pensativo en una mujer para engañarlos, se dice que si se le habla ella les quitara la vida, y que un hombre acechado por la Llorona se salvará si una mujer le toma de la mano, pues el espectro sólo ataca a personas solitarias. También se cuenta que si uno escucha el grito debe tratar de moverse y no quedarse congelado por el pavor. La persona tiene que huir antes de escuchar el tercer grito, o la Llorona se la ganará. Para evitar encontrarse con ella, o ahuyentarla, hará bien en rezar al santo de su devoción o repetir las oraciones tradicionales católicas.

Unos imaginan a la Llorona como una mujer vestida de luto riguroso; otro la ven vestida de blanco. También se dice que el pelo suele taparle la cara, algunas personas dicen que su cara es como la de un caballo. otro aspecto propio del espectro según otra leyendas guatemaltecas es que su grito viene acompañado de un viento frío que hiela la sangre.

Otros dicen que si ves los ojos de la llorona esta te quita la vida.

Honduras

La Llorona y la Sucia son personajes bien conocidos en las leyendas hondureñas. Se cuentan muchas versiones de su historia. Generalmente, se la sitúa junto a los ríos,a las 12:00 de la noche, vestida de blanco, gritando: ¡Aaaaaay, mis hijos!. La tradición oral es muy famosa, en las áreas rurales la personas están convencidas de su existencia. La llorona mato a sus 3 hijos ahogándolos en el río y por eso ella mata a la gente que esta en el río pensando que son sus hijos.

México

LA LLORONA

Cuenta la leyenda que en un lejano pueblo vivía una joven mujer junto con sus tres hijitos, todo iba muy bien, los niños eran muy felices y su madre los quería muchísimo, pero una noche lluviosa de invierno ocurrió algo terrible.

Aquella noche llegó a casa el padre, quien los había abandonado tiempo atrás. Sin él la familia era feliz y esa noche sus gritos y borracheras se volverían a notar en la casa, por no hablar de las brutales palizas que tanto los niños como la madre sufrirían.

La mujer había rezado para que no regresara nunca más, pero el destino quiso otra cosa. Con su odio el hombre derribó de un puñetazo la puerta y entró gritando que todos fueran a recibirlo, los niños espantados, se escondieron; y la madre, por amor a sus hijos se enfrentó cara a cara a su marido. La mujer sufrió un golpe que la dejó sin sentido durante varias horas, cuando despertó, buscó a sus hijos por todos los rincones de la casa pero ni los niños ni su marido se hallaban por ninguna parte, desesperada corrió bajo la tormenta llorando y gritando sus nombres, pasaron días, meses, años, muchos años…

Hasta que una noche murió de tristeza, nadie supo nada de los niños, nadie los vio nunca más, no aparecieron sus cuerpos o alguna señal del hombre que se los llevó. Desde entonces se dice que un espíritu no descansa en paz y toda las noches se le oye llorar y lamentar con tristeza por los alrededores de un estero. Las mujeres corren tras sus hijos para esconderlos, ya que cuentan que se los puede llevar la llorona, para volver a ser feliz.

Según la tradición mexicana, la leyenda de la Llorona nace donde hoy se encuentra la Ciudad de México.

Existen dos versiones conocidas.

La primera es la más conocida y difundida en México:

Existió una mujer indígena que tenía un romance con un caballero español. Fruto de esta pasión, nacieron tres niños, que la madre atendía siempre en forma devota. Cuando la joven comienza a pedir que la relación sea formalizada, el caballero la esquivaba, quizás por temor a lo que dirán. Dicho y hecho, un tiempo después, el hombre dejó a la joven y se casó con una dama española de alta sociedad. Cuando la mujer se enteró, dolida y totalmente desesperada, asesinó a sus tres hijos ahogándolos en un río. Luego se suicida porque claro, no soporta la culpa. Desde ese día, se escucha el lamento lleno de dolor de la joven en el río donde esto ocurrió. Luego de que México fuera establecido, comenzó un toque de queda a las once de la noche y nadie podía salir. Es desde entonces que dicen escuchar un lamento cerca de la plaza de la Patria, y que al ver por las ventanas para ver quien llamaba a sus hijos de forma desesperada, veían una mujer vestida enteramente de blanco, delgada y que se esfumaba en la Presa Calles.

La segunda es la versión que precede a la anterior, a pesar de esto es poco conocida. Es la más antigua de “las lloronas”:

Antes de la llegada de los españoles a lo que ahora es México, la gente que habitaba la zona del lago de Texcoco, además de temer al dios Viento de la Noche (Yoalli Ehécatl), podía escuchar en las noches los lamentos de una mujer que estaría por siempre vagando y lamentando la muerte de su hijo y la pérdida de su propia vida. La llamaban Chocacíhuatl, La Llorona, y ella era la primera de todas las madres que murió al dar a luz . Allí flotaban en el aire las calaveras descarnadas y separadas de sus cuerpos (Chocacíhuatl y su hijo), cazando a cualquier viajero que hubiese sido atrapado por la oscuridad de la noche. Si algún mortal veía estas cosas, podía estar seguro de que para él esto era un presagio seguro de infortunio o incluso muerte.

Panamá

La leyenda de la Llorona es el cuento folklórico más popular de Panamá. Su llanto suele escucharse siempre de noche, y casi siempre en las comunidades cerca de los ríos o playas.

En este país centroamericano esta leyenda se fusionó o influenció dos leyendas: la Tulivieja, muy popular en las provincias centrales, y la Tepesa, oriunda de las comarcas indígenas y muy popular en las tierras de las provincias de Los Santos, Veraguas y Chiriquí.

La Tulivieja

Según la tradición, la Tulivieja era una hermosa y joven mujer casada que tenía fama de ser muy parrandera, en una ocasión había un baile en un pueblo vecino y ella porsupuesto no se lo quería perder, la mamá se negó esa noche de cuidarle al bebé ya que ya estaba cansada de hacerlo mientras ella se iba siempre de parranda. Esa noche por querer ir al baile de todas maneras dejó al bebé junto a su tule cerca de un río, con la intención de recogerlo después del baile. Sin embargo,cuando regresó al río a buscar a su hijo no lo encontró y comenzó a llorar, el río se lo había llevado corriente abajo. Arrepentida por el grave error que había cometido comenzó desesperada a buscarlo. Dios viendo lo que pasaba la castigó por su irresponsabilidad y la transformó en un ser horripilante con agujeros en su cara y cabellos largos hasta los pies. Sus pies se le viraron y se transformaron en patas de gallina. Desde entonces, anda vagando por la eternidad buscando a ese hijo perdido.

La Tepesa

En cuanto a la Tepesa, su historia se remonta a la conquista, cuando un español enamoró a una hermosa joven indígena de la comarca Ngöbe Bugle y la dejó embarazada. Para que nadie en su tribu se percatara de su falta, la joven escapó hacia lo más profundo de las montañas, y cuando nació su hijo, lo ahogó en un río. Al ver el crimen, Dios le habló desde lo alto y la maldijo: “Ese pecado te pesa y te pesará hasta la eternidad, y desde ahora llorarás para pagar tu culpa”. La Tepesa quedó transformada así en un ser espantoso que, al igual que la Tulivieja, anda vagando por los ríos y quebradas llorando, arrepentida de su pecado.

Uruguay

En Uruguay la leyenda de la Llorona es muy popular. Corren numerosas versiones, como éstas:

La Llorona del Parque Rivera

Una tarde de otoño, hace muchos años, una joven mujer decidió salir a pasear por el Parque Rivera. Aunque soplaba un viento frío y cortante que hacía gemir a los árboles y sumía al parque en la más absoluta soledad, la chica, madre soltera a punto de casarse, salió a dar un paseo con su bebé y se aventuró por el parque, por entonces más agreste que ahora y embarrado por las recientes lluvias. Se la vio bordear el lago con su niño, mientras el viento arreciaba con fuerza, hasta desaparecer de la vista. La futura novia no regresó. Al día siguiente hallaron su cuerpo inerte en el lago del parque, sin rastros del paradero del pequeño. Cuenta la historia que desde entonces, en las noches brumosas y tristes del otoño, puede verse a una joven vestida de novia en los alrededores del lago. Camina sola y llora desconsoladamente, mientras clama por un bebé que perdió hace mucho tiempo.

La Llorona y los ladrones

Hace mucho tiempo, en los inicios del mismo Parque Rivera, vivía una pareja en una casa contigua al lugar. Un miércoles 9, mientras la pareja se hallaba fuera, unos ladrones irrumpieron en la casa. El esposo llegó antes de que terminaran su faena y los sorprendió in fraganti: desesperados, los delincuentes le quitaron la vida con un cuchillo. Cuando intentaban esconder el cuerpo, sintieron ruido: era la mujer, que, vestida de blanco, llegaba a la casa. Se escondieron detrás de una puerta y observaron cómo la joven, aterrada, descubría el cuerpo de su marido. Mientras la mujer lloraba desconsoladamente sobre él, los ladrones, decididos a todo, llegaron por detrás y la mataron de igual manera. Para ocultar las huellas, los delincuentes arrojaron los dos cuerpos a la laguna del parque. Desde entonces, los vecinos de la zona comentan que el día 9 de cada mes se oyen extraños llantos y quejidos que provienen de la laguna, en el lugar donde los cuerpos de los infortunados amantes fueron arrojados.

La bufanda de la Llorona

Un hombre fue a un boliche y se encontró con una hermosa mujer. Estuvieron juntos y él decidió acompañarla a su casa. Como ella tenía mucho frío, él le prestó su bufanda. Al otro día, cuando él fue a buscar su bufanda, al tocar la puerta salió una señora mayor. Le preguntó qué quería y él dijo que venía a ver a la chica. La mujer, llorando, dijo que su hija había muerto hace 20 años a orillas de un río y que su cuerpo enterrado se encontraba en el Cementerio del Norte. Rápidamente él fue allí y buscó la tumba de la joven. Encontró la bufanda enroscada en la cruz. Preguntó por todos lados si conocían a la chica y todos decían que era la Llorona. Quiso saber por qué la llamaban así y averiguó que la chica se suicidó al ver a su esposo muerto en el río y desde entonces se escuchan día a día en su tumba fuertes llantos y lamentos.

Venezuela

En Venezuela también se conoce la leyenda de la Llorona, que circula en prosa y en forma de corrido (canción narrativa). La Sayona es otro personaje similar, pero sólo se aparece a los hombres parranderos, que gustan de estar de fiesta en fiesta.

Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. El soldado la abandonó y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares. Al ver lo sucedido, la maldijeron. Ella salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando, y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa.

Según otras versiones, la Llorona fue una muchacha joven que vivía en un pequeño pueblo de los llanos venezolanos. Esta muchacha cada vez que daba a luz a un hijo lo mataba sin piedad. Le confesó todo al sacerdote que vivía en su pueblo, añadiendo que no sentía ningún remordimiento por lo que había hecho. El cura notó que estaba embarazada de nuevo y le dijo a la muchacha que cuando tuviera a su hijo le diera de mamar antes de matarlo, y así lo hizo; tras darle leche materna lo mató, pero el solo hecho de amamantar despertó su instinto maternal, haciéndole sentir una gran culpabilidad. Desde entonces, vaga por los campos llorando de dolor, buscando a sus hijos y asustando a todo el que se le atraviesa en su camino.

Se la representa como una mujer joven, con una larga cabellera morena y la piel blanca. Lleva una bata blanca larga y encima otra bata de color negra con capucha, y suele portar un bebé en los brazos. Llora y grita diciendo “¡Mi hijo, mi hijo!”.

A veces, las madres castigan y asustan a sus hijos diciéndoles que si las desobedecen, la Llorona vendrá a buscarlos y asustarlos por las noches.

La diferencia entre la Llorona y la Sayona es que esta última normalmente sólo se viste de blanco, tiene ojos rojos y colmillos que parecen de león. Asusta, mata o vuelve locos a los hombres que son o fueron infieles, no a todas las personas o niños, como hace la Llorona, se dice que tenía un frasco de agua de río y otro de sangre pura de niños, se ponía la sangre en los ojos y hacia que cada persona se le acercara y lo ataba a ella, lloraba por que su marido estaba con otra mujer y por eso decidió matar a sus hijos ahogándolos en el mismo río de donde sacaba el agua, su alma ronda en ese río diciendo: ¡mis hijos, devuélvanme mis hijos!

Perú

En Perú también se habla mucha de esta historia se dice que es muy vista en la chacras o en los campos los guardianes o los que viven ahí dicen que escuchan lamentos de una mujer llorando pidiendo por sus hijos los guardianes o los vecinos cuando van al lugar donde se escucha los ruidos no se encuentra a nadie y luego oyen como de una voz de ultratumba que les dice ! ustedes saben o han visto a mis hijos!.

Su presencia y representación en la cultura contemporánea

En la televisión

La presencia de la Llorona, o mejor dicho, de una mujer sonámbula a la que confunden con el espectro es común en los programas de televisión de Roberto Gómez Bolaños, Chespirito.

Así, en los cortos del Chavo del Ocho es común que el Chavo, Quico, la Popis o la Chilindrina confundan a Doña Florinda o a Doña Clotilde, sonámbulas, con la protagonista de la más famosa leyenda de su país. En los cortos de Los Caquitos sucede lo mismo con el personaje de Doña Nachita. También en Los Chifladitos, Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte confundieron una vez a la bella vecina Florinda Meza, que andaba sonámbula, con la Llorona.

En Costa Rica, con motivo de la instauración del 31 de octubre como el Día de las Mascaradas, la compañía de televisión de Costa Rica presentó una mini-serie con las leyendas más conocidas de esa nación, donde se incluyó, por supuesto, a la Llorona.

En Venezuela, el canal Venevision produjo dos historias de Humberto Kico Olivieri, acerca de La Llorona y La Sayona. Con toques de humor negro, relataban las aventuras de dos camioneros enamoradizos y parranderos que contactaban con los dos personajes de la leyenda, dos hermosas y misteriosas mujeres, al tiempo que se veían involucrados, sin saberlo, en una trama de tráfico de drogas. Las dos versiones planteaban los enfrentamientos entre la religión cristiana y una absurda religión popular, cuyo personaje central era una entidad alucinante, un tal Chalu, al que un brujo borracho invocaba para acrecentar su popularidad entre los lugareños frente a la del cura del pueblo.

Igualmente el canal RCTV   produjo para la serie Archivos del mas alla un episodio acerca de La Llorona, sobre un hacendado que compra unos terrenos donde se aparace dicho espanto.

En Estados Unidos, en el episodio piloto de la exitosa serie de televisión Sobrenatural de WB Network, los hermanos Winchester se enfrentan a “La Llorona”. Durante el episodio comentan que en muchos países existe el mismo personaje, con una historia parecida: “Una mujer que llora y grita, por haber matado a sus hijos”.

En el cine

Hay numerosas películas inspiradas en el personaje. Entre ellas, las siguientes:

El filme Kilómetro 31 de Rigoberto Castañeda ofrece una versión moderna de la leyenda de la Llorona. Según la película, la Llorona era “una joven de belleza imponente”, que vivía en un pueblo cercano a la Ciudad de México. Un militar español la enamoró, y con ella procreó los hijos que su esposa (al parecer peninsular, como él) no podía darle; la muchacha no lo sabía, y cuando se enteró, llena de despecho se lanzó al Río Mixcoac junto con su hijo. Se ahogaron ahí mismo, y ahí quedó el cuerpo de la madre. El cuerpo del niño, en cambio, fue arrastrado por el río hasta llegar a “Desierto de los Leones”, donde aún aparece, causando accidentes a mujeres jóvenes, buscando a su madre. Ésta también lo busca, por eso grita por las noches “¿Dónde está mi hijo?”, acompañado de muchas mujeres que también han sido catalogadas como Lloronas, principalmente madres ahogadas (por ejemplo, la madre de las protagonistas de la película, que se ahogó en una bañera)

En la música

  • En la música folklórica del estado de Oaxaca hay una canción llamada “La Llorona”. En la letra, que varía de intérprete a intérprete y de región a región, predominan las referencias a la melancolía y el amor, temas característicos de la leyenda.
  • Artistas y grupos musicales como Joan Baez, Eugenia León, Chavela Vargas, Lila Downs, Banda Bostik, Susana Harp, Voodoo Glow Skulls y Caifanes han cantado a la Llorona.
  • La cantante mexicano-canadiense Lhasa de Sela grabó en 1998 un disco de música mexicana llamado La Llorona.
  • El grupo español Mägo de Oz incluyó una melodía instrumental llamada “La leyenda de la Llorona” en su álbum Gaia.
  • El cantante estadounidense “Beirut” escribe una canción en su honor titulada “La Llorona” en su álbum “The Marche of the Zapotec” (La Marcha del Zapoteca)
  • Caifanes en su ultimo disco El Nervio Del Volcán presentan una cancion titulada la llorona, con una historia muy espiritual.

Leyendas de Ocumare del Tuy

 Ocumare del Tuy es la ciudad capital del Municipio Tomás Lander del Estado Miranda en Venezuela, en la región conocida como los Valles del Tuy. Cuenta con gama de leyendas populares entre las cuales se pueden mencionar:

*Leyenda de la curva del infiernito

Según se cuenta, en la curva del Infiernito, sector La Veraniega, un automóvil que llevaba a una novia que iba retrazada para su boda, en la Iglesia San Francisco de Paula, choca en la curva muriendo instantáneamente, quedando de esta manera su alma en pena para siempre. Algunos hombres que han sido infieles a su pareja, llegan a comentar que en la citada curva se ha visto a una mujer vestida de blanco y con los zapatos en la mano pidiéndole a los conductores que la lleven a destino, luego de que se ofrecen a llevarla al destino pedido, justamente cuando pasaban frente al club La Veraniega, la mujer desaparecía sin dejar rastro.

*Leyenda del fantasma del cementerio La Democracia

El cementerio del sector La Democracia se encuentra ubicado en una cuesta a las afueras del pueblo. Cuentan que en un día de lluvia, uno de sus pobladores iba por una cuesta y en la mitad de esta no sabía si continuar o retroceder, fue entonces cuando este se encontró con una figura de aspecto humano suspendida en el aire. El hombre víctima de la impresión y el susto, corrió cuesta abajo y cuando llegó a su casa se desmayo por tanto ajite, mas tarde conto su historia a los lugareños y estos a otras personas…

*Leyenda del espanto de Ocumare del Tuy

Cuentan los antiguos lugareños de Ocumare que hace mucho tiempo, cuando no existia la luz eléctrica y los caminos eran de piedra, un poblador de la región, a quien lo sorprendió la noche camino a su vivienda y de un segundo a otro, en la oscuridad y la soledad del camino, el individuo creyó oír un estraño ruido y sintió una presencia que le puso la carne como piel de gallina. Ya asustado, cuando volteó vio una figura de aspecto siniestro que lo perseguía a toda carrera, este espanto solo lo dejo en paz cuando llegó a la entrada del pueblo. Este fantasma los pobladores lo conocen como “el espanto” o “el diablo”.

*Leyenda del Encanto de Mauricio

Un día común y corriente, Mauricio tenia doce años, cuando sale de su humilde vivienda ubicada en la Encantada, lugar anclado al pie de la montaña que separa los Valles del Tuy del llano guariqueño, se dirigía al sector La Guamita, donde se encuentran hermosas cascadas, pozos y el Río Marare, lugar donde con una china pretendía cazar una guacharaca, dado que estas siempre asistían al sitio pero este día fue la excepción, Mauricio cansado de la espera, comienza su recorrido camino arriba encontrándose con su primer pozo, el cual los lugareños llaman Cola de Caballo, esto se debe a que tras su gracioso salto, la caída del agua en el cauce hace una figura parecida a la cola de un caballo salvaje.

Mauricio se encontraba cansado por lo que decide reposar un rato en la aliente de una roca que se encuentra cerca del río, allí dura largo rato, quizás pensando por que las guacharacas  no asistieron a su cita como lo hacían todos los días, pero de repente emerge del centro del pozo, una bella y virginal señorita, Mauricio no se sorprende, se siente imantado hacia esta bella doncella, quien con fuerza agarra a Mauricio de la mano derecha y lo sumerge.

La madre de Mauricio camina de un lado para el otro preocupada por su hijo, al tercer día de su desaparición este regresa a su casa donde la madre con amor lo recibe, no sin antes reprocharle su tardanza, pero este lleve consigo unos pequeños cambios, su mirada es profunda, su oído mas fino, es mas fuerte y decidido, este poniéndole unas monedas de oro en la mano le dice:

-          madre, no te preocupes por mi, soy eterno y no moriré jamás, tendrás noticias mías, ahora me voy, tengo el compromiso de cuidar las aguas, los bosques y todos los animales que existen en esta sabana.

Mauricio toma su cuatro, lo pulsea y rasgándolo, emprende camino entonando canciones en su peregrinar.

Hay personas que testifican haber visto a este personaje e incluso aseguran que este le a prestado dinero cuando la situación aprieta. Mauricio es un hombre de una estatura mediana, de fuerte contextura, viste de blusa, liquilique usando como lo hacen las personas humildes, con cuatro en mano y su morral en el cual carga aguardiente, tabaco, plantas medicinales y monedas de oro, en ocasiones en vez de cuatro lleva bandola.

Se contaba que rara vez salía de su cueva y que en sus visitas al pueblo compraba tabaco y aguardiente pero nunca compraba sal.

Debido a un mal entendido en una de sus visitas al pueblo Mauricio, fue arrestado y encarcelado, este al encontrarse en estas condiciones dice: “si no me ponen libre al termino de la distancia se va ha hundir este pueblo en aguas”, lo dicho se volvió realidad ya que en el pueblo empezó a llover, poco a poco el nivel del agua fue subiendo, hasta llegar a las ventanas, lo dejaron suelto y enseguida termino de llover.

Leyendas de la Sierra de Guadarrama

La sierra de Guadarrama es una alineación montañosa perteneciente a la mitad este del Sistema Central (cordillera del centro de la Península Ibérica), situada entre las sierras de Gredos y de Ayllón. Se extiende en dirección suroeste-noreste y en las provincias españolas de Madrid, al sureste, y Segovia y Ávila, al noroeste. Esta sierra mide aproximadamente 80 km de longitud y su pico más alto es Peñalara con 2.428 msnm. Hace de división entre las cuencas del Duero, al noroeste, y del Tajo, al sureste.

 

Las gentes que han habitado la Sierra de Guadarrama durante siglos han creado varias leyendas que se desarrollan en lugares de estas montañas. A continuación se describen algunas de éstas:

Leyendas de El Escorial y San Lorenzo de El Escorial

Monasterio de El Escorial y su entorno. A él se acercaba el misterioso perro negro.

El perro negro de El Escorial y las Puertas del Infierno
Según la leyenda, durante la construcción del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, un misterioso perro negro aterrorizaba a los obreros por las noches, obstaculizando las obras. Quizás el perro infernal protegía el lugar, pues se ha atribuido a El Escorial el ser una de las puertas del Infierno que se extienden por el mundo (otra de las cuales es la ciudad italiana de Turín); ésta fue una de las razones por las que Felipe II mandó construir el monasterio en este lugar: para mantener cerrada dicha puerta.
El perro fue encontrado y se ordenó que se le ahorcase en una de las torres del monasterio, donde permaneció mucho tiempo.
Cuando Felipe II regresó definitivamente a El Escorial para morir, desde su lecho de muerte (acompañado de multitud de reliquias de santos), siguió oyendo los ladridos de ese perro infernal, que ya había sido sacrificado hacía años.1
La Sima de los Pastores
Existe la creencia de que en los montes cercanos a San Lorenzo de El Escorial existe un tesoro oculto
Esta leyenda tiene origen también en el Monasterio de El Escorial, parece ser que un tal Rafael Corraliza empleado de la pagaduría de las obras del monasterio se sintió tentado por el continuo tintineo de doblones a diestro y siniestro ante él y decidió hacerse con un botín de estos y sujetándoselos al cinto se escapó como alma que lleva el diablo camino de Portugal por la ruta que pensó menos vigilada tomando la vereda que conducía a la próxima aldea de Robledondo. Como era ya de anochecida al llegar a la zona conocida como Sima de los Pastores se hundió en ella dando con sus huesos en el fondo tragando vida y doblones, no se sabe con certeza pero parece ser y quiere creer la gente que el mismo santo intercedió en la aventura del desafortunado pagador.
Con el paso del tiempo esta sima fue tapada con ramas y piedras por temor a que el ganado o cualquier desdichado sufriese la misma suerte del tal Corraliza, aunque aún sigue ahí la sima para visita del que se precie a rememorar significante historia.
La pisada del diablo
Esta leyenda atribuye un origen diabólico a una oquedad que aparece sobre una roca, que asemeja una huella de talón izquierdo, situada en la finca Los Hermitaños, aproximadamente a un kilómetro de distancia de la Silla de Felipe II. Según la tradición, una muchacha llamada Martiña, muy devota de la Virgen de Gracia, se encontró con el diablo que, disfrazado de peregrino, intentó apoderarse de su alma ofreciéndole bienes terrenales si renegaba de la Virgen. Ante la negativa de la joven, el diablo saltó enfurecido sobre la piedra y provocó una gran explosión, que formó la citada huella.
Las apariciones marianas de El Escorial
Luz Amparo Cuevas, mujer humilde y madre de siete hijos, afirmó ser testigo de diferentes apariciones marianas, en concreto de la Virgen Dolorosa, entre 1981 y 2002. La Virgen se le aparecía sobre la corona de un fresno, situado en el paraje conocido como Prado Nuevo, en las inmediaciones de El Escorial, ante la concurrencia de numerosos fieles. El lugar continúa siendo, a día de hoy, un lugar de peregrinación, en especial el primer sábado de cada mes, al acudir fieles y curiosos en trenes y autocares procedentes de toda España. Curaciones milagrosas, movimientos del Sol o estigmatizaciones son algunos de los fenómenos que aparentemente se han producido en torno a estas apariciones, a la vez que se percibía en el ambiente un inexplicable olor a rosas. También se han producido unas fuertes polémicas, con intervención judicial y de la jerarquía eclesiástica, entre defensores y detractores de la Fundación derivada de las supuestas apariciones, pues es del dominio público que se han generado importantes dotaciones económicas de procedencia dudosa, aparte de donativos que incrementan el patrimonio de los organizadores.

Leyendas de La Pedriza

El Cancho de los Muertos
El nombre de esta leyenda proviene de una formación rocosa de La Pedriza cuya forma es muy peculiar. La leyenda cuenta que una banda de salteadores secuestró a una joven señorita de rica y apoderada familia de Madrid. El jefe de este grupo se ausentó temporalmente y los otros dos bandidos decidieron aprovecharse de la joven, pero regresó inesperadamente y les sorprendió, tras lo cual les juzgó inmediatamente y despeñó al primero por este cancho. Pero al intentar precipitar al segundo, éste sujetó la pierna del cabecilla y los dos cayeron al vacío. De esta forma, acabaron los tres despeñados a los pies del cancho rocoso. Según las gentes del lugar, durante un tiempo se pudieron ver los cadáveres de los tres bandidos en una grieta de este lugar.
La Cueva de la Mora
El relato de a continuación tiene su escenario también en La Pedriza y recuerda a historias que se repiten a lo largo de la geografía española debido quizás a la larga ocupación musulmana. Existe otra leyenda con este título, recogida por Gustavo Adolfo Bécquer en sus Leyendas, situado en la localidad navarra de Fitero.
La Cueva de la Mora (de difícil acceso) se halla cerca del refugio Giner de los Ríos, concretamente enfrente de su fachada principal y al este de la Peña Sirio. Parece ser que la hija de un rico árabe quedóse prendada de un joven cristiano. Ante esta situación fue secuestrada y retenida por sus familiares musulmanes en el interior de esta cueva. Pasaron los años y el caballero cristiano no regresó jamás, a pesar de la ansiada espera por parte de la joven, por lo cual, según las creencias de la gente, de cuando en cuando, el alma de la despechada joven se desliza vagando entre las formaciones rocosas y canchales tratando de buscar a su amor perdido.2
El Cabrero Bautista
El cabrero Bautista Montalvo, del pueblo de Mataelpino, relata una historia de la que es desgraciadamente parte interesada. Según las gentes, poco después de raptar la banda del Isidro al hijo único de doña Braulia del Valle, y devuelto bajo pago de elevado rescate, robaron los bandidos al pastor su magnífica escopeta de caza y algún objeto de valor que llevaba encima. Asimismo le expoliaron un excelente gabán que acababa de estrenar, con el que se guarecía de los fríos y lluvias de la sierra. Esta prenda produjo algunas disensiones en el seno de la banda, y uno de sus componentes llamado Isidro el de Torrelodones, arrebató la prenda en cuestión y mató a su jefe de un trabucazo, que cayó muerto al pie de la cerca de los huertos, cuyas ruinas existen hoy al pie de la Sierra de los Porrones.
La Banda de Paco el Sastre
Corría el año 1840 y dominaba en la Pedriza la banda de Paco el Sastre, cuyo verdadero nombre era Francisco de Villena. Paco el Sastre fue un bandolero que compartió fechorías con la banda de Mariano Balseiro y cómplice y amigo de Luis Candelas, del quien fue segundo lugarteniente. Fue detenido el 5 de enero de 1838 e internado en la cárcel del Saladero de Madrid. Allí coincide con su socio Balseiro fugandose ambos un año más tarde. Por aquel entonces el Marqués de Gaviria, intendente del Palacio Real, persona inmensamente rica, tenía dos hijos. Manuel y Paco que estudiaban en las escuelas pías de la calle de Hortaleza, en Madrid. Era costumbre de su padre que fueran sus hijos los fines de semana a una finca que tenían en Valdemoro. Un buen día, el 27 de abril, fue un falso criado con el coche de caballos de rigor a buscar a sendos mozuelos, invitándoles según órdenes de su padre a la finca familiar. Tras cumplir los requisitos para la salida con el padre prior, partieron engañados. De esta forma fueron secuestrados los dos hijos del intendente, por los que luego se pediría pingüe rescate. Pero ocurrió que el padre prior, salió a despedirlos como era costumbre y se dio cuenta que el carruaje no era el mismo de otras veces y que tomaba una dirección distinta a la acostumbrada. Entonces el prior empezó a darse cuenta de la falsa maniobra, y llamando al padre de los niños se esclareció lo que pasó.
Manolo y Paco fueron llevados por los bandidos a su campamento en La Pedriza, situado ni más ni menos que bajo el popular canto del Tolmo. Se pidió un rescate por los niños, y su padre ofreció una recompensa a quien descubriera a los bandidos. Se hizo una batida organizada por los habitantes de los alrededores, dándose cuenta aquellos de las intenciones, huyendo y adentrándose en La Pedriza, dejado a los niños en el campamento del Tolmo, pues se habían encariñado con ellos y no querían hacerles daño, terminando aquí la historia, que es auténtica y verídica. Pocos días después de liberados los niños secuestrados, son descubiertos casualmente ambos delincuentes en las proximidades del Rastro de Madrid y detenidos después de una espectacular persecución por las calles de la zona. El 20 de julio de 1839 fue ejecutado a las once y media de la mañana en un patíbulo levantado en La Puerta de Toledo de Madrid, media hora después que su socio Balseiro.
El verdadero amo del Guadarrama en aquellos tiempos fue Pablo Santos, que utilizó La Pedriza como enclave estratégico de refugio, lugar que debía conocer muy bien pues nació muy cerca de este paraje y siendo también el lugar en cuyas proximidades fue asesinado por uno de sus secuaces.
Origen de La Pedriza
Cuenta la leyenda que hace muchos años, existía una fuerte rivalidad entre la Pedriza posterior y la anterior. Y de esta manera un buen día se declaró la guerra entre ellas, se armaron los riscos y marcharon a la batalla de las dos Pedrizas. En este primer encuentro también librado por “Los Guerreros”, con el apoyo de “Las Torres”, llevó la victoria a la Pedriza posterior, que erigió como signo de su victoria la Peña de la Bota. Pasó el tiempo y corrieron mucho las manecillas del reloj, y la Pedriza anterior que tenía cierta amargura por su derrota, fue a la guerra nuevamente, saliendo victoriosa de esta segunda batalla.Su signo de victoria fue colocar un bastión en el término de sus dominios, el cual fue el Yelmo de Mambrino. Y para que la paz reinara siempre en la zona, se puso una gran piedra en los límites de ambas Pedrizas, que se llamó el Canto del Tolmo, erigiéndose además un guardián de esa paz que se llamó “El Centinela”, el cual situado en lo alto del Collado de la Dehesilla, vigila que se cumpla el tratado acordado por las dos Pedrizas.

Leyendas del Montón de Trigo

La silueta del Montón de Trigo hace alusión a su nombre.

La historia de su formación es la siguiente: Estaba un día un rico labrador aventando un montón de trigo cuando pasaron unos mendigos y le pidieron una limosna. El tacaño agricultor contestó que no tenía nada que ofrecerles. Uno de los mendigos le preguntó que cómo podía decir eso viendo el enorme montón de grano que tenían delante; a esto les respondió el labrador que aquello que veían no era trigo sino tierra. El pobre le replicó: “Permita Dios que se te vuelva tierra”. Y poco después la maldición se cumplió.

Leyendas de la laguna de Peñalara

La Pastora
Cada noche de difuntos a la fría luz de la luna, emerge del centro de una laguna de Peñalara un islote y en ella la figura de una pastora. Esta pastora parece ser que trató de salvar un cordero extraviado entre las rocas confundiendo sus balidos con extraños y broncos ruidos que parecían surgir de las profundas y oscuras aguas.
Los dos amigos
Parece ser que dos amigos intrigados por el halo de misterio que rodea a la Laguna Grande subieron a la misma con el ánimo de cruzarla a nado de noche, a la luz de la luna. Uno de ellos la cruzó a nado sin problemas, manteniendo un libro entre los dientes. Cuando alcanzó la orilla opuesta animó a su amigo a imitarle y éste lo hizo. Mientras el segundo de los viajeros iba nadando, el primero iba leyendo el libro en voz alta. Pero, al alcanzar aquel el centro del pequeño lago, éste cerró repentinamente el libro y las aguas se tragaron en el acto al nadador, que nunca más ha reaparecido.

Leyendas de Robledo de Chavela

Este municipio nos ha legado una interesante serie de leyendas y mitos:

La Virgen de Navahonda
Esta historia se remonta a los tiempos en que el municipio madrileño de Robledo de Chavela pertenecía aún a Segovia. En el valle de Navahonda, donde hay situada una famosa ermita, se encontró una talla de la Virgen María, que había sido ocultada por los segovianos durante años para protegerla de la invasión musulmana. Los segovianos, al averiguar su paradero, la reclamaron a los robledanos y, cuando aquellos intentaron restituir la imagen a Segovia, las caballerías que transportaban dicha talla, a mitad de camino, se negaron a continuar por intercesión de la Virgen, tras lo cual se decidió que la imagen se quedara para siempre en aquel lugar. El camino que conduce a Navahonda desde Robledo de Chavela es una interesante ruta turística y todos los años discurre por él una vistosa romería en recuerdo de tales acontecimientos.3
La Dama de la Cruz Verde
En el Puerto de la Cruz Verde cuentan que se ha visto numerosas veces una joven autoestopista que, una vez que se recoge, en el interior del coche, al acercarse a una curva, empieza a gritar que se tenga mucho cuidado, pues ahí se mató. Dicho esto, la mujer desaparece y no se vuelve a saber de ella.
Esta leyenda es una de las variantes que se han dado en muchos lugares del mundo de la denominada Autoestopista Fantasma, Dama Blanca o Chica de la Curva.
Este misterioso personaje también ha sido visto en el Puerto de Galapagar.
En los programas de misterio de Iker Jiménez Milenio 34 y Cuarto Milenio,5 se ha hablado en sobre este tema.
Los subterráneos del Vía Crucis
Cuenta la leyenda que, bajo Robledo de Chavela se extiende una red de misteriosos túneles excavados desde los tiempos en los que, en el lugar que ocupa la actual Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, se elevaba el castillo del Señor de Robledo de Chavela, desde cuya torre, ocho soldados permanecían vigilantes durante toda la noche, en vela (de ahí la denominación de Chavela). Dicho Señor había mandado construir una larga red de túneles con mazmorras, que llegarían hasta el actual Vía Crucis del pueblo (una hilera de cruces de granito situadas a las afueras del municipio).

Vista nocturna de la torre de la iglesia parroquial de Robledo de Chavela desde la que se escuchaba el supuesto fantasma.

El Fantasma de la Iglesia
Hace años (y esto es real), se produjo un extraño fenómeno en Robledo de Chavela: Por las noches, en las calles que suben a la iglesia parroquial y junto al cementerio, se oía una profunda respiración que aterrorizaba a los incautos. En realidad, dicha respiración era el ruido producido por una lechuza que había anidado en el campanario de la iglesia.
El fenómeno se vino repitiendo durante varios años hasta que dicha lechuza emigró a la cercana localidad de Las Navas del Marqués, donde el fenómeno se volvió a repetir, esta vez en las ruinas de una antigua iglesia. El hecho tuvo cierta repercusión mediática, pues hasta el doctor Félix Rodríguez de la Fuente intervino en un programa radiofónico explicando que dichos misteriosos ruidos los producía en realidad un animal.
Avistamientos de OVNIs
En las proximidades de las gigantescas antenas que la NASA y el INTA tienen instaladas en Robledo de Chavela, han sido numerosos los avistamientos de OVNIs que se han venido sucediendo a lo largo de los años6 7 (especialmente en dirección Norte-Sur, hacia la citada estación).
A principios de los años ochenta se produjeron dos significativos avistamientos en Robledo de Chavela: en el primero, cuatro luces silenciosas se pusieron a girar sobre la torre de la iglesia parroquial y que, después, alineándose, se dirigieron hacia la estación espacial; en el segundo, un OVNI triangular con una extraña estela roja posterior a modo de bengala, que siguió también la susodicha dirección. Este último artefacto había sido visto previamente sobre la Estación de Chamartín (Madrid), tras lo cual siguió en dirección Oeste, hacia Robledo (hubo una reseña al respecto en el diario El País.
En los años ochenta, un extraño ser humanoide, de gran altura, fue observado mientras salía de lo que algunos testigos denominaban una especie de “huevo”, en una zona forestal situada entre Robledo de Chavela y Valdemaqueda.
En la década del 2000 se llegó a ver desde Robledo el supuesto OVNI en forma de misil que recorrió toda España y fue objeto de noticia en varios noticiarios.
También se los ha visto salir y sumergirse en los cercanos pantanos de Valmayor en San Lorenzo de El Escorial y de San Juan.

Vista del complejo de Robledo de Chavela (Madrid), y su antena de 70 metros, desde donde se siguió la misión Apolo XI.

La retransmisión de la llegada del hombre a la Luna
Desde la estación espacial de Robledo de Chavela se retransmitió la histórica llegada del hombre a la Luna. Una leyenda urbana de alcance mundial difundió la historia de que los astronautas del Apolo XI vieron una serie de gigantescos humanoides y de naves espaciales alrededor de cráteres al llegar al satélite. Según este mito, cuando los astronautas, sorprendidos, empezaron a retransmitir la situación, se pidió a todos los periodistas que estaban en dicha estación que salieran de la sala de control durante unos minutos. Este último hecho fue confirmado por algunos periodistas que estuvieron allí, entre ellos por José Antonio Silva, locutor por la época de Televisión Española y piloto aeronáutico.8 9
Sin embargo, el por aquel entonces responsable de la NASA en España y director de la estación de seguimiento de Fresnedillas, Luis Ruiz de Gopegui, dio una versión diferente y prosaica: el astronauta John Young del Apolo 16 tuvo molestias estomacales durante la misión, y los astronautas podían tener conversaciones privadas con los médicos si así lo deseaban. Cuando habló con el médico sobre sus síntomas, pidió que la conversación fuera privada, así que en las estaciones de seguimiento se pidió a los periodistas que salieran para que no oyeran la comunicación.10 Las presuntas pruebas de que los astronautas del programa Apolo vieron ovnis en la Luna han sido rebatidas por algunos especialistas.11
El Moro de La Almenara
En la cumbre del monte de La Almenara existen unos restos arqueológicos, datados de la invasión musulmana de España, desde los cuales los árabes encendían hogueras para avisar a Madrid de que se aproximaban tropas cristianas para atacar.
Muchos excursionistas cuentan que, algunas tardes, cercana ya la noche, se han visto resplandores en su cumbre, que sería la hoguera que encendería al anochecer un misterioso moro fantasma.
Las Mujeres Rientes
Por lo visto, han podido ser grabadas por la noche, en numerosas ocasiones diversas psicofonías, tanto en el pinar de Robledo como en la roca de El Lisadero, en las que unas diabólicas y claras risas de mujeres pueden escucharse.
Los suspiros de las trincheras
También se cuenta que, en las trincheras y búnkeres12 de la Guerra Civil que hay en la parte superior de la ladera del Risco de los Monaguillos, muchas noches se han escuchado lamentos, suspiros y gritos de muchos de los muertos en este sitio, durante lo que fue el frente de Robledo de Chavela.13

Leyendas de La Mujer Muerta

La Mujer Muerta vista desde la llanura segoviana. La cabeza de la mujer es la montaña que aparece en el centro y los brazos cruzados la que aparece a la derecha.

Varias leyendas intentan explicar este nombre, La Mujer Muerta, topónimo que se da al conjunto de montes de La Pinareja, Peña del Oso y Pico de Pasapán, que formando un destacado cordal y visto desde la llanura segoviana toma la aparente forma de una mujer tumbada, dormida o muerta, cubierta por un velo y con los brazos entrecruzados.

Una leyenda con tonos pastoriles relata el amor de la bella hija de un granjero y un pastor de las cercanías. Éste al creer ver en otro pastor un posible rival, ciego de ira y celos lo mató, y acabó al mismo tiempo con el objeto de sus deseos. Pocos días después, en medio de una terrible tormenta la tierra tembló y apareció como por ensalmo esa gran mole rocosa, que recibió ese nombre.

Otra leyenda, más guerrera y menos romántica relata las luchas por la jefatura que llevaron a cabo dos hermanos, hijos del recientemente fallecido jefe de una tribu que vivía en la entonces extensa planicie. La madre de ambos, que no quería ver aquella lucha fraticida, ofreció su vida a los dioses a cambio de la paz para sus hijos y así se cumplió. Tras una gran tormenta, apareció el cuerpo de la madre en forma de gran montaña, imagen que los hijos reconocieron e inmediatamente pararon la lucha.

Por último, una tercera leyenda indica que, en tiempos remotos, dos caballeros se disputaron el amor de la misma mujer y comenzaron una lucha a muerte; la mujer, intentando separarlos, se interpuso entre ellos mientras luchaban y fue atravesada por las espadas de los dos pretendientes. Tras su muerte, durante la noche se desencadenó una terrible tormenta que modeló los montes cercanos con agua y viento para formar la figura de la mujer asesinada.

Leyendas de Rascafría

Ayuntamiento de Rascafría.

En el municipio de Rascafría hay varias leyendas y las más populares son:

Leyenda del Tuerto Pirón
Según los autóctonos de este pueblo, el Tuerto Pirón era un bandolero que se movía en los alrededores de Rascafría. Su escondite era el viejo Olmo de más de 300 años que estaba situado en la Plaza Mayor de Rascafría y que, enfermo de grafiosis, cayó tras la nevada del 14 de enero de 2000.

Fernando Delgado Sanz, apodado el Tuerto Pirón, robaba a los ricos, asaltaba iglesias y caminos y luego lo repartía entre los más necesitados, cometía sus fechorías por la noche y en el hueco que tenía el viejo Olmo se ocultaba durante el día.

La Leyenda del Carro del Diablo
Cuando la hija del Sacristán de Segovia vende su alma al diablo a cambio de no tener que bajar todos los días a por agua, para ello el diablo debe construir un acueducto en una noche, pero cuando está transportando la última piedra para finalizar la obra, le sorprende el amanecer y queda petrificado constituyendo la roca de granito conocida por Carro del Diablo a la que se accede desde la pista de la Mata o desde el camino de las Eras.
Leyenda de la Peña de la Mora
Cuenta que en la cueva existente junto a esa Peña, en la en tiempos de la reconquista, una bella mora languideció esperando a su prometido, sobre esa peña en la que cada mañana se lavaba la cara con el agua del roció. Se dice que escondido en algún lugar de esa cueva continua aún hoy, un enorme y precioso rubí, esperando a que llegue su joven enamorado.
Leyenda Puente del Perdón
Para relatar la procedencia del nombre de este bello puente sobre el río Lozoya enfrente del monasterio del Paular hay que contar primero otra historia; la de los “quiñoneros“. En el sigo XIV el valle de Lozoya pertenecía al Concejo de Segovia, debido a la fragosidad de su vegetación y de sus pinares además de su difícil acceso era terreno idóneo para grupos subversivos de moriscos, malhechores y maleantes que hacían sus pillerías por estas tierras. Ante esta incontrolable situación los Reyes decidieron agilizar la administración de la justicia delegando parte de sus poderes, así de esta guisa en las villas que crecieron después de la reconquista nacieron unos milicianos llamados “quiñoneros”.
Estos quiñoneros podían juzgar y administrar justicia en este territorio inmediatamente, e incluso la pena máxima, sin necesidad de consultar con la corte. Las ejecuciones se cumplían en una casa denominada “Casa de la Horca” a cinco kilómetros aproximadamente del Paular, entonces es cuando entra en juego el citado puente. Antes de partir para la casa de la Horca se les revisaba la sentencia a los reos a los que algunos se perdonaba pero sin que estos lo supieran todavía. Se continuaba el camino y cuando llegaban al puente, a los que se les había perdonado se les dejaba sueltos, y cruzaban el río en libertad, de esta benevolencia le viene el bello nombre al no menos hermoso puente.

 

El día en que un fantasma le dio un aventón a ‘Kojak’

Poco antes de morir debido a un cáncer en la vejiga, Telly Savalas narró una historia que lo había atormentando durante casi 40 años

Actor de recia personalidad y el primero que puso de moda una calva brillante, Telly Savalas participó en una veintena de películas, sin embargo no fue sino a finales de los 70’s cuando alcanzó su máxima popularidad al interpretar a Kojak, un rebelde y agresivo detective de policía que siempre chupaba una paleta de dulce.

Poco antes de su muerte, el popular actor narró la siguiente historia: “Nunca he sido supersticioso ni creo en lo paranormal. Si alguien tiene los pies bien puestos sobre la Tierra, ese soy yo. Pero una vez me sucedió algo que me aterró hasta los huesos y aún lo tengo muy presente”

“Era pasada la media noche, y yo acababa de dejar a una linda chica en su casa cuando, de regreso, me quedé sin gasolina. Sin tener otra opción, bajé del auto y empecé a caminar hacia un restaurante para preguntar en dónde podría conseguir un poco de combustible”, contó Telly.

Le dijeron dónde había una gasolinera que estaba abierta toda la noche. “Iba caminando por la estre-cha calle, cuando escuché una voz a mi espalda que decía: «Si quiere yo le doy un aventón»”, relató Telly. “El tipo estaba sentado en un Cadilac, pero yo nunca escuché el sonido del auto”.

El hombre vestía un traje blanco y Telly jamás pudo olvidar el timbre tan agudo de su voz; casi se podría decir

que era una voz femenina, de tan aguda.

Camino a la estación de gasolina, ninguno de los dos habló. “Cuando bajé del auto, me empecé a buscar en los bolsillos para ver si traía algo de dinero y él me dijo: «Toma, te presto un dólar». Hasta ese momento no me había dado cuenta de que no traía ni un solo centavo, pero él sí lo sabía”.

“Le pregunté su nombre y dirección para regresarle el dinero por correo. Yo estaba muy apenado y me preguntaba cómo diablos era posible que hubiera sabido que no traía dinero. El escribió sus datos en un pedazo de papel y me lo dio”.

Después que Telly pagó la gasolina, el extraño le ofreció llevarlo de regreso hasta su coche. “Así que me subí a su auto y regresamos”, recordó.

Telly pensó que realmente se trataba de una persona generosa y muy agradable.

EXTRAÑO COMENTARIO

“De repente, y sin que hubiéramos comentado nada, mencionó el nombre de uno de los jugadores de los Medias Rojas de Boston, del cual dijo «fue» uno de los mejores en el béisbol.

“Me sorprendió que hablara de ese jugador en tiempo pasado, como si ya hubiera muerto. Efectivamente, era uno de los mejores, pero todavía estaba vivo. Y todo lo expresaba con su vocecilla tan aguda”.

“Lo que más me extraño de todo, es que ni siquiera íbamos hablando de béisbol”.

Cuando llegaron al auto, Telly tuvo problemas para arrancarlo y el hombre se ofreció a empujarlo con su vehículo. Después de gritarle ¡gracias! desde la ventanilla, Telly se enfiló hacia Nueva York.

UNA NOTICIA INESPERADA

Aquella tarde, Telly se fue a trabajar y cuando compró el periódico, se quedó de una pieza al leer el encabezado. El jugador de béisbol que había mencionado aquel extraño sujeto, acababa de morir en circunstancias misteriosas.

“Al principio pensé: ¡vaya coincidencia!” -Comentó Telly.  “Me dirigí a casa y le conté la historia a mi madre, quien me dijo que estaban pasando cosas muy extrañas”  Fue entonces cuando Telly buscó en la bolsa de su saco el pedazo de papel que el hombre le había dado.

Junto a la dirección, había un número de teléfono. Marcó y le contestó una voz de hombre: “¿Bueno? ¡Este es el bar de Jimmy!”

Telly le preguntó si podía comunicarlo con James Cullen.

El hombre que contestó el teléfono avisó a alguien que llamaban al Sr. Cullen y poco después contestó la voz de una mujer.

“Ella me dijo: «Mire, señor, el hombre al que llama fue mi marido, ¡y lleva dos años de muerto!»”.

Tal noticia intrigó tremendamente a Telly por lo que llamó a la mujer un par de veces más, para que accediera entrevistarse con él. Accedió, siempre y cuando le pagara todos los gastos para viajar desde Boston, donde ella residía, hasta Nueva York, donde estaba Savalas.

SÍ ERA EL DIFUNTO

“Me sentí muy extraño esperando a esa mujer en la ciudad de Nueva York”, dijo. “Después de describirle el encuentro con su marido, ella me dijo que la ropa que él llevaba ese día, era la misma con la que lo habían enterrado.

“El pedazo de papel que me dio estaba firmado con el nombre de James Cullen. La mujer llevaba una carta que él escribió cuando estaba en la Armada. La firma era idéntica”. Posteriormente, en la conversación, la mujer le reveló cómo fue que murió su marido: Se suicidó dándose un balazo en la laringe.

“Esa es la razón por la que hablaba con una voz chillona”, reflexionó Telly.

Y Créalo o No… “ese misterio me ha estado atormentando durante 40 años”, expresó finalmente Telly, quien murió en 1994

La niña fantasma de la publicidad de TODDY

 

 

A principios de los noventa se emitió en Venezuela un comercial de Toddy bastante bueno donde una abuela y su nieto se retaban a ver quien preparaba el mejor Toddy. Luego de emitirse el comercial comenzaron a salir rumores de que en dicha cuña salía el fantasma de una niña muerta que habitó la casa donde se grabó el spot publicitario. Para los curiosos de lo paranormal aquí les dejo el video (disculpen los fallos) donde se puede ver el “fantasma”.

Fíjense en la escena donde el niño termina de hablar con la abuela y se voltea para ir a preparar el “Toddy especial”. Al fondo se distingue una niña sentada en el piso junto a un perro. La niña tiene un parecido a la de la película “Los Otros”.

He revisado algunas teorías que dicen que ese fantasma no existe y que esa niña es la hija de la dueña de la casa donde se grabó el comercial y al parecer salió por error en la grabación del video. Otros dicen que es un fantasma ya que en todo comercial se revisa minuciosamente cada escena y en principio esa niña no tendría por qué salir.

Aquí les dejo el video para que juzguen según su criterio y me digan que opinan: ¿Hay un fantasma en el comercail de Toddy o no?

 

 

El Fantasma de La Bruja De Bell

“La bruja de Bell” se trata de una historia de fantasmas que forma parte del folklore meridional de Estados Unidos. Se basa en los extraños acontecimientos sucedidos a la Familia Bell en la ciudad de Adams, Tennessee, entre los años 1817 y 1821.

Este relato es la base narrativa de la película “Un fantasma americano” (2006) y pudo haber influenciado la producción de “El proyecto Blair Witch” (1999).

Según la leyenda, la primera manifestación del espíritu ocurrió en 1817, cuando John Bell encontró un animal extraño escondido entre los maizales de su propiedad. El animal, descrito como un ser dotado de cuerpo de perro y cabeza de conejo, desapareció cuando Bell comenzó a dispararle.

Este incidente fue seguido rápidamente por una serie de sonidos extraños, ruidos de animales que batían las alas o roían madera; tales sonidos se escuchaban dentro y fuera de la residencia de los Bell.

Después de tales sucesos, los niños de la familia contaron que sus ropas de cama se les salían solas del cuerpo y caían al piso, sacudidas por una fuerza invisible.

La familia, más tarde, empezó a escuchar la voz de una persona a la que parecía que estaban estrangulando, rodeada de ruidos tremendos, graves y guturales.

Betsy Bell, la hija más joven de la familia, fue asaltada violentamente por una energía incorpórea que le arrancó el cabello y le arañó el rostro.

Estos acontecimientos continuaron un año más, hasta que John Bell los divulgó entre sus vecinos, James Johnston y su esposa, quienes más tarde afirmaron haber atestiguado tales fenómenos.

En este punto, los sucesos misteriosos experimentados por la familia Bell llegaron a ser muy conocidos en la comunidad de Red River (el Río Rojo). Se difundieron informes de una voz inmaterial que hablaba en voz alta, cantando pasajes de la Biblia y anticipando hechos que estaban ocurriendo simultáneamente a gran distancia.

Otro desarrollo importante de la leyenda es la implicación del futuro presidente de los Estados Unidos, Andrew Jackson, quien había escuchado hablar de los disturbios y decidió viajar a observarlos en persona, durante el año 1819.

Al acercarse a la propiedad de los Bell, Jackson colisionó contra una presencia invisible que detuvo las ruedas de su carruaje.

Entonces, uno de los custodios del político dijo en voz alta que se trataba de “una bruja doméstica” y propuso matar al espíritu. Inmediatamente después de esta agresiva manifestación, el hombre comenzó a gritar y a contorsionar raramente su cuerpo.

Entonces Jackson y sus guardaespaldas optaron por manifestar un discurso mucho menos peligroso; el futuro presidente afirmó que “prefería luchar contra la armada británica completa antes que combatir contra la bruja de los Bell”. Este segundo episodio, en realidad, se presume ficticio.

El compromiso de Betsy Bell con un vecino llamado Joshua Gardner fue otro motivo de descontento de la “entidad invisible”, que los siguió y molestó toda vez que estuvieran solos y juntos.

Finalmente, el acecho del fantasma condujo a Betsy a interrumpir la relación el lunes de Pascua de 1821.

Pero la voz sin cuerpo continuó comunicando su aversión por John Bell y su intención de matarlo. Bell, para entonces, sufría frecuentes espasmos y golpes faciales que muchas veces lo dejaban sin habla.

La familia Bell culpaba a la bruja de las aflicciones de Bell, pero los estudios modernos demuestran que tales síntomas indican que John pudo haber sufrido lo que posteriormente se bautizó como “parálisis de Bell”, una parálisis de los músculos faciales.

Esta enfermedad proviene de Charles Bell, el anatomista que descubrió tal condición. Cabe mencionar que este médico no tuvo ninguna relación con la familia Bell de Adams, Tennessee. El nombre es una pura coincidencia, y la parálisis de Bell no fue identificada hasta 1821, un año después de la muerte de la víctima de esta leyenda.

John falleció el 20 de diciembre de 1820. Un frasco pequeño que contenía un líquido no identificado, que habría ingerido, fue encontrado cerca de su cuerpo.

Cuando esta bebida se le dio de tomar a un gato de la familia, el felino murió de inmediato. El frasco, entonces, fue arrojado a la chimenea.

La familia dijo más tarde que, en ese instante, escuchó una voz que decía: “Oh, di a John una gran dosis de ese frasco ayer por la noche, y eso lo mató”.  Durante el entierro de Bell, los huéspedes fúnebres divulgaron la noticia de que habían escuchado una voz que se reía y que cantaba.

La muerte de Bell significó el final de la serie de acontecimientos, pero Lucy Bell dijo más adelante que una voz le anticipó que volvería en 1828.

Y durante una visita de tres semanas a su antigua residencia, John Bell junior divulgó que una voz misteriosa se había comunicado con él, prediciendo la Guerra Civil americana, la Gran Depresión y ambas guerras mundiales.

Según la leyenda folclórica, cuando el espíritu se manifestó por última vez en 1828 dijo que volvería 107 años más tarde, es decir, en el año 1935… Pero no se divulgó ninguna información de hechos extraños relacionados con éste.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.