Leyendas de Ocumare del Tuy

 Ocumare del Tuy es la ciudad capital del Municipio Tomás Lander del Estado Miranda en Venezuela, en la región conocida como los Valles del Tuy. Cuenta con gama de leyendas populares entre las cuales se pueden mencionar:

*Leyenda de la curva del infiernito

Según se cuenta, en la curva del Infiernito, sector La Veraniega, un automóvil que llevaba a una novia que iba retrazada para su boda, en la Iglesia San Francisco de Paula, choca en la curva muriendo instantáneamente, quedando de esta manera su alma en pena para siempre. Algunos hombres que han sido infieles a su pareja, llegan a comentar que en la citada curva se ha visto a una mujer vestida de blanco y con los zapatos en la mano pidiéndole a los conductores que la lleven a destino, luego de que se ofrecen a llevarla al destino pedido, justamente cuando pasaban frente al club La Veraniega, la mujer desaparecía sin dejar rastro.

*Leyenda del fantasma del cementerio La Democracia

El cementerio del sector La Democracia se encuentra ubicado en una cuesta a las afueras del pueblo. Cuentan que en un día de lluvia, uno de sus pobladores iba por una cuesta y en la mitad de esta no sabía si continuar o retroceder, fue entonces cuando este se encontró con una figura de aspecto humano suspendida en el aire. El hombre víctima de la impresión y el susto, corrió cuesta abajo y cuando llegó a su casa se desmayo por tanto ajite, mas tarde conto su historia a los lugareños y estos a otras personas…

*Leyenda del espanto de Ocumare del Tuy

Cuentan los antiguos lugareños de Ocumare que hace mucho tiempo, cuando no existia la luz eléctrica y los caminos eran de piedra, un poblador de la región, a quien lo sorprendió la noche camino a su vivienda y de un segundo a otro, en la oscuridad y la soledad del camino, el individuo creyó oír un estraño ruido y sintió una presencia que le puso la carne como piel de gallina. Ya asustado, cuando volteó vio una figura de aspecto siniestro que lo perseguía a toda carrera, este espanto solo lo dejo en paz cuando llegó a la entrada del pueblo. Este fantasma los pobladores lo conocen como “el espanto” o “el diablo”.

*Leyenda del Encanto de Mauricio

Un día común y corriente, Mauricio tenia doce años, cuando sale de su humilde vivienda ubicada en la Encantada, lugar anclado al pie de la montaña que separa los Valles del Tuy del llano guariqueño, se dirigía al sector La Guamita, donde se encuentran hermosas cascadas, pozos y el Río Marare, lugar donde con una china pretendía cazar una guacharaca, dado que estas siempre asistían al sitio pero este día fue la excepción, Mauricio cansado de la espera, comienza su recorrido camino arriba encontrándose con su primer pozo, el cual los lugareños llaman Cola de Caballo, esto se debe a que tras su gracioso salto, la caída del agua en el cauce hace una figura parecida a la cola de un caballo salvaje.

Mauricio se encontraba cansado por lo que decide reposar un rato en la aliente de una roca que se encuentra cerca del río, allí dura largo rato, quizás pensando por que las guacharacas  no asistieron a su cita como lo hacían todos los días, pero de repente emerge del centro del pozo, una bella y virginal señorita, Mauricio no se sorprende, se siente imantado hacia esta bella doncella, quien con fuerza agarra a Mauricio de la mano derecha y lo sumerge.

La madre de Mauricio camina de un lado para el otro preocupada por su hijo, al tercer día de su desaparición este regresa a su casa donde la madre con amor lo recibe, no sin antes reprocharle su tardanza, pero este lleve consigo unos pequeños cambios, su mirada es profunda, su oído mas fino, es mas fuerte y decidido, este poniéndole unas monedas de oro en la mano le dice:

-          madre, no te preocupes por mi, soy eterno y no moriré jamás, tendrás noticias mías, ahora me voy, tengo el compromiso de cuidar las aguas, los bosques y todos los animales que existen en esta sabana.

Mauricio toma su cuatro, lo pulsea y rasgándolo, emprende camino entonando canciones en su peregrinar.

Hay personas que testifican haber visto a este personaje e incluso aseguran que este le a prestado dinero cuando la situación aprieta. Mauricio es un hombre de una estatura mediana, de fuerte contextura, viste de blusa, liquilique usando como lo hacen las personas humildes, con cuatro en mano y su morral en el cual carga aguardiente, tabaco, plantas medicinales y monedas de oro, en ocasiones en vez de cuatro lleva bandola.

Se contaba que rara vez salía de su cueva y que en sus visitas al pueblo compraba tabaco y aguardiente pero nunca compraba sal.

Debido a un mal entendido en una de sus visitas al pueblo Mauricio, fue arrestado y encarcelado, este al encontrarse en estas condiciones dice: “si no me ponen libre al termino de la distancia se va ha hundir este pueblo en aguas”, lo dicho se volvió realidad ya que en el pueblo empezó a llover, poco a poco el nivel del agua fue subiendo, hasta llegar a las ventanas, lo dejaron suelto y enseguida termino de llover.

Acerca de superocker

Me gusta el rock, el cine y las chicas

Publicado el febrero 24, 2012 en Fantasmas y Apariciones, Historias Increibles, Leyendas y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: